“El respeto por una directora es menor que por un director”: Claire Denis

‘Horizontes’, la sección del Festival Internacional de Cine de Venecia dedicado a las propuestas más vanguardistas, estuvo presidida por la cineasta francesa Claire Denis. En este marco, la directora tocó el tema de las mujeres en la dirección cinematográfica de manera muy frontal.

Dijo no considerarse una pionera, y que no había muchas mujeres dirigiendo cuando ella comenzó; sabía que no habría mucho apoyo, pero consideró que desde el movimiento #MeToo se ha tenido más presente la participación de las mujeres y su presencia en festivales. La directora de White material (2010) aclaró que no es que antes fuera difícil dirigir y ahora ya no, sino que “dirigir una película siempre ha sido complicado para hombres y para mujeres, pero es aún más difícil para las mujeres”.

También se le preguntó a la realizadora un consejo para quienes buscan embarcarse en una carrera similar a la suya. Claire Denis contestó: “Ser terco, eso es lo único que sé. Cuando dices ‘embarcar’, veo a alguien subirse a un barco, cruzar los océanos, y eso es lo que necesitas en tu corazón. Debes estar seguro de que es realmente lo que quieres para poder sobrevivir a muchas cosas, la primera de ellas, el miedo”. Especialmente el miedo a que no te respeten, porque, puntualizó, “el respeto por una directora es menor que por un director. Quizá la diferencia no sea grande, pero existe”.

La cineasta también compartió un poco sobre su experiencia como asistente de Wim Wenders. “Me interesó mucho su confianza y su creencia de que el cine es algo que se tiene que buscar.” Esto lo relacionó con una experiencia recién vivida en el festival. “Ayer, vi una película en la competencia dirigida por una joven mujer (se trata de la directora noruega Mona Fastvold) y pude ver que ella temblaba antes de comenzar la proyección. Hay algo de gloria en venir a un festival. Pero esa gloria está construida sobre un millón de dudas, miedo y fragilidad”.

“Dolor y alegría” así describió Claire Denis la inspiración, ya que la considera “fugitiva” por no venir a ella simplemente con una orden. También compartió un poco sobre sus métodos de dirección en su última película, High life, protagonizada por Robert Pattinson. Para ella, hacer cine está lleno de sensaciones, es por ello que no se queda sentada junto al monitor, apartada de todos; se acerca a sus colaboradores, le toca el hombro al director de fotografía, toca los props y también a los actores y actrices. Como no habían trabajado juntos, Claire y Robert eran algo se trataban con timidez en el set, pero ella encaró la situación: “Robert, no te ofendas, pero cuando dirijo, tengo que tocarte, y tal vez te toque a ti también. No puedo evitarlo, es necesario para mí”. Sorprendido, el actor le contestó “¿tocar?”, pero después comprendió a lo que se refería. Quizá se deba a este método de trabajo que High life no se olvida de la corporalidad a pesar de tratarse de una tripulación en medio de la nada encerrados en su nave espacial.

Fuente: Variety

Festivales de cine a los que debes seguirle la pista

Por: Rafael Ramírez III

La 89ª Entrega de los Premios Óscar, más allá de su imperdonable e indigno error al cierre del evento, dejó insatisfechos a un gran número de cinéfilos, cineastas y aficionados. Cabe mencionar que estos premios representan menos del 10% de lo que abarca la cinematografía internacional y no sólo se nominan y premian a pocas películas norteamericanas (que casi siempre resultan ser las más sobrevaloradas, cuyas producciones son excesivamente costosas), sino que se ignora a una cantidad enorme de filmes de diversas nacionalidades, géneros y estilos.

En ese tenor es importante recordar y recalcar la enorme gama de festivales que se llevan a cabo alrededor del mundo y que nos ofrecen la posibilidad de conocer lo nuevo y más variado del séptimo arte. A continuación la primera parte de la lista de festivales de cine a los que debes seguirle la pista.

Festival Internacional de Cine de Berlín

Junto con el Festival de Venecia, es uno de los más creíbles y confiables actualmente, sin el envicio y la chocante reciente popularidad de Cannes, el Festival de Berlín es siempre un referente justo, imparcial y novedoso de lo nuevo del cine internacionalmente.

Un certamen que no discrimina pretenciosamente estilos cinematográficos ni nacionalidades, donde lo mismo ha ganado Magnolia (P. T. Anderson, 2000) que Alphaville (J. L. Godard, 1965) la estatuilla mayor, el Oso de Oro. En 2002 se entregó este premio a la película animada El Viaje de Chihiro (H. Miyazaki) y recientemente, en 2009, el mismo premio cayó en manos de una mujer latinoamericana: Claudia Llosa por su película La Teta Asustada.

Mientras en 2012 en varios festivales se premiaba y sobrevaloraba a la tradicional y nada sobresaliente Amour (M. Haneke), Berlín premió a Cesar Debe Morir (P. Taviani y V. Taviani) un documental-obra teatral que relata cómo un grupo de presos en Italia montan y ejecutan una obra de Shakespeare. La película alterna el proceso de realización de esta obra con escenas actuadas por los reos.

Por cierto, México jamás se ha alzado con el premio mayor de este Festival.

Festival Internacional de Cine de Venecia

Otro festival de conocido prestigio y respetada confiabilidad, con el adicional de tener la ventaja de entregar el máximo galardón a películas no muy convencionales. En 2014 premió con El León de Oro a Roy Andersson, posiblemente el director sueco más original y creativo de la actualidad, por Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia, la tercera parte de una trilogía conformada también por Canciones del Segundo Piso (2000) y Du Levande (2007), películas de un único humor negro, que tratan cuestionamientos existenciales y plasman una sátira nunca antes hecha en cine de la vida del hombre moderno.

Amat Escalante

Venecia es un festival que rescata a directores muchas veces olvidados o infravalorados, como el caso del filipino Lav Diaz, quien recientemente fue premiado por La mujer que se fue  (2016), una película de casi cuatro horas en la cual Diaz deposita todo lo que ha caracterizado a su cine.

En 2016 el mexicano Amat Escalante presentó en Venecia su película La Región Salvaje, con la que obtuvo el premio a Mejor Director.

Festival de Cannes

Para muchos: el festival más importante del mundo. Lamentablemente sus virtudes se han convertido en sus mayores desventajas, su reciente popularidad lo ha convertido en un símil de los premios Oscar: se concentra demasiada atención en su alfombra roja y se discute más sobre la imagen y el vestuario de los actores que la presiden, que sobre la premiación y las películas que compiten. Cada año es más concurrente ver a actores de Hollywood pasearse por el festival, aun cuando muchas de sus películas son realmente prescindibles y pasan sin pena ni gloria por la premiación

Sin embargo, no se puede discutir que durante años ha sido el certamen de mayor relevancia a nivel internacional. Gran cantidad de directores ve en La Palma de Oro el mayor premio a ser alcanzado, a lo que más puede aspirar un cineasta.

Rosselinni, Orson Welles, Federico Fellini, Luis Buñuel, Jacques Demy, Michelangelo Antonioni, Akira Kurosawa, Wim Wenders, David Lynch y Abbas Kiarostami han sido algunos de los Maestros del cine que han Ganado la Palma de Oro.

Emilio Fernández, Alejandro González Iñarritu, Carlos Reygadas y Amat Escalante son algunos mexicanos que también se han visto beneficiados en el Festival de Cannes, la mayoría de ellos con el premio a Mejor Director.

Festival Internacional de Cine de San Sebastián

A diferencia del Festival de Berlín, en donde se premia a grandes directores que antes habían pasado desapercibidos, en San Sebastián se ha reconocido por primera vez a directores que con el tiempo suelen pasar a la historia, tal es el caso de Roman Polanski, de quien fuera este su primer festival. Casos parecidos son los de Francis Ford Coppola o Pedro Almodóvar.

En 2007 San Sebastián estrenó un nuevo modelo de curaduría en el que podría converger el cine independiente con el cine latinoamericano y el cine norteamericano. Oto dato que cabe mencionar es que en el 2000 el mexicano Arturo Ripstein se alzó con La Concha de Oro por su película La perdición de los hombres. Se realizará del 22 al 30 de septiembre.

Festival de Moscú

The Singing Shoes (Radoslav Spassov, 2016) galardonada con el Premio especial del Jurado.

El premio más importante es la Estatua de San Jorge, entregada a la mejor película. Es el segundo festival más antiguo del mundo y posiblemente uno de los que premia a las películas más arriesgadas. Aquellas que difícilmente son conocidas o reconocidas en otros festivales, logran una oportunidad en Moscú. Basta aventurarse a buscar algunas de las ganadoras para constatarlo. Se realizará del 22 al 19 de junio.

Festival de Sundance

Considerado como el festival de cine independiente más importante de Norteamérica, el Festival de Sundance se realiza en el Park City, Utah. Se llevó a cabo en enero del 2017 y los ganadores fueron: Gran Premio del Jurado: I Don’t Feel at Home in This World Anymore (Macon Blair), Premio a la Mejor dirección: Eliza Hittman por Beach Rats. 

Beach Rats (Eliza Hittman), ganadora del Gran Premio del Jurado.

Para muchos: el festival “hipster” por excelencia que integra diversas películas norteamericanas independientes que se pueden fácilmente catalogar como “cine comercial”. Algunos buenos ejemplos son: The Blair Witch Project, The Virgin Suicides, American Psycho, Donnie Darko, Memento y Little Miss Sunshine.