Saltar al contenido

Lo que debes saber de ‘Bardo’, lo nuevo de Iñarritu filmado en México

limbo alejandro gonzalez inarritu 1

Actualización: 22/08/2021

Por: Eduardo Carrasco Díaz (@drfarabeuf)

Después de una fructífera y larga carrera en la escena internacional, el cineasta Alejandro González Iñarritu regresó a México para rodar su más reciente proyecto cinematográfico, cuyo nombre oficial es (antes nombrada Limbo). Con esta obra parece ser que el director de Babel (2006) busca replicar lo hecho por su colega Alfonso Cuarón, quien volvió a su país para hacer una obra que mira al pasado reciente de México.

Te puede interesar: Después de 20 años, así fue el reencuentro del elenco de Amores perros

Aunque no se conoce mucho sobre este largometraje, Los Angeles Times (vía Agencia Reforma) asegura que la película explorará el ambiente político mexicano de los años 80. También se señala que muy pocas personas han leído el guion, escrito por el mismo Iñarritu.

No obstante, se sabe que este proyecto tendrá como colaborador al director de arte Eugenio Caballero —ganador del Oscar por su participación en el largometraje El laberinto del fauno (Guillermo del Toro, 2006)— y al iraní Darius Khondji, cinefotógrafo destacado que ha colaborado con David Fincher y Roman Polanski.

Te puede interesar: Alejandro González Iñarritu, las claves para entender su estilo 

De igual manera, a esta información se unieron algunas imágenes que se liberaron de la filmación en el centro histórico de la capital, donde se vio al cineasta dirigir al actor mexicano Daniel Giménez Cacho, quien camina entre cuerpos tirados en la calle Isabel la Católica.

También se señala que el equipo de producción contó con todas las facilidades por parte de las autoridades la capital en el cierre de calles, y que incluso se permitió bajar el switch de la energía eléctrica del Zócalo para que se pudieran hacer las pruebas de cámara.

El Universal ha apuntado que se trata de una producción de gran presupuesto, esto por todo el despliegue que hubo en la zona; calles como Madero y 5 de mayo se vieron transformadas gracias al equipo de arte que dirige Eugenio Caballero, quien retocó algunas fachadas arquitectónicas e intervino estas vías emblemáticas de la urbe al colocar automóviles (“vochos”) y un puesto callejero de tacos para replicar el contexto visual que se vivía en el primer cuadro de la Ciudad de México ochentera.

El periódico también informó sobre la  cantidad importante de extras: alrededor de 400 personas, quienes aparecen como vendedores ambulantes, “diableros” y transeúntes; personajes que forman parte de la vorágine citadina.

Te puede interesar: Lanza Criterion Collection edición especial de Amores Perros

Con el paso de los meses se han revelado otros detalles sobre lo que pretende el realizador de Biutiful (2010). Agencia Reforma indica que el cineasta tiene la intención de mostrar un México diverso, y también destaca la participación de una persona travesti en las escenas que tuvieron lugar en las calles de Isabel la Católica, donde los extras cruzaban la calle en medio de automóviles antiguos y modernos.

Además de filmarse las calles del primer cuadro de la ciudad (Correo Mayor, Moneda, Palacio Nacional, Madero, entre otras), también se han rodado escenas en lugares emblemáticos de la vida nocturna mexicana. El Universalmedio que ha seguido muy de cerca la producción de la cinta— reporta que los míticos salones de baile Los Ángeles y California Dancing Club figurarán dentro de la película. En esas tomas se pudo observar la participación de los actores Andrés Almeida y Leonardo Alonso, quienes se unen al nombre de Daniel Giménez Cacho y Griselda Siciliani como interpretes confirmados que aparecerán en el largometraje.

De igual manera, a la lista de filmación de sitios icónicos capitalinos se ha unido el Castillo de Chapultepec, esto con el objetivo de recrear la histórica Batalla de Chapultepec que tuvo lugar en 1847. De este sitio se ocuparon el estacionamiento del castillo, “El caballero alto” de la zona del Alcázar, la fuente y las escaleras de los Leones.

Después de filmar en la capital mexicana, la producción se trasladó al estado de Baja California Sur y a San Luis Potosí para continuar con el plan de grabación; de hecho, en el municipio de Ahualulco (SLP) se contrataron a alrededor de 700 extras para montar escenas en exteriores. Concluidas esas tomas se dio por terminado el rodaje de la película.

Polémica por el rodaje de Limbo

En el marco del fin de la filmación surgieron algunos comentarios en redes sociales sobre ciertos malos tratos que sufrieron los convocados durante toda la filmación. Según el periódico El Informador, todo empezó a partir del un hilo de Twitter que publicó la usuaria @_adrianavarela_ (cuenta que dejó de estar disponible), a través del cual señaló que el realizador de Amores perros grababa escenas durante horas sin permitirle a los actores ningún tipo de pausa, ni siquiera para ir al baño.

De igual manera, el alegato de esta mujer —que participó como extra— evidenció que tampoco se empatizó con las personas de la tercera edad y niños que acudieron al set; se dice que los llamados a filmar comenzaban a las 4:00 a.m. y concluían hasta las 12 a.m., ocasiones en que los intérpretes debían permanecer en una misma posición.

A dichos señalamientos de explotación y tiranía dictatorial, se unió el comentario del periodista de Cine Premiere, Arturo Magaña Arce, quien mencionó: “He oído tantas historias, tan horribles, de esa producción que todo me decepciona muchísimo”. Sin embargo, a la declaración no se han incorporado más testimonios, opero sí ha levantado un gran debate en redes acerca de si es válido o no ser tan “perfeccionista” y repetir tomas de forma incansable.

Cabe destacar que, hasta el momento, ni Alejandro González Iñárritu ni la productora de Limbo han emitido alguna clase de defensa contra estas acusaciones.

Deja un comentario