Saltar al contenido

Lecciones de Sam Raimi para hacer cine de terror y financiar películas

Lecciones de Sam Raimi para hacer cine de terror y financiar películas

Hablar de cine de terror, serie B y comedy horror es hablar de Sam Raimi, quien siendo menor de edad accedió a una cámara súper 8 mm con la que dirigió varios cortometrajes junto con sus compañeros de la preparatoria. Quizá no imaginaría que en en su adultez lideraría blockbusters, como la trilogía de Spider-Man y Doctor Strange en el Multiverso de la Locura, película que dirige a poco más de cuatro décadas de aquellos trabajos hechos con sus adolescentes amigos, y la cual inserta elementos del terror que no se habían visto antes en el universo de Marvel.

La filmografía de Raimi es única debido a su notable manejo de géneros, especialmente el del terror mezclado con la comedia. Y si lo tuyo es el terror, debes conocer las formas en las que Raimi lo ha construido en sus películas, principalmente las que pertenecen a la trilogía de Evil Dead

 

Enseñanzas de Sam Raimi para hacer cine de terror y financiar películas

1. La importancia de crear un equipo 

Como ya lo mencionamos, el director nacido en Michigan, Estados Unidos, se inició joven con la cámara. Esos trabajos de preparatoria le dejaron una experiencia importante en cuanto a su formación autodidacta, pero también representaron el inicio de la colaboración con dos personas indispensables en su carrera: Bruce Campbell y Robert Tapert.

Campbell fue quien le ayudó al financiamiento de la trilogía que incluye a The Evil Dead (1981), Evil Dead II (1987) y Army of Darkness (1992), dirigida por Raimi, protagonizada por el mismo Campbell y aplaudida por la revitalización que le inyectó al género de terror y al cine de serie B.  En el caso de Tapert, se trata de —quien en conjunto con Raimi— dio origen a Reinassance films, compañía que a la fecha sigue financiando películas de género.

3. Buscar alternativas de financiamiento 

Con trabajos de medio tiempo Raimi, Campbell y Tapert se hicieron de una inversión semilla que usaron para un mediometraje, Within the Woods, una versión corta de la película que deseaban filmar, The Evil Dead. Dicha entrega corta fue hecha con el fin de demostrar sus capacidades a potenciales inversionistas, ejercicio que han repetido cineastas actuales, tales como Robert Eggers con su cortometraje Brothers (2015).

Si bien el financiamiento propio, crowdfunding o financiamiento de masas, ya existía, esta manera de buscar recursos para su ópera prima representó una alternativa como modelo independiente. Además, cabe destacar que el cineasta vivía en Detroit, una región que no se caracterizaba por dedicarse a la producción, lo cual supuso para él una ventaja, ya que la mayoría se entusiasmaba con la idea de formar parte de una película. 

3. Los orígenes del terror con tinte cómico

¿Qué tienen que ver Los tres chiflados con Sam Raimi? Pues resulta que el grupo estadounidense de cómicos (activo hasta los años 70), es indispensable para entender lo fársico en su cine. El estilo de estos comediantes se distinguía por el slapstick o comedia física, y fue el fanatismo del director por esa forma de hacer comedia, así como su interés por el terror, que se originó una hibridación del género por el que ganaría fama: el comedy horror

Aunque en apariencia la comedia y el terror se oponen debido a las emociones provocan, los dos están dentro de la farsa, género dramático que se caracteriza por hacer uso de la violencia física, y el cual tiene personajes extravagantes. Ambas son particularidades en la obra de Raimi, quien halló ese puente entre el uno y el otro.

4. Las dos escuelas formales del cine de terror 

Debido a los inversionistas a quienes tenía que rendir cuantas, Raimi se vio comprometido a entregar una película digna del género, en la que cada detalle estaría planificado. Para ello, el director estudió un gran número de películas de donde extraería lo que bautizó como las dos escuelas formales del cine de terror; en sus propias palabras hay dos maneras de implantar el miedo en el público, la primera es la explícita, que consiste en enseñar todo, y la segunda es la implícita: no mostrar nada para que el espectador construya con base en sutiles referencias.

En su filmografía, Raimi ha preferido mezclar ambas. 

5. Las tres reglas del horror 

Su incursión con The Evil Dead también generaría sus tres reglas del horror. Según el director, las películas de género deben contener tres preceptos básicos:  

El inocente debe sufrir a causa de algún mal o criatura. Esto le ayudará a madurar y superar al antagonista.

El culpable debe ser castigado,  evidentemente al antagonista.

El inocente debe probar la sangre para ser un héroe. A través del gore de Evil Dead II es en donde mejor se comprueba dicha premisa.

Gracias a estos tres lineamientos, la primera entrega de la trilogía ganó aficionados de la altura del mismísimo Stephen King, quien dijo: “Es la película de terror más feroz y original que he visto”.  

6. La exageración 

Del tono fársico y la mezcla de géneros en The Evil Dead habría que mencionar que la segunda parte retoma prácticamente todos los elementos de la original pero con mayor presupuesto.

Para hacer la transición entre un género y el otro, en Evil Dead II se exagera absolutamente en todos los departamentos. Por ejemplo, en el sonido introduce su idea de hiperrealismo, que consiste en acentuar los sonidos incidentales de tal forma que no pertenezcan al orden de lo cotidiano. A dicho uso del sonido se agrega una exageración en las interpretaciones, las cuales pasan de lo real a la pantomima. Y el complemento viene con vertiginosos movimientos de cámara.

Todo en su conjunto provoca que el ritmo se acelere brutalmente hasta alcanzar el ridículo. Y es así que el cineasta pasa de una situación cercana al suspenso a lo visceral en cuestión de segundos. 

Checa Las claves para entender el estilo de Sam Raimi, donde puedes ver cada punto más ampliamente

Deja un comentario