‘Tenet’: la tradicional y conservadora lucha entre el bien y el mal

¡Ah, Tenet! ¿Qué más podría agregar sobre ella? Han dicho que la última película de Nolan es: vistosa, incomprensible, salvadora del cine en salas, grandilocuente, rebuscada, densa, de sentir y no pensar, impresionante, convencional, escapista, palindrómica, fría, viciada, virtuosa, despersonalizada, vertiginosa, muy a la James Bond, ambiciosa, espectacular, entretenimiento intelectual, explicativa, conservadora…

Yo quiero retomar este último adjetivo porque más allá de conservar las convenciones de las películas de espías, Tenet, quizá el único mega estreno del 2020 en cines durante la pandemia, se soporta en una premisa muy antigua: el bueno contra el malo; el bueno visto como Estados Unidos, los malos, los rusos. O pudo haber sido los asiáticos, los latinos, los de medio oriente, personas de la zona geográfica que elijan y que siempre se han representado como antagónicos de los héroes anglosajones. No es noticia nueva el conflicto interminable, y más marcado en los últimos años, entre Estados Unidos y Rusia o China, pero el cine, pese a que se nutre de la realidad, también tiene las posibilidades de ser más inventivo.

Retomo este punto porque sin interesarme en desarrollar si la película es un gran espectáculo técnico teórico sobre el tiempo, o una gran pirotécnica fría y vacía, hago hincapié en que Tenet sigue construida sobre esta base, más que vista y vendida, del estadounidense mesiánico, y el otro, la amenaza; ambos desarrollados con muy pocos matices. De Washington, el protagonista, de nombre y de función, conocemos que está dispuesto a ponerse en riesgo por el heroísmo puro y la parte sentimental del hijo y la madre; de Sator, el villano, apenas dejan ver sus motivaciones destructivas a la Thanos. No sé si a los demás, pero a mí me cansa que se quiera vender una y otra vez un discurso salvador nacionalista desde un cine de entretenimiento. En este siglo XXI, buscando una sociedad de empatía global, de nueva cuenta la cinematografía hollywoodense se empecina en establecer, desde la ligereza del blockbuster, ya sea manejado como intelectual o básico o tendencioso, quién es el villano y quién el héroe.

Ahora, de su referencia directa, las películas de espías, que suelen estar en el llamado género de acción, no soy una gran conocedora. Si recurro a James Bond como modelo de ese cine diría que lo que me aleja de estas producciones es lo predecibles que son en cuanto al desarrollo de su narración, aunque, posiblemente, no en su ejecución, como las persecuciones o las peleas. En ese predecir radica para mí la poca tensión generada. ¿Cómo voy a crear suspenso, si sé que mi héroe, el de siempre, podrá con todos los obstáculos?

Quienes se adentren en estas narraciones desarrollarán otros elementos orquestadores de tensión. Lo que rescato de las películas que se trabajan en este tono de los golpes y los balazos interminables es que esos golpes y balazos sean la superficie de un entramado más humano. Como en el caso de Léon (no de espías, pero sí de acción) el encontronazo entre lo bueno y lo malo está atravesado por el vínculo emocional, del que ustedes quieran, fraternal o amoroso, entre los protagonistas. Eso provoca que en cada batalla que ellos libren haya algo en juego. Aunque en Tenet peligraba la humanidad misma, por una inminente tercera Guerra Mundial, nunca lo vimos o lo sentimos (pues nos dijeron que es una película para sentir) porque ese peligro quedó sepultado debajo de toda la espectacularidad y el adorno temporal.

Era mucho peso para un sólo filme, por más de quién fuera su director, atribuirle el regreso del público a las salas, pero siempre se valora que las películas, ya sea pre o postpandemia, se aventuren un poco para que sea una novedad el asistir a un cine. De nueva cuenta, apelo al arriesgue, de los directores y los estudios más consagrados, sin embargo, paradójicamente, quien tenga más dinero en sus presupuestos, poco querrá atreverse a nuevas fórmulas. No veo problema en una continuidad de temas, en el caso de Nolan, el tiempo, en el caso de las historias heroicas, la lucha entre el bien y el mal; incluso no me molesta una continuidad de mecanismos y artilugios a gran escala, como las secuencias entrecruzadas en momentos críticos de las tramas del director inglés o sus explosiones de aviones tamaño real, siempre y cuando lo anterior se trabaje con miras a la exploración y renovación. En particular, los tratamientos de las historias del bien contra el mal merecen una reformulación fuera de los pronunciamientos más conservadores sobre cuáles son los motivos para ese enfrentamiento de fuerzas benignas y malignas y quiénes o qué son las representaciones de esas fuerzas.

¿Cómo ha recibido el mundo a ‘Tenet’? Así va su recaudación a nivel mundial

Tenet, la nueva película de Christopher Nolan, se niega a morir como fracaso de taquilla, pues reportes indican que ya ha rebasado los 150 millones de dólares a nivel mundial.

Junto a reestrenos de algunas de sus cintas, tales como Interestelar (2014) o Dunkirk (2017), actualmente se exhibe en China el más reciente blockbuster que busca salvar la recaudación en salas para este año. En su fin de semana de estreno en el gigante asiático, la película juntó 33.51 millones de dólares, considerando cuatro días (de viernes a lunes). Curiosamente, este es el mejor debut de Nolan en aquel país. Desafortunadamente, para sus propósitos, de domingo a lunes se reportó una caída del 62 % del ingreso, lo que fue una especie de decepción. Se espera que en este territorio, Tenet se acerque a lo conseguido por Interestelar en 2014, cuando obtuvo 122 millones de dólares.

Sin embargo, “la película que revolucionaría el cine por los próximos 10 años” —según palabras de su director—, no es la única que va tras los bolsillos de los consumidores chinos. A la par está The Eight Hundred (Guan Hu, 2020), superproducción bélica china, la cual luce todavía como la favorita de su público, pues recabó 33 mdd en el mismo periodo y llegó a un nuevo tope de 348 millones. Eso sin contar lo que pueda hacer Mulan, la apuesta de Disney.

En cuanto a la recaudación doméstica (término usado para referirse a la taquilla en el país de origen, Estados Unidos en este caso), no hay estrictamente “buenas noticias”. Considerando tres noches de preestreno y un lapso de cinco días —de jueves a lunes—, captó poco más de 20 millones de dólares en su estreno. Hay que considerar que la cinta sólo se está exhibiendo en el 65 % del territorio estadounidense, con estados importantes como California y Nueva York aún sin abrir sus salas por completo. Además, Warner no permitió las proyecciones en autocinemas con el objetivo de proteger las ganancias de complejos tradicionales.

El camino no luce sencillo en un contexto de pandemia. Antes del estreno, Ann Sarnoff, quien dirige el grupo de estudios y redes de WarnerMedia, dijo a diversos medios que “los anteriores proyectos de gran presupuesto de Nolan habían sido éxitos inmediatos, pero en esta ocasión la carrera sería un maratón, no un sprint”.

Primeras críticas sobre ‘Tenet’, la nueva película de Christopher Nolan

Tenet es la última esperanza de los blockbusters en salas para este año. La insistencia por estrenar en recintos físicos no sólo ha venido de la productora Warner Bros., también del propio director Christopher Nolan, quien incluso ha invitado a la población de China a acudir a una función regular.

Después de varios retrasos en su lanzamiento, se decidió estrenar primero la “magnánima” obra fuera de Estados Unidos para medir la respuesta del público ante la reapertura de los complejos cinematográficos y, desde ahí, decidir si continuar con la premiere o buscar otras vías.

Aún falta para conocer la respuesta del público, pero ya han llegado las primeras reacciones de la crítica profesional de distintos medios y son mixtas. Jessica Kiang, crítica del The New York Times, reconoce el talento de Nolan para brindar emociones en formatos espectaculares, pero carentes de verdadero significado o profundidad narrativa. “(…) la película es innegablemente disfrutable, pero su frívola grandiosidad sólo sirve para resaltar la fragilidad de su supuesta inteligencia”.

Por otro lado, Mike McCahill de IndieWire fue más duro con la cinta y su realizador, calificándola como “decepción”. “¿Qué hay realmente que desenredar más allá de bucles temporales y cortinas de humo? Cualquiera listo para obsesionarse por un artilugio en una mochila como hicieron en el pico de El origen puede aferrarse a la ilusión de Nolan como el mesías del cine. Sobre esta evidencia, se ha convertido en un niño complicado y bobo”.

Contrario a sus colegas menos entusiastas, Guy Lodge de Variety destacó la brillantez visual de la película, pese a los detalles en su libreto: “La pura meticulosidad de la acción estética grandiosa de Nolan es fascinante, tanto como para compensar los cabos sueltos o las paradojas desgarradoras de su guion — o tal vez para subrayar que eso no importa tanto. Tenet no es el santo grial, pero es entretenimiento vertiginoso, costoso y puro para la vieja y nueva escuela”. 

Estreno de ‘Tenet’ se retrasa indefinidamente

Tenet, la nueva película de Christopher Nolan que inicialmente se estrenaría el 17 de julio, se ha quedado sin fecha de lanzamiento.

Después de posponer el estreno para el 12 de agosto, Warner Bros. Pictures ha retirado a la película del calendario de próximos lanzamientos, debido a que no se han mejorado las condiciones sanitarias de la pandemia por COVID-19.

El presidente de la compañía, Toby Emmerich, ha informado en un comunicado: “Estamos agradecidos por el apoyo que hemos recibido de los exhibidores y nos mantenemos firmes en nuestro compromiso con la experiencia cinematográfica en todo el mundo. Desafortunadamente, la pandemia continúa proliferando, lo que nos hace reevaluar nuestras fechas de lanzamiento”.

Tenet tiene una duración de 150 minutos y está protagonizada por John David Washington (El infiltrado del KKKlan), Robert Pattinson (El Faro) y Elizabeth Debicki (Guardianes de la Galaxia Vol. 2). Con 225 millones de dólares de presupuesto es la segunda película más costosa del cineasta estadounidense, sólo superada por Batman: el caballero de la noche asciende (2012).

La película fue rodada en Reino Unido, Estonia, India e Italia. La sinopsis oficial indica que se trata de: “Una acción épica que gira en torno al espionaje internacional, los viajes en el tiempo y la evolución, en la que un agente secreto debe prevenir la Tercera Guerra Mundial”.