Mujeres fotoperiodistas mexicanas que debes conocer

Por: Citllalli Juárez (@citlallijuaarez

Es bien sabido que el mundo del fotoperiodismo es un ambiente difícil y peligroso para trabajar; este resulta más difícil para las mujeres, quienes además de afrontar los contratiempos cotidianos de la profesión, deben enfrentar su estado de vulnerabilidad en un campo laboral dominado por hombres. 

Sin embargo, aun con los riesgos, el nombre de las fotoperiodistas en México ha destacado desde los inicios de la profesión; ahí está el caso de Sara Castrejón, fotógrafa de la Revolución Mexicana, una de las pioneras en la labor de fotografiar conflictos armados a nivel mundial.

Te puede interesar: Una mirada a las fotógrafas en la guerra

Las fotoperiodistas de este listado nos muestran México desde sus diferentes épocas y eventos que han marcado al país -como el terremoto del 85, las víctimas de la guerra contra el narcotráfico y las marchas feministas de los últimos años-. Al mismo tiempo visibilizan a migrantes, pandilleros y personas en situación de calle; los olvidados de la sociedad.

Estas mujeres no nos muestran un lado más “sensible”, adjetivo sobreutilizado para calificar el trabajo de una mujer en cualquier disciplina, pero sí uno sincero y merecedor de respeto. Son miradas que cambiaron y están cambiando el fotoperiodismo:

Sáshenka Gutiérrez

Sáshenka es una fotógrafa autodidacta, no estudió periodismo ni fotografía. Incursionó en el mundo de la fotografía cuando un conocido la invitó a trabajar en EIKON, en donde comenzó su aprendizaje observando y preguntando. Su talento la llevó a posicionarse como reportera gráfica de Cuartoscuro, en donde trabajó por dos años. Tiempo después fue invitada a colaborar en la agencia EFE, agencia internacional de noticias. 

El trabajo de Sáshenka se muestra como el resultado de años de experiencia, misma que fue necesaria para compensar la falta de conocimiento técnico en sus primeros años; esa misma práctica es la que ha agudizado su ojo para captar instantes decisivos en la cotidianidad.

Su trabajo se centra en temas de interés político social. Cuenta con un amplio portafolio, distinguido por la cobertura de manifestaciones, marchas y peregrinaciones, hasta retratos políticos y de figuras públicas -como la famosa fotografía de Elena Poniatowska presentada en 2019 en la exposición La mirada, la cámara, la fotografía. Desde nosotras en las rejas de Chapultepec-. La luz natural y la hora dorada son aliados inseparables de Sáshenka, quien logra cautivar la atención de cualquiera que vea sus fotografías. 

Síguela en instagram 

Elsa Medina 

Los estudios de la distinguida fotoperiodista nacida en 1952 no sugirieron que su futuro sería dedicado al fotoperiodismo. Estudió Diseño Industrial en la Universidad Iberoamericana de Tijuana y después viajó a Estados Unidos para continuar su carrera en la universidad de San Diego State. Fue ahí donde Medina aprendió acerca de la técnica fotográfica de una mejor manera (en comparación con sus días en Tijuana) cuando recibió un curso de fotografía como parte del plan de estudios de su carrera. Fue también en ese momento cuando descubrió su amor por la fotografía y se sumergió por completo en el mundo del periodismo.

Pronto se convirtió en fundadora y fotoperiodista del diario El sur de Guerrero. Sin embargo, su trabajo se dio a conocer hasta 1986, cuando comenzó a trabajar en el periódico La Jornada, para el cual laboró por más de 11 años. 

Su poderosa fotografía de temática social la hizo acreedora al primer lugar del certamen Dos culturas, un solo origen y el segundo lugar en el concurso organizado por la Comunidad Económica Europea: Mujeres vistas por mujeres. 

En sus imágenes en blanco y negro  el sujeto a retratar y su ambiente establecen un diálogo con el espectador y le invitan a analizar el contexto de estos personajes. Las texturas, sombras y contrastes son un referente de la fotografía de Elsa Medina. 

Te puede interesar: Cuentas de Instagram para amantes del fotoperiodismo

Claudia Guadarrama

Claudia afirma que fue el destino el que la condujo a esta profesión, pues días después de graduarse como licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública por la UNAM le ofrecieron trabajo en un periódico como laboratorista. Su trabajo documental centrado en problemas políticos y sociales en América Latina pronto ganó notoriedad entre los medios. 

A través de su lente ha retratado la vida de diferentes grupos vulnerables de Latinoamérica, como integrantes de la pandilla Mara 18 en El Salvador -viaje el que nació la icónica fotografía de La Blacky, una joven pandillera de 16 años acusada de homicidio que vivía escondiéndose de la policía y las pandillas enemigas- así como la travesía de inmigrantes indocumentados de Centroamérica y su paso por la frontera sur de México para llegar a Estados Unidos -trabajo titulado Before the limit, mismo que le valió los premios Magnum Inge Morath Award en 2004 y Canon Female Photojournalism Award en 2005-. 

En 2014, Guadarrama participó en Danube Revisited. The Inge Morath Truck Project, un proyecto fotográfico conformado por ocho mujeres fotógrafas, con el modelo de roadtrip a través de Europa en donde recorrieron los mismos sitios que Inge Morath, primera mujer fotógrafa de Magnum

Before the Limit
La Blacky

Mónica González Islas

Mónica asegura que “ser fotoperiodista en temas vinculados a la violencia no es nada fácil si se es mujer”, hecho que aprendió desde muy joven cuando inició su trabajo en el diario Milenio. Durante esta época, Mónica decidió emprender un viaje en motocicleta por el área metropolitana que rodea a la Ciudad de México y el Estado de México, en las zonas de mayor violencia y criminalidad. Fue en municipios como Chalco, Chimalhuacán y Ecatepec, así como en San Juan de Aragón, donde vivió la nota roja de primera mano, registrando asesinatos y feminicidios, mostrando de estos últimos su incremento día con día.  

Sin embargo, su fotografía centrada en temas político-sociales se consolidó hasta 2011 cuando marchó junto a la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad, que lideró el poeta Javier Sicilia. Durante la marcha observó a un niño caerse mientras sostenía un gran cuadro con el rostro de su padre, quien había sido asesinado; ahí entendió que la fotografía debía retratar la violencia a partir de la compresión de la situación de las víctimas. 

Durante sus más de 18 años haciendo fotografía, Mónica ha evitado la revictimización, la criminalización o la discriminación en su trabajo. Es así que la fotoperiodista, quien ha trabajado para medios como Revista Expansión, NOTIMEX, El Economista y VICE México, muestra el lado más humano de la violencia que amenaza el día a día de los mexicanos. Actualmente realiza proyectos a largo plazo, los cuales permitan reconstruir y visibilizar la ausencia de justicia y memoria en México.

Estudió Ciencias de la Comunicación en la UNAM y posteriormente fotografía en la Casa del Lago. Cuenta con un curso de fotografía del diario The Dallas Morning News y con un diplomado de Realización Cinematográfica en la Academia de San Carlos, entre otros estudios más.

Conoce más de su trabajo aquí 

Jacky Muniello 

Fotógrafa documental y fotoperiodista mexicana. Cuenta con un diplomado de la Academia de Artes Visuales (AAVI) y cursó talleres de fotoperiodismo y fotografía documental. Su trabajo se centra en temas socioculturales, abordando asuntos relacionados con lo cotidiano, la identidad y la migración. 

Muniello ganó la Mención Honorífica en la Bienal Héctor García del 2013. Su trabajo ha llegado a diversos lugares de exhibición, plataformas y medios nacionales e internacionales como la Galería de Lensculture de Magnum Photos (2016), CNN, Lenny Letter, PICS del Centro de la imagen, Cultura Colectiva, Longreads, Museo Archivo de la Fotografía, entre otros.

A partir de sus fotografías de movilizaciones, manifestaciones y los sectores más vulnerables de la población, brinda una nueva perspectiva de temas que observamos diariamente pero a los que ya no les prestamos atención. Este es el caso de su serie Sin Remitente, en donde Muniello retrata a las personas en situación de calle como sujetos de derechos en igualdad condiciones. 

Igualmente, en su serie fotográfica Soy migrante muestra a los migrantes de una manera más humana, reportando los maltratos que viven al llegar a un país de manera “ilegal” y cómo sus derechos no son garantizados, por lo que es más fácil violentarlos. 

Sin Remitente
Soy Migrante

 Síguela en Instagram 

Otras fotógrafas cuyo trabajo debes revisar:

Ángeles Torrejón

Yazmín Ortega

Quetzalli González

Teresa de Miguel

Victoria Helena Razo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s