Alfred Hitchcock: las claves para entender su estilo

Analizamos el trabajo del que probablemente es el realizador más influyente de todo los tiempos. Su metodología es la base de enseñanza en materia de dirección de varias escuelas de cine, además, su filmografía abarca más de cincuenta filmes que se distribuyeron en cuatro de los periodos más importantes de la historia del cine.

Los trastornos mentales de Netflix

 Por: Leslie Valle

Las enfermedades mentales —sin importar el tipo— siempre asustan e interesan al mismo tiempo, lo cual las ha convertido en un tema que el séptimo arte no podría desaprovechar. Y Netflix, que se caracteriza por ampliar su catálogo para satisfacer los gustos de todo público, tampoco ha dejado pasar de largo esta oportunidad.

Atrapado sin salida (Miloš Forman, 1975)

La historia gira alrededor de McMurphy (Jack Nicholson), quien es enviado a un hospital psiquiátrico tras alegar que su comportamiento delictivo es causado por trastornos mentales. Más que mostrar lo que significa estar “loco”, la película retrata la lucha contra el sistema, contra la sociedad y contra sí mismo. Sin lugar a dudas una obra que sensibiliza y, sobretodo, estremece.

La isla siniestra (Martin Scorsese, 2010)

Dos policías se trasladan a un hospital psiquiátrico de máxima seguridad porque se ha escapado una peligrosa asesina. La historia es misteriosa, inquietante y desgarradora en ciertos momentos. Con una narrativa envolvente en la que Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio) nos guía entre la realidad y la fantasía para descubrir el verdadero misterio que envuelve la isla.

La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954)

B. Jefferies (James Stewart) es un fotógrafo que, debido a un accidente, tiene una pierna enyesada que le obliga a mantenerse en reposo; por ello se dedica a observar a sus vecinos por la ventana. Ese voyeurismo se convierte en obsesión y de la mano de su novia tratará de descubrir qué fue lo que realmente pasó con una mujer desaparecida, la cual sospecha fue asesinada por su marido.

La piel que habito (Pedro Almodóvar, 2011)

Una historia sobre amores y obsesiones, en la que un cirujano se enfrasca en sus experimentos para desarrollar una piel suave pero sumamente resistente que hubiera podido salvar a su esposa del incendio que, tiempo después, provocaría su muerte. Para ello someterá a Marilia, su conejillo de indias, a un kafkiano proceso del que no podrá regresar.

Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960)

La trama se desarrolla en el motel Bates cuando Marion Crane (Janet Leigh) llega a refugiarse tras haber robado dinero de la empresa en la que trabajaba. En dicho motel viven Norman (Anthony Perkins) y su madre, quienes llevan una extraña relación… Excelente montaje, diseños sonoro y fotografía excepcional, además de las actuaciones, son sólo algunos de los regalos que Hitchcock legó al mundo con una de las mejores películas de toda la historia.

 

Psicosis, la mente de Alfred

“Mi afición es disecar cosas. Ya sabe, la taxidermia.”

Norman Bates

Psicosis es quizá la obra más conocida de uno de los mejores realizadores en la historia del cine, quien tuvo su primer acercamiento formal al séptimo arte realizando los rótulos de las películas mudas. Innovador no sólo en la técnica sino en la narrativa, Hitchcock  se posicionó como el pionero del  suspense y thriller psicológico. A su popularidad también se sumaron sus famosos, y en muchas ocasiones cómicos cameos; además, el programa Alfred Hitchcock presenta (el cual generó en mí una gran pasión por el cine) se convirtió en todo un ícono de la pantalla.

El cineasta nacido en Londres marcó una gran diferencia en su forma de indagar en la psique del espectador y construir ambientes tanto de tensión como ansiedad. Se caracterizó por catalizar las reacciones con una anticipación al peligro como instinto humano, además de involucrar a la audiencia con planos subjetivos, rompiendo la barrera espacial. Hitchcock alerta pero engancha con un morbo seductor.

El guión de Psicosis es una adaptación de Joseph Stefano de la novela homónima escrita por Robert Bloch. Juega con la “inocencia” de una  hermosa mujer, y crea todo un proceso que aparentemente se desarrolla como una trama policiaca. Un desliz es lo que lleva a la protagonista a un recóndito lugar en donde su menor preocupación deberá ser el dinero que de manera impulsiva robó.

Te puede interesar: La gran exposición sobre Hitchcock ahora en México

La culpa de una mujer intachable, su desesperada situación económica y amorosa,  la búsqueda de la redención y el castigo a cargo de un ángel de la muerte, son la base de uno de los McGuffins más elegantes en la historia del cine.

La justicia en las manos de un verdugo como Norman Bates (Anthony Perkins) virtuoso actor cuya actuación le valió el respeto y la memoria, pero no por eso la nominación al Óscar. La tensa banda sonora a cargo de Bernard Hermann, titulada El asesino; asociada y etiquetada desde entonces con el peligro, la muerte, el terror; como miles de tendones contraídos al son de los chirridos de los violines que se sienten en el cuello, en las palmas de las manos, como una puñalada directo en el estómago, para terminar con un grito atrapado, unísono.

Te puede interesar: Alfred Hitchcock: las claves para entender su estilo

Desde el título, Psicosis es toda una atmósfera de intriga. La casa al fondo del plano, el escape, un motel solitario, una mujer angustiada y un hombre con un aire demente: elementos necesarios para un suspenso exitoso. Los etéreos giros de tuerca llevan a la cima y nos ubica en una de las escenas más emblemáticas del mundo del cine.

Los planos cerrados calcando la expresión de Marion Crane (Janet Leight), el detalle a sus manos y a su ojo en la escena del asesinato, están montados con maestría para dejar la mayoría a la imaginación del espectador.

5

Hitchcock como buen cineasta; virtuoso voyeur y exhibicionista, no dejó de plasmar en su obra aquel que mira y aquel que exhibe, de manera consciente o inconsciente, el complejo de Edipo no resuelto, la obsesión y el amor de un hijo hacia su madre que detona en esquizofrenia, en psicosis, en obsesión.

Las figuras psicoanalíticas se presentan de carácter real y ficticio llevando a los personajes al borde de su condición humana, a un punto de quiebre, al abismo, ahí en donde la mente no entiende ni da razón, en donde el sentido común, la conducta y el superyó se transforman en formas superfluas en la configuración de los personajes.

Fan Valdés

Pedagoga de formación pero cineasta por convicción, artista plástica en el tiempo libre.