Promising Young Woman: la falsa venganza  

Por: Rubí Sánchez (@rubynyu)

Envueltos en atrasos y estragos causados por la pandemia, los premios de la Academia están cercanos a suceder. Pareciera que en esta ocasión se dieron permiso de nominar propuestas distintas a las de años anteriores, y una de ellas es Promising Young Woman (Hermosa venganza en Latinoamérica).

El revuelo que ha causado por su temática y la manera de abordar la violencia y el empoderamiento femenino se puede rastrear en los intereses que su directora ha dejado ver a lo largo de su carrera. La trayectoria de Emerald Fennell comenzó como actriz en series y cintas británicas, como Vida de parteras (2014 – 2017) y La chica danesa (2015). Su último gran papel fue Camilla Parker-Bowles en las dos últimas temporadas de The Crown.

La carrera como guionista y directora de Fennell viene de tiempo atrás. En su primer cortometraje, Careful How You Go (2018), comenzó su colaboración con Phoebe Waller-Bridge, quien participa como actriz. Continuó en Killing Eve, serie creada y escrita por Waller-Bridge, la cual sigue a Eve Pollastri (Sandra Oh) en su cacería de la asesina Villanelle (Jodie Comer). La serie enreda la clásica idea de persecuciones con cuestionamiento sobre la obsesión y el deseo… el origen de psicopatía. Emerald contribuyó como escritora de varios capítulos de la segunda temporada, en la cual la relación entre la investigadora y la asesina cambia hacia un rumbo donde la obsesión y la admiración se entrecruzan peligrosamente. En ambos trabajos se nota su búsqueda por presentar personajes femeninos de moral cuestionable que chocan con su estilo visual arrebatado y humor ácido.

Promising Young Woman, su primer largometraje, cuenta con dos nominaciones al Oscar por su trabajo en el guion y dirección. Hasta el momento, la película ya ha sido reconocida con el premio a Mejor Guion Original en los Premios WGA del Sindicato de Guionistas de Estados Unidos y en los Critics’ Choice Movie Award.

El tono de Promising Young Woman conserva el matiz de sus trabajos anteriores; el humor negro, la ironía y el enfoque sobre un personaje femenino que se pinta como fuerte y violento. La cinta se vende como una fantasía de venganza en colores neón, con montajes que recuerdan a comedias románticas, pero que esconde una enseñanza sádica.

Carey Mulligan, quien está nominada a Mejor Actriz en los Oscar, encarna a Cassie, una chica que por las noches seduce con su ingenuidad a los hombres, sólo con la intención de darles una lección al revertir sus despliegues de poder y abuso sobre ella.

Te puede interesar: Todas la nominaciones de los Oscar 2021

La llegada de un hombre de su pasado le recuerda su proyecto máximo de venganza y la causa de su comportamiento actual; el suicidio de su mejor amiga, Nina, luego de un caso de violación que la alejó de sus aspiraciones. La película escala los temas que quiere abordar, desde el consentimiento, las relaciones de poder en la pareja, hasta la violencia sistemática que viven las mujeres y las maneras en las que la sociedad intenta ocultar esa violencia.

Un acierto de la historia es presentar un estudio del chico bueno o nice guy, el clásico hombre que se considera buen partido, pero que es neutral ante las prácticas machistas de su alrededor. Este trato —interpretado maravillosamente por el comediante Bo Burnham— permite explorar las configuraciones sistemáticas que habitan en el personaje y en el público.

El trabajo de Fennell en la dirección lleva a la película de un macabro juego visual —que se apoya en remarcar las emociones de su protagonista en el fondo musical— hacia la caída en la locura del personaje, donde el dolor y la autodestrucción pareciera ser su única salida.  

En gran medida Promising Young Woman busca revertir la idea de que un personaje femenino obtiene poder mediante el sufrimiento o la experiencia en carne propia de un suceso traumático, sin embargo, esto termina por ser contradictorio, pues, si bien la mayor parte de la película está exenta de violencia explicita, pareciera que el personaje experimenta una suerte de complejo de sobrevivencia que la conduce, quizá inconscientemente, a inmolarse/sacrificarse para dar por concluida su venganza.

Es hacia el final cuando la justicia verdadera se consigue a través del sacrificio de la protagonista, y más que emparentarse con el retorcido humor característico de la directora, se ancla a la realidad y rompe la promesa de empoderar a su personaje. Aunado a esto está lo ridículo que resulta que durante toda la película la protagonista hace su justicia por su propia mano porque no confía en las autoridades institucionales, sin embargo, termina por dejar su propia vida en las manos de las instituciones.

Promising Young Woman es una entrega acida que acierta en poner el foco sobre temas controversiales, pero necesarios de tocar. Cuenta con sorpresas en la actuación y un soundtrack divertido. Más allá de provocar, pretende educar y falla al no respetar a su personaje.

Deja un comentario