Saltar al contenido

El instante poético en el cine de Wong Kar-wai

El instante poético en el cine de Wong Kar-wai

Por: Alfredo Banda

“El pasado es algo que puedes ver, mas no tocar».

In the mood for love, Wong Kar-wai, 2003

Para el filósofo francés Gaston Bacherald el instante poético se define como la conciencia de una ambivalencia, una relación armónica entre dos opuestos. Este concepto se adapta muy bien cuando buscamos palabras para hablar del cine de Wong Kar-wai, cuyo cine se ha caracterizado, entre otros aspectos, por otorgar al espectador un papel mucho más activo y de complicidad. Constantemente nos invita a abandonar la pasividad para darle significación a la ambigüedad y la indefinición.  

La forma en que trabaja el cineasta es singular; realiza la filmación simultáneamente a la escritura del guión y la edición. El carácter poético de su obra radica en dos puntos elementales: la construcción del trabajo visual y del de edición. Precisamente, la labor de edición es un elemento que configura sus historias. Luis Villoro afirma que la poesía «más que decir lo que es, alude a lo que no es» y constituye «un habla en tensión permanente entre la palabra y su negación, el silencio»; y esto está presente en la obra del cineasta. A través de herramientas narrativas como la elipsis y el ocultamiento nos revela la importancia de lo no dicho expresado en términos formales. Lo aludido e inexpresado logra potenciar la ambigüedad de la historia y mantener cifrada la verdad en la indefinición.

Te puede interesar: Fallen Angels, la película sui géneris de Wong Kar-wai

Por otra parte, el silencio en el cine de Wong Kar-waise entiende como una estrategia comunicativa que no supone mutismo, por el contrario, implica una postura crítica y de cuestionamiento. El silencio confronta el problema del lenguaje, oral o escrito, como instrumento hegemónico para la interpretación del mundo y la transmisión de las experiencias. La ausencia de palabras es un mecanismo que tiene como objeto señalar la existencia de una situación inefable la cual no puede ser aprehendida por el lenguaje. Quizá lo que Wong nos intenta decir es que no es posible referirse al amor y al sufrimiento a través de las palabras, y que tan sólo es por medio de las imágenes que podemos registrar su presencia incomprensible. 

“Todo en cuanto al amor es una cuestión de tiempo”. 

 2046

El color en el cine de Wong Kar-wai

Uno de los recursos estilísticos más aprovechados por el cineasta es el color: “Wong Karwai es, sin duda, uno de los grandes coloristas del cine” expresaron los miembros  de Glass distortion, responsables del video Wong Kar Wai: Color Obsession, dedicado a exhibir el modo tan peculiar que Wong utiliza para recurrir al color en su filmografía.

Te puede interesar: Happy together, Wong Kar-wai y la liberación de las incertidumbres

Wong Kar-wai ha sabido aprovechar este elemento para reforzar sus escenas de connotaciones psicológicas, y así poder armarlas a sus necesidades. Por ejemplo, en In the mood for love a primera vista notamos la presencia constante del rojo que se encarga de acentuar la relación entre los protagonistas, la pasión y el peligro. Contrastando con azules y verdes, realza el sentimiento de tristeza al caer en cuenta de la inevitable pérdida del matrimonio para cada una de las parejas. 

El instante poético en el cine de Wong Kar-wai
Fallen Angels

La identidad hongkonesa y los escenarios simbólicos

El desarrollo de la identidad hongkonesa también es un elemento fundamental en el universo de Wong Kar Wai. Para él, es un elemento narrativo que identifica su obra, el sentido de pertenencia y el retrato de su país, reflejando una amplia y ambigua hibridación cultural. Para obtener un panorama integral sobre el trabajo de Kar Wai es necesario entender la narrativa que rodea mayormente a su filmografía: el amor, el tiempo y la identidad. Para el cineasta, la experiencia del amor va en conjunto con el desamor y el tiempo. Recurriendo a narrativas no lineales, la filmografía se alimenta de la nostalgia de los recuerdos y el romanticismo. El regreso al pasado se configura a través  de los espacios y los objetos, a los cuales los personajes recurren una y otra vez, dejando en segundo plano el presente. Sin duda, todo se logra excepcionalmente mediante los efectos de cámara que son acompañadas musicalmente. 

Otro de los sellos característicos del cine de este realizador es su sorprendente capacidad para construir escenarios no solo físicos, sino predominantemente simbólicos y repletos de significados. El director le adjudica una carga emocional a cada espacio. De esa forma construye una especie de geografía íntima; un mapa de tentaciones, deseos y culpas. Al interior de sus narrativas los secretos está a salvo de la censura moral sólo en espacios sagrados. Son los espacios donde todavía es posible confesar secretos guardados y tristezas profundas.

En este sentido no son menos importantes los objetos que rodean a los personajes, ya que también tiene una significación relevante en el cine del hongkonés. Estos elementos se mantienen presentes a lo largo de sus historias, dotados de una gran carga simbólica. Un ejemplo de esto lo podemos encontrar en In the mood for love donde la corbata y el bolso son signos de la infidelidad, o los vestidos como signos del paso del tiempo.

Te puede interesar: Ve el comercial que Wong Kar-wai hizo para Mercedes Benz

El cineasta hongkonés nació el 17 julio de 1956 en Shanghai, China. Cuando era pequeño su familia se mudó a Hong Kong y ahí creció. Estudió diseño gráfico antes de dedicarse a la televisión como guionista en la Television Broadcasts Limited (TVB). Sus inicios en el cine se comenzaron a escribir durante los primeros años de los 80, y fue hasta 1988 que debutó como director con As tears go by. Hablar de su trabajo cinematográfico es referirnos a uno de los grandes exponentes del cine contemporáneo. A una poética visual que se ve reflejada en la cinematografía mediante manejos de cámara lentos y profundos, imágenes vibrantes de color y narrativas no convencionales. El cineasta ha logrado caracterizar su trabajo, principalmente, gracias a obras en las que el amor o la imposibilidad del mismo y la búsqueda de identidad, conviven de manera armoniosa. 

Referencias 

Salazar Escalante, Jezreel. “Wong Kar-Wai y la poética del secreto” en Posibilidades del análisis cinematográfico. Cord. Lauro Zavala, 329-340. Toluca de Lerdo: FOEM, 2015.

Fotogramas. Wong Kar-wai para principiantes 

Espinof. 2046, la belleza del cine-música

Categorías

Ensayo

Deja un comentario