Saltar al contenido

The Square: de cómo la comedia también puede ser snob

The Square: de cómo la comedia también puede ser snob

Por: Iván Guzmán

Sucedió en 2015 en Milán. Una empleada de la limpieza del Museo Bolzano barrió y tiró a la basura una obra de arte titulada ¿Dónde vamos a bailar esta noche?, la cual consistía en una instalación de botellas vacías, confeti y desperdicios de una fiesta finalizada. Según sus autores, la pieza planeaba representar el hedonismo y la corrupción de los años 80, sin embargo, a los ojos de la empleada, recién contratada, aquello no era más que basura acumulada en una presentación la noche anterior.

Dicho suceso abrió el debate —de nueva cuenta— sobre la concepción del arte contemporáneo, pues mientras muchos aplaudieron el gesto de la mujer, muchos otros no pararon de tildarla de ignorante. Si bien su acción fue un mero malentendido, en The Square, Ruben Östlund parece hacer algo muy similar, pero con toda la intención de burlarse de lo políticamente correcto, de la pose del arte contemporáneo y de las grandes esferas academicistas.

Te puede interesar: 10 imperdibles estrenos de MUBI en agosto

La película nos presenta la historia de Christian, interpretado por Claes Bang (cuyo papel le dio el premio en los European Film Award), un prestigiado curador de un museo de arte que está por inaugurar su más reciente exposición: The Square, un cuadrado delimitado en el suelo con una placa que versa “The Square es un santuario de confianza y cuidado. En su interior todos compartimos los mismos derechos y obligaciones”. Una obra que invita al altruismo y al respeto a los semejantes en un mundo donde ya nada funciona de esta manera.

Christian es presentado desde un inicio como un tipo pretencioso, pero inseguro, y quien durante una entrevista de la que es partícipe queda desarmado cuando se le cuestionado acerca de un texto curatorial que él mismo aprobó, y el cual resulta incapaz de explicar. De esta manera, el director comienza a urdir una burla a la clase media-alta a la que él mismo declara pertenecer, y que es principalmente encarnada en los conflictos y contradicciones de su personaje principal. Es un hombre que utiliza un auto eléctrico para no contaminar, que acude ayuda a quienes lo solicitan, que cree y enarbola todas las causas altruistas, sin embargo, solo lo hace en su discurso, pues cuando es despojado de su celular (el objeto capitalista por excelencia) termina por salir su lado más inhumano, clasista e incongruente con su pose anteriormente descrita.

The Square: de cómo la comedia también puede ser snob

El director aprovecha para presentar en Christian una evolución de Tomas, su protagonista en Force Majeure (2014), un personaje masculino que está siempre entre la espada y la pared tratando de mantener el status quo de lo que su investidura le obliga, socialmente hablando.

Por momentos resulta tropezado seguir el hilo narrativo de The Square, pues se asimila a una sucesión de microhistorias o sketches que suelen incomodar o hacer reír al espectador. Sin embargo, pareciera que estos se interconectan siempre por el tema de la obra que da título a la película. El cuadrado está presente siempre, en forma de sátira y a manera simbólica; desde las escaleras del lujoso edificio donde vive Christian, hasta las del edificio donde habita el niño que busca la restauración de su honra después de haber sido tildado de ratero por el mismo Christian.

Por todo lo anterior, The Square fue un título ganador atípico de la Palma de Oro en Cannes en 2017, pareciera que en esta ocasión el jurado se dio la oportunidad de reírse de sí misma ya que, en contraste con las galardonadas predecesoras, este filme no tiene ni de lejos el mismo tono sobrio y serio. Ruben Östlund había logrado antes de esto cierto renombre por sus otros filmes, pero sin duda es en The Square donde queda asentado su estilo y los temas que lo obsesionan. Cabe aclarar que “The Square” existe, y es una obra creada por el mismo director y por Kalle Boman, que se encuentra en el museo Vandalorum.

The Square se encuentra ya disponible en MUBI, y como bien lo dicta su subtitulo en español, es la exposición de la farsa del arte.

Ve aquí el trailer de The Square

Categorías

Crítica

Deja un comentario