David Cronenberg y la metamorfosis del horror

shivers-1975Stephanie Valdes Govantes (@fan_nekobasu)

La maleabilidad del cuerpo y su deformación son dos bases fundamentales para entender la obra de uno de los cineastas más prometedores de los años 80, y la cual sigue vigente hasta nuestros días gracias a su concreta visión del horror y el terror.

Hablo de David Cronenberg, quien utiliza de pretexto el cuerpo humano para transformar lo irreal en real, donde el exterior solo sirve de espejo para vislumbrar las deformidades mentales, y materializar en carne y hueso los trastornos que carecen de explicación. El psicoanálisis y la repulsión contribuyen a su legado estético, lo surreal toma relevancia y deja a la deriva a la imaginación.

inside

El cineasta canadiense creció en una familia bien acomodada y gozó durante su infancia y la adolescencia de las artes, lo que le permitió definir y encauzar su talento hacia el séptimo arte. Discriminó de manera sensata sus conocimientos y la información que el mundo exterior le proporcionaba y así fue construyendo un camino bien cimentado que pocos logran alcanzar.

Su formación como científico y los grandes deseos que tenía de ser entomólogo en particular se ven reflejados en su obra, pues veía en los insectos formas de vida curiosas parecidas a cualquier imaginario de ciencia ficción.

Desde hace algunos años se ha atrevido a explorar otras sendas, pero tocando siempre la psique de sus personajes con un excelente manejo del suspenso, como en Cosmópolis (2012) una de sus más recientes películas.

cosmopolis_opt

Desde sus primeras cintas, Cronenberg explora y explota el horror y la ciencia ficción, pero no es ajeno al tema social; así provoca a la audiencia. La descomposición que surge en los protagonistas, así como las alteraciones se convierten en algo más que lo literal, es una alusión a la psique individual y social. En Shivers, they came from within (1975) su primer largometraje, exhibe el contagio a través del contacto sexual, acto que se convierte repulsivo a través de una necesidad humana, de aquello que viene desde dentro, desde las entrañas dispuesto a salir para acabar con todo a su paso.

Parte de lo mundano a lo idílico, una fusión del mundo real con el mundo subjetivo decorado con imágenes amorfas, increíbles esculturas de lo que antes fue un cuerpo, la carne ahora no se distingue y todo se termina en una metamorfosis del horror.

scanners-04

Con maestría, hace a los personajes reos de sus propios pensamientos que consumen poco a poco su estructura; gracias a ello logra pronunciados cambios en el carácter y comportamiento de los mismos. Pretexto perfecto para fusionar la figura central y a su antagonista, su némesis, no hay mejor pelea que la interna, situación retratada en varias de sus películas como Scanners (1981) o Videodrome (1983). Cronenberg sabe lo que quiere, el horror corporal y los miedos humanos se consumen  en un arte de lo grotesco.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s