Henri Cartier-Bresson, sin categoría

Él odiaba la fotografía a color y los pies de foto. Mencionaba que Robert Capa era el optimista y Chim, pesimista; ¿Henri? él se decía impulsivo. Se dejó seducir por el cuarto oscuro debido a que la fotografía era “una manera de vivir más intensamente” y hoy sus imágenes son testigo de lo formidable que es la coexistencia de la luz y el tiempo.

Las portadas en Life, los fotoreportajes para la agencia Magnum y un sinfín de portafolios hoy imprescindibles en la educación del ojo fotográfico, son una advertencia de que no existe límite ante el deseo de expresarse a través de los contrastes: Henri Cartier-Bresson desbordaba el mismo frenesí en el obturador ante el campo de batalla y cuando el fulgor de su mirada se debía al reflejo de aquellos paisajes surrealistas en cada uno de sus viajes alrededor del mundo. Sus propias palabras lo expresan: “A veces era la guerra. A veces no era la guerra. A veces era pacífico. Cuando una situación está llena de posibilidades debes estar presente…”

Henri no fue una fuente de postales turísticas. Él nos regaló pasajes de la vida ante los cuales el espectador péndula entre la sonrisa que despierta ver la cotidianidad capturada en una geometría de tonos, y el desasosiego que provocan ciertas dificultades sociales.

china

En cada revelado, el hombre francés de sonrisa tenue también revelaba a la posteridad la importancia de la sencillez e inmenso era el motor que lo orillaba a utilizar la cámara para congelar desde un destello, hasta las desventuras en la guerra. Con la Brigada Lincoln en España, Victoria de la vida y España vivirá son algunos filmes sobre la guerra civil realizados por Henri, quien también se dejó atrapar por el proceso del cine, e incluso, fascinado por el trabajo de Luis Buñuel, intentó ser su ayudante de dirección. En una entrevista declaró que todo su conocimiento se lo debía al pintor André Lhote y a Jean Renoir, de quien sí logró ser asistente en Una salida al campo y La vie est a nous.

 “Todo es interesante, desde tu propia habitación. Pero, al mismo tiempo, no puedes fotografiar todo lo que ves. En algunos lugares el pulso late más que en otros”. Henri Cartier-Bresson

pelotas

india

La herencia del cofundador de la Agencia Magnum es una muestra de que la manifestación a través de la pintura, cine y fotografía, más que una ocupación, se trata de una necesidad. Sin embargo, tal actividad requiere ir de la mano con la exigencia. Por lo cual, el trabajo de Henri será siempre un mosaico de lecciones para aquel que en su terreno figure la bandera de la libertad creativa.

henri_cartier_bresson-squares

Para el padre del fotoperiodismo, el retrato era la tarea más difícil debido a que “eres como un biólogo y su microscopio: al estudiar algo, ese algo no reacciona igual que cuando no está siendo estudiado”. Sin embargo, la dificultad en él siempre actuaba como un impulso y logró impecables retratos de diversas personalidades como Albert Camus, Matisse, Jean-Paul Sartre, Truman Capote, Ezra Pound, Fidel Castro, Ernesto Che Guevara, entre muchos otros.

camus
Albert Camus

El legado de Henri está cargado de reflexión. Ante su fotografías, caben las preguntas sobre nuestro propio tiempo, ¿qué estamos fotografiando? ¿Cuál es el poder de la imagen ante un contexto caracterizado por la catástrofe? ¿Cómo atestiguaremos el tiempo del que somos parte y el cual definimos con nuestras acciones?

Leticia Arredondo

Cofundadora y editora de ZOOM F7. Escribo sobre cine y fotografía.

 

Enrique Metinides, anécdotas y fotografías inéditas

En esta segunda parte de la entrevista, Enrique Metinides cuenta algunas de las historias que más se grabaron en su labor como fotógrafo de nota policiaca y a la par, presenta un serie de fotografías inéditas.

Enrique Metinides: el artista innato

 

Los espejos están llenos de gente.
Los invisibles nos ven.
Los olvidados nos recuerdan.
Cuando nos vemos, los vemos.
Cuando nos vamos, ¿se van?
-Eduardo Galeano 

Poner un pie en casa de Enrique Metinides es encontrarse con la historia, el visitante se transforma en aquello que el artista se afanó en retratar: Un mirón. Los ojos dilucidan para comprender, en el proceso la mirada se encuentra con lo cotidiano meticulosamente ordenado en un caos inefable, al igual que en cada una de sus fotografías, el hombre es su obra.

Cada imagen es una representación simple de lo complejo en lo común. Como obsequio cual juguete recibió una cámara y en el ejercicio del goce capturó toda clase de accidentes con precoz talento. A los nueve se enfrentó a lo que muchos temían, con sobrada soltura propuso una estética sin proponerla, guiado por la curiosidad anduvo demasiado. Demostró una capacidad innata para coleccionar instantáneas. Característica que le llevaría a erigir en su hogar un museo con toda clase de objetos, cuya existencia refiere una cuantiosa cantidad de anécdotas.

A diferencia de varios su voz se mostró desde el principio, no necesitó encontrar un estilo, venía en el paquete. Presionó el disparador diciendo lo que nadie y le escucharon. De la prensa obtuvo el reconocimiento. A bordo de ambulancias recorrió la gran ciudad mapeando con precisión cada sitio. Bajaba del vehículo con la intención de contar a través la cámara con la nobleza de un caballero, respetó la muerte privilegiando el contexto, dio prioridad a los mirones. Evitó el sensacionalismo y de paso brindó una lección mal aprendida por quienes ahora realizan la misma ardua labor.

Sin presunción narra los acontecimientos de cada fotografía, se desplaza del papel a las galerías con humildad como “El niño” que platica el evento del día. Es un entusiasta enérgico y obsesivo con una calma deslumbrante. Su muletilla al hablar es “mire”, palabra clave para entender el por qué de sus inquietudes, él desea ganarse nuestras miradas haciendo del infortunio un arte. Lo logra con creces y aún así se esfuerza por decirlo todo callando aún más.

13148378_10208524811373386_437878574_o
Enrique Metinides. Foto: Gerardo Herrera

Él no retrató a las élites ni buscó re-crear la realidad, tampoco se quemó el seso experimentando con el blanco y negro ni trabajó una apócrifa teoría del color. Apresó al pueblo en el dolor y la agonía, también atrapó al México empático, el que ya no existe, ese que desapareció hace años pero se manifestó en sus imágenes. Mostró a la multitud que ayuda, evidenció una sociedad en la cual el policía era el bueno y a falta de recursos el gentío apoyaba. Arriesgó la vida por unos cuantos sin solicitar reconocimiento alguno con el mismo vigor que satura cada una de sus estampas.

El reconocimiento de hoy debió llegar ayer; en vida se le aplaude y eso es importante. Enrique Metinides ejemplifica el caso excepcional del artista innato quien llegó para ser con, por, para y a través de su obra. Un genio humilde que extraordinariamente se mantuvo gracias a la fotografía. Un coleccionista ilustre cuyo fin es buscar en cada objeto un suceso digno de contarse y de éstos… posee miles.

Gerardo Herrera

Guionista, cofundador y editor de Zoom F7

Los fotógrafos somos un mal necesario: Rogelio Cuéllar

El fotógrafo mexicano Rogelio Cuéllar se ha especializado en el retrato y su gran obra destaca por capturar la esencia de importantes figuras de la pintura y la literatura nacional e internacional. Julio Cortázar, Octavio Paz, José Revueltas, Francisco Toledo y un amplio número de personalidades se pueden observar en sus imágenes.

Mary Ellen Mark, sin concesiones

Mary Ellen Mark es una laureada fotógrafa y fotodocumentalista estadunidense con medio siglo de experiencia, que lo mismo ha retratado grandes luminarias del cine y realizado trabajos de moda o entretenimiento, que fotografiado la vida profunda de la gente marginal, de drogadictos, prostitutas, gente en el abandono y las víctimas de los flagelos de la guerra; le ha tocado presenciar cambios sociales como la lucha de gays y lesbianas o las protestas hippies; frente a su objetivo han estado desde prostitutas de Bombay hasta Marlon Brando o Jack Nicholson, pero su pasión ha sido captar la imagen de los excluidos, de los desterrados de la tierra.

zzzz781

Amante de la fotografía análoga

Mary Ellen ocupa una amplia gama de cámaras en varios formatos de 2.5 pulgada cuadrada, 35 mm y cámara de visión 4×5 pulgadas, utilizando Kodak Tri-X, para película en blanco y negro. En cuanta entrevista ha concedido, afirma que ella recomienda a sus estudiantes que usen y no se deshagan de su cámara análoga, pues serán objetos de memorabilia de un alto precio. Ella nunca ha tomado —ni tomará, dice— una foto digital, pero sí reconoce que muchos de sus colegas y alumnos han tomado fotografías digitales de gran belleza.

zzzz782

La fotógrafa ha logrado poner de relieve muchos de los grandes problemas de la humanidad a través de sus numerosos libros, exposiciones y trabajo en publicaciones en Life, New York Times Magazine, The New Yorker, la revista Rolling Stone y Vanity Fair. Durante más de cuatro décadas, viajó exhaustivamente para tomar imágenes que reflejan un alto grado de sensibilidad como artista, mucho ojo como reportera y un gran humanismo como persona. Se le reconoce como una de las fotógrafas más respetados e influyentes de los Estados Unidos y a nivel internacional.

zzzz784

Cuando realizó su serie de prostitutas en Bombay, dormía en el mismo sitio que las mujeres, pero ellas le dieron un dormitorio casi escondido para que los clientes no se ahuyentaran al notar su presencia. Mary Ellen percibió de cerca la sordidez y el patetismo de la vida de prostíbulo y logró imprimir también los pequeños momentos de alegría que esas mujeres escasamente podían disfrutar. Mary Ellen por estos trabajos y otros que documentan vidas atroces se considera a sí misma una “fotógrafa de la calle”.

zzzz786

En el otro extremo, el trabajo que le da de comer según ha dicho, es cumplir contratos para tomar lo que llaman foto-fija en grandes superproducciones cinematográficas, desde estar en el plató de Federico Fellini en Satyricon o en el de Francis Ford Coppola durante Apocalypse Now, o en la ganadora de cinco premios Oscar Atrapado sin salida de Milos Forman. Ella misma, junto con su esposo, el cineasta y fotógrafo Martin Bell, fungió como productora de una película nominada Streetwise, que fue dirigida y fotografiada por su marido.

La obra de Mary Ellen Mark podrá ser vista en las instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), que junto con su Patronato y el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), organizan por quinta ocasión el Festival Internacional de la Imagen en Pachuca de Soto, Hidalgo, México

Ganadores del World Press Photo 2015

El danés Mads Nissen es el fotógrafo de la imagen ganadora del World Press Photo 2015, en la cual se observa a Jon y Alex, dos homosexuales de 25 años en un momento de intimidad en San Petersburgo (Rusia). La fotografía es resultado del trabajo de Nissen sobre la homofobia en Rusia, país que aprobó en 2013 una ley prohibiendo “la propaganda de relaciones sexuales que no sean tradicionales”. El ganador recibirá 10.000 euros en efectivo y una cámara réflex digital con un juego de lentes.

A la convocatoria de 2014 se presentaron 97,912 imágenes de 5,692 fotógrafos procedentes de 131 países. Cabe mencionar que en 2013 cambiaron las reglas de selección para evitar retoques de las instantáneas.

Con información de El país

Más información en: http://www.worldpressphoto.org/awards/2015

 

La cara del narco | Entrevista con Eloy Valtierra

Eloy Valtierra, miembro fundador en 1986 de la Agencia y revista de fotografía Cuartoscuro, nos platica sobre su serie La cara del narco. El fotógrafo mexicano es un referente en el fotoperiodismo nacional actual. Desde 1994 encabeza la agencia Eikon de asesoría en producción gráfica e imagen institucional.