Macario: fantasía, tradición y pobreza

Nos pasamos la vida muriéndonos de hambre.

Macario

La dupla en el guion escrito por Roberto Gavaldón y Emilio Carballido (basado en la novela del alemán Bruno Traven), la puesta en escena, el cuidado de los personajes y la fotografía de Gabriel Figueroa, hicieron de Macario (1960) un clásico del cine mexicano que representa la relación indivisible entre la vida y la muerte.

La cinta, que fue la primera mexicana en contender por el Oscar como Mejor película de habla no inglesa, se aleja de la intención de mostrar el inframundo o los muertos, sino que utiliza la folclórica fiesta del Día de Muertos para sumergirnos en temas sociales como la pobreza a partir del personaje de Macario (Ignacio López Tarso).

Macario es un título obligado respecto al tema de la relación del mexicano con la muerte, así como al hablar de cómo el cine ha personificado la muerte.

Aquí nuestro análisis:

Llega el cine de Roberto Gavaldón a San Sebastián

El Festival Internacional de Cine de San Sebastián, el certamen más importante de España y uno de los más destacados de habla hispana, presentará una retrospectiva dedicada a uno de los realizadores mexicanos más prolíficos de la cinematografía nacional: Roberto Gavaldón.

La diosa arrodillada

Gracias a la colaboración de la Filmoteca de la UNAM y la Cineteca Nacional se presentarán 20 títulos de la filmografía del cineasta ganador de la Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico en 1986.

Te puede interesar: Un recorrido por el cine de oro mexicano

El público del festival que se realizará del 20 al 28 de septiembre, podrá ver La barraca (1944), con la que Gavaldón debutó como director, aunque antes ya había participado en más de 40 producciones como asistente de dirección. La película fue restaurada por la Filmoteca con el apoyo de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC). Del acervo de la Filmoteca se exhibirá en formato digital La otra (1946) con la actuación de Dolores del Río y Días de otoño (1962) en 35mm, con la inolvidable actuación de Pina Pellicer.

La otra

Te puede interesar: Gabriel Figueroa, el expresionista del blanco y negro

La Cineteca Nacional participará con las películas: Rayando el sol (1945), La diosa arrodillada (1947), versión restaurada; En la palma de tu mano (1950), restaurada; Rosauro Castro (1950), restaurada; La noche avanza (1951), Acuérdate de vivir (1952), El rebozo de Soledad (1952), Aquí está Heraclio Bernal (1957), Macario (1959), Rosa Blanca (1961), El gallo de oro (1964), El niño y la niebla (1953), La escondida (1955) y Flor de mayo (1957).

Adicionalmente el festival incluyó en su programación las cintas Sombra verde (1954), Miércoles de ceniza (1958), Don Quijote cabalga de nuevo (1972) y La madrastra (1974), estas dos últimas coproducidas con España.