Un monstruo viene a verme, de la fantasía a la realidad

pelicula-un-mounstro-viene-a-verme-juan-antonio-bayona

“Supo que llegaría, y pronto, quizá incluso a las 00:07. El momento en que ella se escurriría de sus manos, por mucho que él la sujetara con todas sus fuerza”

-Patrick Ness-

El poder del inconsciente se alimenta de nuestros peores miedos, así, nos traiciona y nos pone en aprietos en el lugar donde más débiles nos encontramos: los sueños. Para un niño de 12 años, quien tiene que enfrentar batallas que no le corresponden, su imaginación es una herramienta y una poderosa vía de conexión de lo real con lo irreal, y se convierte en la única posibilidad de escapar del mundo que lo tortura, pero también deviene en una pesadilla.

Sus miedos cobran vida y lo orillan a ver la realidad, una verdad oscura y de poco entender para un menor al que las circunstancias han obligado a madurar. Basada en el libro de Patrick Ness, quien también escribió el guion, Un monstruo viene a verme es una película llena de ilusión pero de melancolía a la vez.

Fotograma de Un monstruo viene a verme de J A Bayona

Conor O’Malley (Lewis MacDougall) tiene que luchar con la separación de sus padres, y lidiar con la enfermedad mortal de su madre (Felicity Jones), además, su abuela (Sigourney Weaver) no es precisamente la persona en la que Conor confía, su relación es distante y hostil.

O’malley se encuentra en un choque entre la transición de  su infancia a la adolescencia, en donde su madurez se acelera debido a los problemas externos que lo rodean. Crea así desde su inconsciente a un monstruo un tanto particular: un enorme hombre árbol que lo visita siempre a la misma hora. La misión del personaje aparece cuando el gigante le advierte: contará tres historias y la cuarta será contada por Conor; el pequeño no termina de entender de dónde es que viene el enorme ser y con qué finalidad le cuenta las historias, enojado y preocupado por su entorno, rechaza al monstruo, pero este se niega a aceptar su indiferencia.

Mientras su mamá empeora, Conor enfrenta el abandono de su padre y su mundo cambia de un momento a otro; el ser fantástico le ayudará a descubrir las respuestas que no lograba hallar.

un-monstruo-viene-a-verme

Este película arrasó en los premios Goya el pasado cuatro de febrero, llevándose nueve estatuillas de las 12 nominaciones para las que compitió, entre ellas Mejor dirección por Juan Antonio Bayona, a quien conocimos por El orfanato, y Mejor dirección artística gracias a la labor del mexicano Eugenio Caballero quien también trabajó en El laberinto del fauno. También ganó dirección de producción, vestuario y maquillaje. Y no es de sorprenderse tal reconocimiento, ya que cada elemento resalta en la película y todo forma el sello y la visión del director, en la que predomina un entorno frío y sobrio, acorde con el mundo y la personalidad de Conor, cuya soledad logra contagiar al público. Los efectos visuales son sutiles y precisos, el gigante de madera impone y no solo por su aspecto, sino por el sonido que lo acompaña.

Música, vestuario, actuaciones, dirección, atmósferas sobrias e historias fantásticas son la sumatoria de cómo SÍ se debe hacer cine.

Trailer:

Calificación:

Dirección: Juan Antonio Bayona

Guion: Patrick Ness

Fotografía: Oscar Faura

Música: Fernando Velázquez

Reparto: Lewis MacDougall, Liam Neeson, Felicity Jones, Sigourney Weaver, Toby Kebbell, Geraldine Chaplin.

 

Ben-Hur: el pan y circo de los estudios de producción

La segunda película más rentable en la historia de Hollywood volvió innecesariamente en este verano para provocar un fracaso épico, mostrando una antítesis de lo que fue su antecesora. La fórmula de la seguridad ahora lleva los éxitos pasados como una constante, pues contar nuevas historias es como caminar en la oscuridad para los estudios, sus razones tendrán. El entretenimiento para las masas siempre es lo más beneficioso, pero ¿y si de esta forma tampoco hay recuperación?

Judah Ben-Hur (Jack Huston) es un judío de familia bien acomodada en la ciudad de Jerusalén  durante el reinado del Emperador Tiberio. Después de ser acusado por un supuesto atentado contra la vida del recién llegado Prefecto Poncio Pilato (Pilou Asbæk) es sentenciado por su propio medio hermano romano Messala (Toby Kebbell) a vivir como esclavo en los remos.

ben hur poster

Los inversionistas del entretenimiento de la Metro-Goldwyn-Mayer junto con Paramount Pictures contrataron al director ruso Timur Bekmambetov para dirigir y rehacer la épica de Ben-Hur con una inversión de 100 millones de dólares. La historia la conocemos todos, pero el director de Abraham Lincoln  Cazador de Vampiros (2012), nos trae un relato acelerado para el nuevo público millennial, resumiendo una cinta de 3 horas y media en 124 minutos.

Los personajes sobrefabricados, así como sus diálogos y su producción impecable resultan en una burla de un estilo obsoleto.  Dentro del género épico de producciones antiguas, las actuaciones son estériles ya que nunca se llegan a digerir debido a la velocidad de la cinta. El altísimo con sus apariciones no conmueven,  tampoco la interpretación del siempre notable Morgan Freeman como Sheik IIderim rescata.

Todavía hay algunos que recordamos el filme de 1959 dirigido por William Wyler, además de sus 11 nominaciones y sus 147 millones recaudados, por el ritmo de su historia, en el que no se notan brincos tan fuertes de una escena a otra. Bastaba con la adaptación exitosa de la novela de Lewis Wallace por  Karl Tunberg.

Como mazo llega la carrera de cuadrigas que pierde su forma en la reconstrucción con CGI, siendo una de las más memorables en la historia del cine, termina siendo deshumanizada o lo que es aún peor: una vil escena de acción. El sonido y la música son inherentes y no ofrecen alicientes extras para la cinta.

ben hur 2016

El interés de los estudios por la recaudación es entendible, aunque no debería ser el único mercado. Por mencionar datos, Gary Barber es el productor de la MGM desde hace más de 30 años, y ha financiado diferentes proyectos, por ejemplo: La triología de The Hobbit, Hansel y Gretel: Witch Hunters,  Robocop y Poltergeist por mencionar algunas. Ahora, Ben-Hur se ha quedado a 22 millones de dólares de recaudación de momento, respecto a los 100 millones que resultaron en la inversión.  Aunque las proyecciones todavía no terminan, la meta está lejos.

La producción intrascendente de Gary Barber y de ahí  a la realización del director Timur Bekmambetov transformaron y ni si se acercaron a la cinta de Heston, terminando en un paupérrimo y absurdo melodrama. Entretenimiento que no nos ofrecen algo diferente, sólo el famoso pan y circo de los estudios.

Luis Zenil Castro 

Productor audiovisual y dibujante.