Limbo: la nueva película que Iñarritu filma en la Ciudad de México

Por: Eduardo Carrasco Díaz (@drfarabeuf)

Después de una fructífera y larga carrera en la escena internacional, el cineasta Alejandro González Iñarritu regresó a la Ciudad de México para rodar su más reciente proyecto cinematográfico, cuyo nombre tentativo es Limbo. Con esta obra parece ser que el director de Babel (2006) busca replicar lo hecho por su colega Alfonso Cuarón, quien regresó a su país para hacer una obra que mira al pasado reciente de México.

Te puede interesar: Después de 20 años, así fue el reencuentro del elenco de Amores perros

Aunque no se conoce mucho sobre este largometraje, Los Angeles Times (vía Agencia Reforma) asegura que la película explorará el ambiente político mexicano de los años 80. Esa misma fuente señala que muy pocas personas han leído el guion escrito por el mismo Iñarritu. Esto debido a las estrictas medidas de confidencialidad que el realizador de Amores perros (2000) ha tomado, quien incluso hizo que sus actores firmaran un contrato para no revelar ningún detalle a la luz pública.

No obstante, se sabe que este proyecto tendrá como colaborador al director de arte Eugenio Caballero —ganador del Oscar por su participación en el largometraje El laberinto del fauno (Guillermo del Toro, 2006)— y al iraní Darius Khondji, cinefotógrafo destacado que ha colaborado con David Fincher y Roman Polanski.

Te puede interesar: Alejandro González Iñarritu, las claves para entender su estilo 

De igual manera, a esta información se han unido algunas imágenes que se liberaron de la filmación en el centro histórico de la capital, donde se vio al cineasta dirigir al actor mexicano Daniel Giménez Cacho, quien camina por entre un sinfín de cuerpos tirados en la calle Isabel la Católica.

También se señala que el equipo de producción ha contado con todas las facilidades, por parte de las autoridades la capital, en el cierre de calles. Tal ha sido el apoyo al rodaje que incluso se permitió bajar el switch de la energía eléctrica del Zócalo, para que se pudieran hacer las pruebas de cámara.

El Universal señala que se trata de una producción de gran presupuesto, esto por todo el despliegue que ha habido en la zona; calles como Madero y 5 de mayo se han visto transformadas gracias al equipo de arte que dirige Eugenio Caballero, quien ha retocado algunas fachadas arquitectónicas e intervenido estas vías emblemáticas de la urbe al colocar automóviles (“vochos”) y un puesto callejero de tacos para replicar el contexto visual que se vivía en el primer cuadro de la Ciudad de México ochentera.

El periódico también asegura que, para conseguir ese ambiente urbano de hace 30 años, el rodaje de la película ha contado con una cantidad importante de extras. Se han utilizado alrededor de 400 personas, quienes aparecen como vendedores ambulantes, “diableros” y transeúntes; personajes que forman parte de la vorágine citadina.

Te puede interesar: Lanza Criterion Collection edición especial de Amores Perros

Se estima que Limbo tendrá unos cinco meses más de rodaje en la capital y que será presentada este mismo año. Sin duda alguna, estos hechos elevan aún más las expectativas para quienes siguen de cerca la carrera de uno de los directores mexicanos más famosos de los últimos veinte años.

Deja un comentario