1917: arte al servicio de la técnica

Irving Javier Martínez (@IrvingJavierMtz) 

Los soldados Blake (Dean-Charles Chapman) y Schofield (un desbordante George MacKay) son enviados a cruzar el campo de batalla para entregar una orden de retirada al coronel MacKenzie (Benedict Cumberbatch), cuya tropa (en la que pelea el hermano mayor de Blake) se aproxima a una trampa del ejército alemán. Y… ¡Esa es toda la premisa! El resto es una odisea a través de varios escenarios devastados y situaciones adversas.

Te puede interesar: Películas bélicas desde la perspectiva alemana

Ya sean realizadas en una sola toma (El Arca Rusa, Victoria) o truqueadas (Birdman), las películas en plano secuencia son el “¿a ver quién la tiene más larga?” del cine de autor. Sam Mendes entra a la competencia con 1917, título que también coquetea con la idea ambiciosa de filmar “la mejor película bélica” –últimamente, cambiada por “la mejor película con astronautas”–. No obstante, se abstiene de montar ostentosas batallas y opta por una historia más depurada (sin las líneas temporales paralelas o las pretensiones visuales de Nolan y Spielberg).

Si nos ponemos esnobs, es evidente la pobreza del relato de Mendes, una trama ramplona al servicio del plano secuencia simulado. 1917 es el conjunto de espectaculares momentos oníricos (Écoust en llamas, la mano en las tripas o el momento “Ofelia” en el río) hilados con anodinos convencionalismos del cine bélico. Los diálogos entre Blake y Schofield son básicos y sin demasiado desarrollo; conversaciones carentes del repudio contra la guerra o el pánico a morir en el fango, muy lejos del pesimismo antibélico de clásicos como Sin novedad en el frente (Lewis Milestone, 1930).  

Te puede interesar: Oscar 2020, olvidos y omisiones en las nominaciones

En cambio, la producción sí se interesa por el heroísmo de propaganda y los buenos valores de la Triple Entente (vamos, la misma estereotipación de siempre: aliados buenos, alemanes malos). Todos los soldados británicos en la película son de “buen corazón” y jamás apreciamos los conflictos dentro del mismo bando; degradación humana que hemos visto en películas como Largo domingo de noviazgo (Jean-Pierre Jeunet, 2004) o Marta, la promesa del día (Jean-Loup Hubert, 1997).

Sam Mendes afianza lo minimalista del “viaje” advirtiendo que la trama fue construida a partir de las memorias de su abuelo Alfred Mendes (una variación del “basado en hechos reales” de siempre). Sin embargo, las viñetas del filme no superan en crudeza y originalidad a otras cintas del pasado reciente. Por poner un punto de comparación, Expiación, deseo y pecado (Joe Wright, 2007) tiene el emotivo plano secuencia en Dunkerque con el protagonista (a punto de morir) dando un siniestro paseo entre soldados varados en la playa. En 1917 no hay ninguna imagen poética de ese calibre, debido a lo impersonal de la trama y la vacuidad de las anécdotas, muy en la línea de Dunkirk (Christopher Nolan, 2017).  Además, muchos elementos de la historia son tan forzados que rayan en deus ex machina, como el avionazo en el establo o la ayuda de la chica francesa. 

Te puede interesar: Jojo Rabbit, nazismo para principiantes

El largometraje tiene ecos de László Nemes, a propósito de la perspectiva subjetiva y el tema principal difuminado. Se intuyen los garabatos de una crítica a la prepotencia militar y el ego inflado por medallas. Dejando de lado el asedio alemán, el conflicto real es convencer al coronel MacKenzie de detener el ataque (un Patton cegado por su estrategia militar). El capitán Smith (Mark Strong) le advierte a Schofield la necesidad de tener testigos al momento de entregar la notificación, porque “hay hombres que quieren pelear”. Esa pequeña subtrama da ligero brillo a la plana narrativa, pero no el suficiente para remontar en su bucólico desenlace.

De acuerdo con entrevistas, esta película es la primera incursión de Sam Mendes en la elaboración de un guion (apoyado por Krysty Wilson-Cairns), lo que explica la importancia de la imagen sobre el diálogo. En términos visuales, el filme tiene un sublime momento con la llegada de Schofield a Écoust, donde la fotografía de Roger Deakins crea una hermosa y pesadillesca huida entre sombras formadas por bengalas, fuego y disparos. A partir de entonces, la obra gana suspenso y ritmo.

El efecto de 1917 en la audiencia anglosajona es parecido al de Roma el año pasado: una historia austera promocionada como un trabajo introspectivo y autoral (cualidades un tanto cuestionables). Lo malo del largometraje no es el desabrido guion, sino lo ingenuo de la mirada (basada en el idealizado recuerdo de su abuelo); extraña ligereza argumental para un realizador que ha dirigido retorcidos dramas como Belleza Americana (1999) o  Revolutionary Road (2008). Posible ganadora del Oscar, pero muy lejos de ser la mejor entre las nominadas. 

Cinco películas filmadas en la Ciudad de México

Por: Leslie Valle

¿Qué tiene nuestra capital que siempre ha atraído las miradas de directores, productores y actores para rodar en sus concurridas calles? ¿Son sus paisajes, su cultura o su gente?

Y es que por sus avenidas han desfilado figuras como Timothy Dalton, Catherine Zeta-Jones, Daniel Craig… ¡En fin! En el siguiente top recordamos algunos filmes de los que nuestra gran capital ha sido testigo:

1. Dune (David Lynch, 1984)

Basada en la obra homónima de Frank Herbert, narra la odisea que la familia Atreides debe vivir al hacerse cargo del desértico planeta Arrakis (o “Dune”), ya que éste es el único lugar en donde se encuentra la especia: una potente droga que se necesita para realizar vuelos espaciales. Las escenas en interiores se filmaron en los Estudios Churubusco.

2. Licencia para matar (John Glenn, 1989)

007: Spectre (2015) no fue la primera entrega de James Bond que contó con locaciones de la Ciudad de México. Licencia para matar —la última en la que apareció Timothy Dalton en el papel protagónico— filmó varias de sus escenas más representativas en espacios como el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, el Casino Español, la Biblioteca del Banco de México y el tan conocido Edificio de Correos.

3. El vengador del futuro (Paul Verhoeven, 1990)

Una futurista historia que transcurre en 2084. Douglas Quaid (Arnold Schwarzenegger) desea ir a Marte, pero su mujer (Sharon Stone) no; por ello acude a una compañía para que implante recuerdos falsos en la mente de su esposo y éste crea que ya visitó el planeta rojo. Todo sin imaginar el daño que ese falso pasado puede causar en el presente. Nuevamente los Estudios Churubusco fueron el lugar perfecto para recrear los escenarios necesarios, además del Colegio Militar y varias estaciones del Metro.

4. Romeo + Julieta (Baz Luhrmann, 1996)

Basada en la conocida obra de William Shakespeare y protagonizada por Claire Danes y Leonardo DiCaprio. En ella aparece como hogar de los Capuleto uno de los puntos históricos más representativos y turísticos de la capital: el Castillo de Chapultepec. Además la escena en que Romeo y Julieta se encuentran por primera vez también fue filmada en sus instalaciones.

5. Hombre en llamas (Tony Scott, 2004)

El Centro Histórico, la Condesa y Reforma son algunos de los escenarios en los que Joyhn (Denzel Washington) busca desesperadamente a Lupita (Dakota Fanning) quien ha sido secuestrada a causa de una ola de violencia y raptos infantiles que azotan a la Ciudad de México.