Cinco grandes momentos que debes conocer de la carrera de Isela Vega 

La actriz sonorense Isela Vega dejó una carrera fructífera con más de un centenar de participaciones en el cine, la televisión y el teatro. Su carrera evolucionó al igual que la  industria lo hizo con el cine mexicano; comenzó a finales de los años 60 en largometrajes que marcaron una etapa difícil para la cinematografía. Su carrera también se distinguió por formar parte de proyectos dirigidos por cineastas mujeres que resaltaron la fuerza de los personajes femeninos.

La actriz consiguió mantenerse vigente por más de 60 años, tiempo durante el que participó con cineastas importantes de la época. Aquí te dejamos algunas de las actuaciones más valiosas de la actriz.

Te puede interesar: Isela Vega actuaría en ‘Limbo’, la nueva película de Alejandro González Iñarritu

1. Catalina Ángeles Mastretta con Las horas contigo y Cindy la regia 

Las horas contigo, ópera prima la directora mexicana, recoge la historia de tres generaciones de mujeres que durante un par de días tendrán que lidiar con el tema de la muerte. Isela funge como la matriarca central de este relato, pues a partir de su historia se desata el conflicto sobre la importancia de sanar las heridas del pasado.

Más tarde volvería esta dupla en Cindy la Regia, donde vuelve a personificar a una abuela, aunque su carácter es menos ominoso que su anterior participación. En esta ocasión interpreta a Mercedes, una mujer que luego de tener dos hijos y esperar a que crecieran un poco, se mudó a otra ciudad sola para poder ser independiente. Ella es quien ayuda a reflexionar a la joven Cindy sobre lo que quiere en la vida.

2. Su trabajo con Luis Estrada 

Además de un carácter fuerte, la actriz también poseía ideas políticas claras y cierta aberración al gobierno de derecha. Esto último lo compartía con el cineasta Luis Estrada, con quien participó en dos ocasiones; la primera fue en 1999 en La ley de Herodes, largometraje en el que interpretó al personaje de Doña Lupe; dueña del burdel localizado en el pueblo de San Pedro de los Saguaros.

Once años después director y actriz se volvieron a juntar en El infierno, comedia satírica y crítica dirigida hacía la cultura del narcotráfico en México, sin dejar del lado el papel del gobierno mexicano. Interpretó a Doña Rosaura, un personaje incidental que sirve para poner en contacto a El Cochiloco (Joaquín Cosio) con Benny García (Damián Alcázar).

3. Con Sam Peckinpah en Quiero la cabeza de Alfredo García (1974)

Uno de los exponentes del género western, polémico por su desmesurada violencia dentro y fuera de la pantalla, llegó a México para rodar su décimo largometraje. Cuando un mafioso llamado El jefe, interpretado por Emilio Fernández, se entera que su hija ha quedado embarazada, manda a todos sus hombres con la promesa de una gran recompensa a quien le entregue la cabeza de Alfredo García, el padre de su futuro nieto.

Isela Vega interpreta el personaje de Elita, antigua amante de García. Es la mujer quien le comunica a los cazarrecompensas que el hombre ha muerto. Al principio de la secuencia ella aparece cantando un corrido revolucionario. Durante una entrevista que la periodista Elena Poniatowska le realizó en 1973, Isela confesó que siempre le había gustado cantar y bailar aunque “lo hacía mal, pero fuerte”.

4. Arturo Ripstein y la censura del cine mexicano

La polémica siguió a la actriz la mayor parte de su carrera. Fue en 1977 cuando Arturo Ripstein quiso estrenar La Viuda Negra, pero, debido a la censura ejercida por parte del gobierno de José López Portillo, no pudo ver la luz hasta después de seis años.

El largometraje es protagonizado por Isela Vega junto a Mario Almada. La historia se desarrolla en un pueblo en el cual habita una huérfana llamada Matea, quien es juzgada por los habitantes del lugar debido a los rumores que el médico esparció alrededor sobre un supuesto amorío entre ella y el padre Feliciano. Después de sufrir la censura del estado, la actriz principal se ganó el Ariel en 1984.

5. Su trabajo como directora, productora y guionista 

A pesar de ser criticada por los medios de comunicación por el tipo de películas en las que participaba, en las que algunas veces se desnudaba, logró inmiscuirse en la producción de algunas cintas. En 1982 escribió y produjo Amor a navaja libre, película dirigida por Rafael Portillo en la que también actúa. Cuatro años después dirige su ópera prima titulada Las amantes del señor de la noche, largometraje del que también fue guionista y productora.

Si bien los años 80 representaron el declive en la calidad de la cinematografía mexicana, para la actriz significaron una etapa de libertad creativa en la que podía ser lo que ella quería sin importar si eran buenas películas o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s