Nydia Lilian: fotografía y ciencia ficción

El blanco y negro como una realidad alternativa. No sólo es como Nydia Lilian concibe a las posibilidades de la escala de grises, sino lo que nos ofrece en cada una de sus fotografías.

Ella conjunta las dos expresiones artísticas con las que se ha identificado y familiarizado desde pequeña: el diseño y la fotografía. Su mirada se caracteriza por una pureza y una sensibilidad ante la naturaleza y sus detalles; sus manos por una inquietud que le permite moldear esos paisajes en lugares distinguidos por una gran carga dramática. Explota el paisaje para crear emociones, aquellas que las simples postales no logran despertar, mostrando en cada imagen partes de un mundo distópico, e incluso apocalíptico.

Sus fotografías dialogan con las mejores obras de ciencia ficción que el cine nos ha heredado.  Un ejemplo es su serie After-Life 2015, en la que presenta a la tierra en un momento de reinicio geológico, posterior a la etapa presente: el antropoceno. A partir de fotografías de paisajes de Islandia, posteriormente intervenidas, Nydia nos presenta un territorio emancipado del signo de lo humano.

Es justamente este trabajo el que Nydia considera uno de sus mayores retos. “La serie After-Life 2015 la estuve editando y seleccionando por casi 2 años.  Fue un poco difícil elegir entre tantas fotografías que me gustaban. Regularmente estoy haciendo experimentos abstractos visuales en mi estudio y a veces simplemente lo veo como meramente estético, pero otra veces conectan con algo más profundo”, comparte la fotógrafa de Monterrey en entrevista con Zoom F7.

Te puede interesar: Una mirada a las cinefotógrafas mexicanas 

Sus fotógrafos favoritos son sin duda también sus influencias. Los personajes en la fotografía de Hiroshi Sugimoto,  japonés radicado en Nueva York, podrían ser los habitantes de los escenarios de que Nydia ha creado. Seres con una particularidad enigmática en paisajes abrumadores de otro tiempo, pasado o futuro.

Entre sus figuras predilectas también se encuentra Manray, Flor Garduño y Graciela Iturbide. Actualmente los trabajos de Reuben Wu, Cody Cobb y Øystein Sture Aspelund entran en sus favoritos. Ella ve a la fotografía como medio de escape de la vida cotidiana, haciendo que el espectador se adentre en paisajes futuristas; universos envolventes e intangibles a la vez.

“Al final es jugar con la luz y la forma.

Actualmente no me limito a usar solamente fotografía como medio creativo y estoy explorando con pintura. También intervengo fotografías impresas, o a veces todo junto”

Nydia, quien radica en Monterrey, también habla de sus inquietudes respecto a la fotografía mexicana, entre las que destaca la importancia del acceso a las tendencias visuales o conceptuales, a la vez que existe una falta de visión en la difusión de la fotografía:

“He notado que actualmente hay muchos eventos o proyectos dedicados a la fotografía en México, creo hay mucho talento en todos los medios visuales, pero veo que se realizan en espacios cerrados.

El mayor reto es salirnos de las redes sociales, de los museos y galerías, y llevarlo a espacios públicos. Crear eventos o instalaciones con una producción ambiciosa de primer nivel, donde todos lo puedan apreciar”

Para conocer más del trabajo de Nydia síguela en su Instagram.

 

Leticia Arredondo

Cofundadora y editora de ZOOM F7. Escribo sobre cine y fotografía.

Fotógrafo de la semana | Manuel Cerón

 

Él es un perspicaz de las aceras. Su cuenta de Instagram es un periplo a los rincones de una ciudad que se alimenta y se configura gracias al frenesí de un beso, a la serenidad de una mirada y a la fortuna de un encuentro.

 

Manuel Cerón es fotógrafo desde hace más de 20 años, colaborador y editor gráfico para varias publicaciones de México, España, Inglaterra Estados Unidos.

El resultado de cada uno de sus disparos con la cámara enuncia a una ciudad que tiene vida más allá del caos. Manuel, quien es adicto al contraste, al blanco y negro, a la música, al cine y a la cultura pop, nos cuenta más sobre su experiencia:

¿Cuál fotografía o serie han sido para ti el mayor reto?

He tenido varios enfrentamientos con fotografías difíciles. Todas muy disímiles entre sí y en situaciones en las que todo estaba perfecto hasta que se torna terrible. En una de ellas estuve esperando al Papa y su paso con el Papamovil por seis horas trepado de un poste. Estuve practicando todo tantas veces (fueron muchas horas) que tenía memorizado cada paso; justo en el momento qué pasó frente a mí la cámara se trabó. Disparé a vez (fuera de foco), la cámara dejó de reaccionar y apenas pude alcanzar un tiro más, quedó perfecta. En alguna ocasión caí de una tiroleza sobre el follaje de unos árboles, me fracturé las costillas el primer día de una asignación de tres semanas. Una mañana de miércoles al caminar del paradero del Metrobús Tacubaya a la base de los camiones, común en mi vida godín, casi fui golpeado por los vendedores, estaba rodeado por unas ocho señoras y toda su familia detrás, unas 20 personas al menos,  no tuve otra ocurrencia más que empezar a llorar para hacer sentir compasión y me dejaran ir, era mi única oportunidad de salir con cámara y cara; si no me ganaba un Pulitzer, al menos un Oscar.

Ahora bien, el reto en términos de la búsqueda de una imagen como desarrollo de un concepto, es diferente. Mi mayor preocupación y reto, siempre, es la luz. Para mí lo es todo. Más allá del conocimiento técnico y el control de flashes (de ser requeridos) creo que en la luz radica la vida y pulso de una foto.

Para mí no hay buenas o malas fotos, sino aquellas con o sin vida.

¿Quiénes son tus fotógrafas y fotógrafos favoritos?

Admiro el trabajo de los fotógrafos de la Segunda Guerra Mundial, el cine noir, en general el concepto y desarrollo de la escuela alemana, a los fotógrafos de músicos de jazz de los 40 – 50. Me gusta mucho el trabajo de la Agencia VII. Soy un atascado en la búsqueda de imágenes, últimamente sigo mucho el trabajo de Merel Schoneveld y Ernst P. Sanz. Tengo la fortuna de conocer a muchos fotógrafos, varios de ellos, amigos: Rodrigo Cruz, Giulia Iacolutti, Annick Donckers.  

¿Qué posibilidades creativas y personales te ha dado la fotografía?

Creo que una vez que tienes una cámara en las manos, las posibilidades creativas y personales son lo mismo. Así me gusta verlo y creo que es notoria la imagen que surge de ello. La foto sencillamente me permite sobrevivir en mi día a día, todo mi Instagram es prueba de ello, es una necesidad. Gracias a la foto he conocido a personas y personalidades, verme parado en lugares que nunca imaginé, vivir, pagar una renta.

Ya no pienso en otra cosa, veo las cosas en blanco y negro. La foto me hace ser feliz. La luz tiene sus consecuencias.

¿Cuáles consideras que son actualmente los retos y posibilidades de la fotografía mexicana?

Creo que la foto pasa por uno de los mejores momentos, ahora bien, la producción es basta y eso trae consigo que la “paja” sea abundante. Ya sea por un teléfono o por una cámara de gran formato, de cine o cualquier medio de registro.

 

El reto sigue y seguirá siendo el mismo: tener algo que decir.

Quizá uno esté equivocado, pero está en el hacer-crear la evolución de la imagen en sí. La fotografía mexicana ahora tiene mucho que decir, y creo que apenas se confía en su propia producción.

Leticia Arredondo

Cofundadora y editora de ZOOM F7. Escribo sobre cine y fotografía.

 

Fotógrafo de la semana | Balam-ha’ Carrillo

El verano en Suecia, las avenidas de Perú, las comunidades de Chiapas y el metro de la Ciudad de México son algunos de los escenarios en los que el fotógrafo mexicano Balam-ha’ Carrillo ha fusionado sus inquietudes visuales con sus claroscuros personales. Alejado de la premisa de la objetividad fotográfica, Balam-ha’ externa la aflicción, la alegría y aquellos sentimientos que han determinado su andar por las calles.

Es egresado de la Escuela Activa de Fotografía y ha realizado proyectos documentales para diversas organizaciones no gubernamentales internacionales, también ha participado en exposiciones de fotografía colectivas en Roma, Berlín y México. Es integrante del colectivo La estrit. Aquí la platica que tuvimos con él: 

Continúa leyendo Fotógrafo de la semana | Balam-ha’ Carrillo

Dejar el ring, pero no la máscara

Al pisar debajo del cuadrilátero, las entrañas de Amor Infernal le han exigido más valentía que al momento de defenderse de una llave al centro del ring. Ha tenido que alejarse de tal escenario para recibir a la hija cuya existencia ha transformado su vida, empezando por su cuerpo de 16 años.

En el reposo de su embarazo su sangre hervía por volver al sitio donde disfruta los momentos en los que su cuerpo se suspende en el aire y aquellos en los que se desploma; cuando el ring se manifiesta y su estridencia se fusiona con la algarabía del público.

“La lucha para contener el deseo de regresar al ring ha sido tal vez la más difícil de vivir en su camino para convertirse en una luchadora profesional, sólo comparable con el machismo y la misoginia que enfrentaba arriba y abajo del ring”. Emilio Torres, autor de la serie fotográfica Amor infernal.

Pero hay otro paraje por descubrir: la maternidad. Justo ahí, en esa nueva posibilidad de introspección, está la fotografía del mexicano Emilio, la cual ilumina ese espacio recóndito y nos permite habitarlo.

Al revelar la sensibilidad de una profesional de la lucha libre fuera del ring, el trabajo de Emilio manifiesta la premisa de que la fotografía interroga a la percepción en su totalidad, en la medida en que ésta se halla arraigada en el tiempo y el espacio; cada imagen nos convoca a  explorar más allá del significado estable de la lucha libre.

“Al usar la máscara pienso que podemos sacar a flote nuestro verdadero yo, ya que nos damos esa libertad al cubrir el rostro de no ser juzgados o señalados. Y podemos ser protagonistas de nuestras propias fantasías” Emilio Torres.

No es la primera vez que el fotógrafo veracruzano se acerca a la lucha libre con una mirada inquisitiva que nos permite llegar a un panorama intimista. En su serie A ras de lona muestra los espacios solitarios que los personajes eligen para colocarse la careta; los sitios donde se realiza el ritual de la transformación antes de subir al lugar donde se permiten ser.

“He llevado más de tres años siguiendo la vida de los luchadores del Puerto, he conocido bastantes historias de ellas y ellos, y lo que me llevó a Amor Infernal fue su temprana edad para ser madre y todos los sucesos que intervinieron en su periodo de embarazo, en el que tuvo que dejar la secundaria, ya que la institución educativa no le permitió seguir estudiando”

Después de un año, Amor infernal ha regresado al ring. Ahora con un nuevo un lazo fraternal e inocente que la dota de energía. Nunca dejó la máscara. El aire de libertad que ésta le da es incomparable.

Leticia Arredondo

Cofundadora y editora de ZOOM F7. Escribo sobre cine y fotografía.

 

Reggaetón, danzón o hip hop, así se vive el baile en la Ciudad de México

En la Ciudad de México los espacios de baile son esos lugares donde la intransigencia se desprende empezando por los pies. El baile es una manifestación para diluir conjeturas. La angustia se vuelve imperceptible. Ya sea al aire libre o dentro de un salón. Llámese reggaetón, danzón, tango o hip hop. Así lo muestran las fotografías de Sandra Hordoñez, quien afirma que el baile es una comunidad que se enriquece y se preocupa por el otro.

Antes de dedicarse a la fotografía Sandra fue bailarina de danza contemporánea.  “Siempre tuve la expectativa de que, cuando me retirara de los escenarios, mi deseo era ser fotógrafa de danza”. La oportunidad para cumplir esta meta la encontró en la invitación de Haydé Lachino, investigadora, productora, gestora y crítica de danza, para formar parte de la Revista Interdanza. Entonces se adentró al baile de la gente común y corriente, del pueblo, de la banda, como ella misma lo expresa.

Así es como ha logrado moverse en escenarios variopintos; a dar un paso en un ambiente de mañana, con la tranquilidad y cadencia que distingue a una persona de la tercera edad que baila danzón, y también en aquel donde la vorágine y la necesidad de experimentación se desprende de los cuerpos más jóvenes. Todo para finalmente plasmarse en una serie de pasos que son la fachada de algo más, ya que todo movimiento artístico-cultural sobrelleva un peso político-social.

Un ejemplo que Sandra comparte es el del tango: “al final es un baile que también nació en las calles, en este caso en las calles de Río de La Plata ‘El Arrabal’ y ‘La Milonga’ oriunda de Brazil. Nació en los barrios bajos y con el tiempo se ha ido transformando, restaurando hasta llegar a lo que es hoy: un baile muy respetado y de ‘clase’, por así decirlo; no sin antes haber pasado por el señalamiento político y social. Así van naciendo nuevas corrientes, sub culturas, que demandan otro tipo de expresiones.”

Te puede interesar: Centro de la Imagen, el lugar para los amantes de la fotografía

Sandra ha logrado librar la aversión que puede despertarse en los sujetos ante la presencia de la cámara. Y aunque al principio se tenga la impresión que un gran acercamiento no es algo factible, ella recomienda nunca aceptar un primer no como respuesta.

“Es necesario explicar de qué va tu proyecto, y siempre,  tratar en la medida de lo posible, preguntar y pedir permiso antes de tomar una foto. Habrá veces que no sea indispensable, esto sólo estando en el lugar lo podrás valorar. Pero de primera instancia no puedes llegar con la espada desenvainada, en este caso con la cámara, que es un artefacto muy invasivo y puede ser hasta agresivo para algunas personas. Claro que cuando se trata de denunciar o de hacer foto-periodismo se trabaja bajo otros parámetros. Aquí estamos hablando de hacer documental.”

Desde los sitios más conocidos como El Salón Los Ángeles y la Plaza de la Ciudadela, Sandra también se ha expuesto al aire que sólo la calle da.

“Justamente cuando conoces a las personas que interactúan con estas diversas formas de expresión, los prejuicios van disolviéndose. El reggaetón también lo bailan en lugares “fresas” o convencionales, lo bailan jóvenes y no tan jóvenes que pertenecen a distintas clases sociales. Hay algo que me llamó mucho la atención y que es que, cuando ves a una chica bailar reggaetón, más allá de denigrarse, se empodera y  lo disfruta quitándose todos estos prejuicios que muchos y muchas tenemos cuando no conocemos algo. Mis sentimientos y emociones, de alguna manera, sí se han ido transformando y enriquecido ante este tipo de experiencias.”

Ve aquí la fotogalería completa 👇

Leticia Arredondo

Cofundadora y editora de ZOOM F7. Escribo sobre cine y fotografía.

Centro de la Imagen, el lugar para los amantes de la fotografía

Por: Leslie Valle

Quienes se dedican a la fotografía no sólo viven para buscar el spot perfecto o para capturar el momento preciso; también toman tiempo de descanso, relajación y sobre todo de inspiración y formación. Y entre los lugares ideales en la Ciudad de México para dichas actividades, tenemos al Centro de la Imagen, ubicado en la Plaza de la Ciudadela.

Este recinto fue creado en 1994 por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, ahora Secretaria de Cultura. Y no sólo reúne el trabajo de gran cantidad de fotógrafos de todas partes del mundo, sino cuenta con una extensa oferta cultural y artística, así como con una biblioteca que es de las pocas en el país en albergar información especializada sobre fotografía. Entre sus opciones también se encuentran diversos programas editoriales, educativos, investigativos y museológicos.

Sin duda es un espacio completo de consulta, exhibición y formación que todo el año cuenta con exposiciones, presentaciones de libros, seminarios, talleres, charlas, ¡en fin! Un cúmulo de actividades tanto para los profesionales de la lente, como para el público en general.

A continuación te compartimos las actividades gratuitas que podrás disfrutar durante agosto y septiembre.

Africamericanos: encuentro de afrovisiones en América Latina

Te puede interesar: La fotografía surrealista de Chang Chao-Tang

Será la exposición más extensa que presentará este año el Centro de la Imagen. El objetivo es dimensionar a los pueblos de origen africano en América Latina y mostrar cómo su pulsión atraviesa el continente de norte a sur. Además de la recopilación visual, se programarán entrevistas y presentaciones con ponentes de distintas latitudes del país y del continente. Por parte de México se contará con la participación de Hugo Arellanes, Koral Carballo, Maya Goded, Mara Sánchez Renero y Yael Martínez.

Te espera del 17 de agosto al 4 de noviembre.

Presentación de Luna córnea 36

Para celebrar la entrega número 36 y con ello 25 años de existencia, la publicación está dedicada al fotógrafo poblano Marco Antonio Cruz, quien desde hace 40 años ha dedicado su vida a documentar los acontecimientos que han marcado al país, tales como el terremoto del 19 de septiembre de 1985, las marchas zapatistas, el fraude electoral de Carlos Salinas de Gortari y la búsqueda de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero; entre muchos otros.

La presentacion se realizara el 30 de agosto a las 19 horas con la presencia de José Woldenberg, académico y analista político, Rodrigo Moya, fotógrafo, Fabrizio León, fotógrafo y director de La Jornada Maya y Marco Antonio Cruz.

Te puede interesar: El Foto Museo Cuatro Caminos, un espacio para multiples experiencias 

Archivos secretos: charla con Mónica Mayer

Archivos secretos funge como un espacio de diálogo entre creadores, estudiantes del Seminario de Producción Fotográfica del Centro de la Imagen y público en general, con el objetivo de abordar en grupo las implicaciones de la creación artística.

 

En esta ocasión Mónica Mayer, reconocida a nivel internacional como precursora del arte feminista y pionera del performance y de la gráfica digital en México, compartirá algunos de sus últimos proyectos. El evento se tendrá lugar el 5 de septiembre.

 

Así se vive en mi colonia | La Perla, Nezahualcóyotl

Fotografías: Amairani Vergés Piña (@amairaniverges) 

La religión, las ferias, los espacios inhóspitos y la inseguridad son parte del día a día de los habitantes de La Perla, una colonia del Municipio de Nezahualcóyotl en el Estado de México. Ahí nació Amairani Vergés Piña, autora de las fotografías y amante de la fotografía análoga. Ella ha sido testigo de la transformación del lugar, como la desaparición de la pandilla grafitera CCS  (cacos 13) y el Salón Cuauhtémoc, de gran fama por sus bailes de salón. Aun con lo desolador que podría definirse este lugar, los habitantes siguen dándole vida a La Perla.

Presencias que cimbran territorios | Sonia Madrigal