Saltar al contenido

Nicolas Cage: la debacle y el resurgimiento del ícono de Hollywood

Nicolas Cage

Por: Germán Scanlan

Nicolas Cage ha demostrado desde los años 80 su enrome talento como actor, y poco tardó en convertirse en un ícono de Hollywood con sus inigualables sobreactuaciones. El acreedor del Oscar en 1995 por Leaving Las Vegas (Mike Figgis) ha colaborado con auténticas leyendas del cine: ha estado bajo las órdenes de Martin Scorsese, los hermanos Coen, David Lynch y Spike Jonze —con quien interpretó al mítico guionista/director Charlie Kaufman—, entre otros. 

Te puede interesar: Charlie Kaufman, las claves para entender su estilo

Nicolas Cage: la debacle y el resurgimiento del ícono de Hollywood
Adaptation, Charlie Kaufman

Finalizados los 2000, Nicolas Cage se encontró con un enorme bache en su carrera. Después de una década de llevar en su espalda el peso de blockbusters de alto presupuesto como La Leyenda del Tesoro Perdido (2004) y Ghost Rider (2007) o hacer papeles espléndidos como en la genial Bad Lieutenant (2009), película dirigida por el mismísimo Werner Herzog, se sumaron múltiples fracasos de taquilla que mancharon el nombre del actor. En su defensa, no fue culpa de su estilo de actuación , sino de que los proyectos caían dentro del cliché hollywoodense y contaban historias mediocres, convirtiéndolo en una caricatura de sí mismo. 

Sus películas tomaban tintes cada vez más ridículos, aparte de ser producciones poco ambiciosas. Ahí están casos como The Wicker Man (2006), remake de un clásico de culto de 1973 que perdió dos millones de dólares; Next (2007), historia de un mago que predice el futuro minutos antes de los hechos y debe impedir un ataque terrorista; Bangkok Dangerous (2008), otra adaptación que no alcanzó a recaudar su costo de producción y tuvo muy mala recepción por parte de la audiencia y la crítica, y  G-Force (2009), una producción animada de Disney acerca de espías hámster. 

The Wicker Man Nicolas Cage
The Wicker Man

Las decisiones de Cage al participar en este tipo de proyectos, su comportamiento excéntrico, ser ridiculizado por la creciente cultura del internet y su disponibilidad para burlarse de sí mismo en cámara fueron eventualidades que le empezaron a cerrar las puertas (productores con presupuestos altos no querían involucrarse en proyectos con su nombre). Aunado a un terrible manejo financiero generado principalmente por gastos estratosféricos, como la compra de una isla o su gusto por los animales exóticos, su estatus derivó en problemas con el fisco y una bancarrota en 2009. 

Así que, entrando a la década de 2010, el actor decidió involucrarse en la mayor cantidad de proyectos posible (por supuesto de carácter independiente y con presupuestos bajos), y así juntar el dinero suficiente para pagar su millonaria deuda. Participó en 50 películas en un plazo de 10 años, de las cuales 16 fueron directo a su venta en DVD.

Los 2010 de Nicolas Cage 

Si bien de esos 50 proyectos sería casi imposible lograr que todo fuera destacable, Cage logra aportar mucho más de lo que se creería. Incluso en los peores fracasos de la década, su presencia en algunas de estas cintas es bastante memorable, sobre todo para sus fans. Sin él, dudo que aquellos proyectos pudieran salir a la luz; pienso en Tokarev (2014), un thriller policiaco bastante olvidable que fue directo a DVD, en el cual un Nic desencadenado nos deja joyas como esta escena, o Ajuste de Cuentas (2019), donde podemos ver genuina vulnerabilidad en su personaje cantando y tocando el piano y, para los fans de su expresionismo, termina la película con una confrontación con su marca registrada. Sus reacciones son oro puro.

Scout Tafoya, crítico del prestigiado portal Roger Ebert, describe los 2010 del histrión estadounidense como “un artista atrapado en prisión tratando de pintar las paredes”, y no le falta razón, pues fue en Joe (2013) donde volvimos a ver a Nicolas Cage de vuelta en pantalla grande, esta vez con un buen guion. Cage interpreta a Joe Ransom, un exconvicto, jefe de un grupo de leñadores que se enfrentan a un gran conflicto al proteger al más joven de los trabajadores de su padre golpeador.

Nicolas Cage: debacle y resurgimiento del ícono de Hollywood
Joe

Dirigido brillantemente por David Gordon Green, la actuación del californiano es brutal de principio a fin, demostrando su excelente ejecución de la expresión facial. Tristemente, la película fue un fracaso de taquilla, aunque celebró muy buenas críticas y se convirtió en un título de culto que no deja de sorprender a propios y extraños.

A pesar del papel desempeñado en Joe, las inmensas deudas de Nicolas Cage le impedían ser selectivo en sus papeles, aceptando casi todas las propuestas que le ponían sobre la mesa. Sin importar la calidad de dichas producciones, nunca trató un proyecto con negligencia; siempre puso el mayor empeño para entregar actuaciones de calidad y su esfuerzo terminó dando frutos en la recta final de la década.

Después de actuar en 17 producciones en cuatro años, regresó a estrenar una película en el Festival de Cine de Cannes (circuito en el cual no era convocado desde 1995 con Kiss Of Death). Se trata de Mandy (2018), un explosivo thriller psicológico dirigido por el griego Panos Cosmatos. Con una estética psicodélica espectacular y elementos de fantasía, el filme nos muestra a Nicolas Cage con sed de venganza. La trama es simple, Red (interpretado por Cage) vive en un bosque bellísimo con Mandy, a quien un culto satánico busca reclutar. Al negarse rotundamente y humillar al líder de la secta, es quemada frente al amor de su vida, así que Red sólo tiene una misión: exterminarlos a todos. Su actuación es brillante y carga completamente con el peso de la historia, transmitiendo en el espectador emociones viscerales en cada momento. Mandy se toma su tiempo para construir la narrativa: es una experiencia sensorial alucinante que vale la pena cada segundo

Al año siguiente, el histrión volvió asorprendernos con Pig (Michael Sarnoski, 2019), que narra la historia de un hombre y su única compañía en la vida, su cerdita trufera, hasta que un día llega a su cabaña un extraño y se la roba. Es un drama que juega muy bien con los géneros cinematográficos, un ritmo lento nos engaña constantemente con misterios que se van desenredando en escenas dignas de un buen thriller, aunque está muy lejos de serlo. Una vez más, Nicolas Cage nos deleita con una de las mejores actuaciones de toda su carrera; una interpretación casi silente que a los más sensibles nos puede llevar al borde de las lágrimas.

¿Qué le espera a Nicolas Cage en el futuro?

Después de haber estudiado una buena parte de su filmografía, me queda claro que Nicolas Cage, quien la pasada década fue (de lejos) el actor más presente de Hollywood, está más vigente que nunca. A pesar de ser el rostro de múltiples fracasos se ha ganado de vuelta a su público.

Este 2022, el actor favorito de internet (y de los memes) festeja 40 años de carrera, y qué mejor manera de hacerlo que interpretando el único papel que jamás ha hecho: el de sí mismo. Sí, Nic Cage actúa de Nic Cage en El Insoportable Peso de un Talento Descomunal, película que hace referencia a sus momentos más destacados en el cine en un divertido y absurdo thriller de acción lleno de momentos inolvidables de su marca registrada. Se trata de un homenaje a su vida y obra del cual él histrión huyó por muchos años hasta darse cuenta que el guion no era una simple broma de mal gusto, sino una celebración a su carrera.

También lo veremos en dos estrenos pendientes de este mismo año: The Old Way y The Retirement Plan. A estos proyectos se une Dream Scenario, comedia de A24 producida por Ari Aster.

Nicolas Cage logró pagar en totalidad su millonaria deuda y lleva una vida mucho más tranquila de la que solía tener (sin perder su esencia y excentricidad), ha madurado en todos los aspectos y su estilo de actuación evoluciona con cada película. En mi opinión, estamos lejos de ver el retiro de Nic; según palabras del actor, será muy selectivo con los papeles que escoja de ahora en adelante, así que no me sorprendería que lo mejor de Nicolas Cage no lo hayamos visto aún. Sólo el tiempo lo dirá.

Categorías

Artículo

Deja un comentario