Adrenalina, amor y comedia en el cine de fin de semana

Por: Guadalupe Arredondo

Para este fin de semana te cuento los detalles de diversos estrenos. No olvides contarme cuál te animaste a ver:

En Baby drive el director Edgar Wright nos sorprende con un gran elenco: Baby es protagonizado por Ansel Elgort a quien recordaremos por sus actuaciones en Bajo la misma estrella, Carrie y Divergente, por mencionar algunas. También nos encontraremos a Lily james, quien tuvo participación en La cenicienta, y no podía faltar una mexicana en este cast, Eiza González. Eso no es todo lo que nos trae Wright, también podemos hablar del exceente soundtrack, y no podíamos esperar menos de este cineasta, quien siempre acierta en el uso de canciones en su narrativa (el ejemplo más claro es la escena del bar en El desespertar de los muertos).

Pero hablemos un poco de la película, Baby es un joven muy talentos, y entre esos talentos se encuentra ser un conductor especializado en fugas. La historia comienza a tornarse muy interesante en el momento que conoce a la chica de sus sueños y debe de abandonar esta vida criminal, ¿creen que logre hacerlo?

Para este verano no podía faltar una historia de amor, Bang Gang  una historia de amor moderna (tuvo su premier el Film Festival Riviera Maya). Es ideal ya que es una trama basada en hechos reales.  Eva Husson dirige esta película en donde refleja la falta de rumbo de muchos adolescentes. Bang gang es el famoso juego de “la botella”, pero este tiene algo diferente al que conocemos,  ya que los participantes deben de drogarse, tener sexo entre ellos, entre otras cosas “alocadas” como Husson las llama. Alex, quien inicia este juego lo hace tan solo para llamar la atención de Georgette, de quien se enamora. Un dato curioso es que fue rodada en tan solo ocho semanas en diversos lugares de Europa.  Críticos afirman que es una realidad en la cual viven los Millennials.

Y  por último te cuento de la comedia mexicana Hazlo como hombre, (cuyo nombre original es Amigo gay), dirigida por Nicolás López, quien también dirigió Sin filtro, película que tuvo bastante éxito en Chile. En esta ocasión busca crear conciencia sobre la discriminación hacia la homosexualidad. Nos presenta un elenco extenso, considerado “bueno”, pero con interpretaciones que dejan mucho que desear; como el personaje que encarna Aislin Derbez, el cual ha sido considerado como lamentable, o como el de Mauricio Ochmann, a quien vimos en la famosa serie El señor de los cielos; esta vez protagoniza a Raúl, “el macho alfa”.

La trama muestra la vida de tres amigos, quienes se conocen desde la infancia, pero su vida comienza a cambiar cuando uno de ellos les confiesa su verdadera orientación sexual. La pregunta es ¿será aceptado por sus amigos? Varias plumas nos dicen que el tono y la conducción son desfavorables y se desvían de la misión central.

El Conjuro 2: El caso Enfield

El Conjuro 2, secuela de la primera entrega del 2013, se centra en otro relato verídico del expediente Warren, el cual describe un caso poltergeist que sufre una familia londinense del distrito de Enfield en la década de los setenta.

Peggy Hodgson (Frances O’Connor) es una madre soltera que vive tranquilamente con sus cuatro hijos hasta que Janet (Madison Wolfe) la segunda más grande, experimenta una infestación espiritual. El director australiano de origen malayo muestra cómo los demonólogos se enteran del caso por medio de la Iglesia Católica y acuden en ayuda de la familia.

Ed (Patrick Wilson) y Loraine Warren (Vera Farmiga) ofrecen actuaciones no muy diferentes a El conjuro, no obstante se profundiza más la en relación de ambos, descubriendo nuevos elementos. Farmiga y la pequeña Madison destacan con papeles bastante más sólidos que ayudan a dramatizar e involucrar al resto de los personajes.

Visualmente se nota un gran dominio técnico de la utilización de la luz con respecto a la circunstancias, haciendo de las imágenes terror genuino y clásico al más puro estilo. Resalta cómo la trama se impone sobre los efectos y evita que la cinta caiga en la fórmula de la basura fantasmagórica que hemos visto repetida hasta el cansancio.

Ya desde hace un tiempo Wan había pasado de las franquicias low cost, que significaron su éxito, a una consecución en taquilla y fama; una nueva franquicia terrorífica high budget de Dead Silence (2007) se siente posible.

Lo Bueno

Wan muestra su experiencia en el género con el control del ritmo, en una historia que por lo general esquiva lo predecible. Utiliza un relato diferente de principio a fin, con relación a su predecesora. Además, los tintes romanticistas ayudan a dar un rumbo más sutil que acompañan el retro terror del filme, y armoniza mejor con una atmósfera de la década funk.

El Amityville británico dispone de dilemas más particulares en los personajes y con una subtrama variante, que aunque exagera, es efectiva para el desarrollo de la cinta, haciéndola más entretenida. Esto convierte a la película en un deber de todos los fans del terror.

el-conjuro-2

El Conjuro 2 reafirma y quizá comienza a fortalecer la fórmula del poseído. Su estructura narrativa sabe resolver en buena medida la mayoría de los obstáculos sin caer en mundanidades o en el tedio. Mantiene a la audiencia alerta y parece no haber perdido la pericia de manejar sus propios entornos.

Lo Malo

Los desenlaces de Wan son todavía demasiado sencillos para los tremendos poderes del Chamuco, lo cual antoja por lo menos más imaginación en la elaboración de sus resoluciones. Aunque las actuaciones son de calidad, por momentos se desearía que los actores hicieran algo más que sólo gritar.

A diferencia de su precuela, esta vez hallamos más altibajos. El también director de Saw (2004) abusa de los planos secuencia y hace que las apariciones terroríficas se sientan forzadas.  Aunque es de los pocos directores que en su mayoría utiliza apropiadamente los viejos recursos del terror (screamers), esta vez aturde por momentos a la audiencia con el sonido, y en otras incluso raya en lo cómico.

iquality

Quizá se continúa sin satisfacer completamente, ya que la intención de un enfrentamiento decisivo con el mal, y la ausencia de una unión perfecta entre la narrativa, los efectos y los recursos cinematográficos, dejan a la cinta con la frase de “menos es más”.

La película muestra cierto avance y en otros tantos momentos, retrocesos. Y aunque es cierto que el drama tradicional del productor de Anabelle (2014) tampoco es para esperar o aplaudir demasiado, la expectativa era que superará lo que ya había ofrecido antes. Uno desearía que Wan armonizara mejor su dominio del ritmo con el resto de los aspectos, que son igual de importantes.

Aun después de los todos ruidos, chillidos y soluciones efectistas, El Conjuro 2 es el ejemplo de que con tiempo e inversión todavía se pueden lograr secuelas decentes, sin chorros de sangre de un terror más típico, habitual, y en un género que es tan difícil de innovar, más por su encasillamiento en un sistema.

Luis Zenil Castro 

Productor audiovisual y dibujante.

Kung Fu panda 3, el maestro del Chi

“¿Quién soy?” así se resume la premisa de la tercera entrega del panda más ambivalente que nos han dado las películas de animación. La trilogía ha estado permeada por la búsqueda de respuestas a diversas preguntas. La franquicia funciona porque la audiencia encuentra la identificación en la historia, ¿quién no se ha cuestionado? “¿A dónde voy?” (Kung fu panda), “¿De dónde vengo?” (Kung fu panda 2) Y “¿Quién soy?” (Kung fu panda 3).

Es esta última, una vez más el panda Po se halla en un dilema que pone en juego sus aptitudes, sus habilidades y la fe (como en las dos anteriores). La historia es entretenida y divertida, pero no sorprende. Al parecer, Jonathan Aibel y Glenn Berger tan sólo desempolvaron los guiones anteriores para algunos detalles de los antagonistas. En el primer filme, Tai Long es el enemigo atemorizante y poderoso que pretende acabar con todo lo que esté a su paso; en esta ocasión, el personaje con las mismas características se llama Kai.

24qz9HuZY8K3Cdo4hRWkmztT7gH

Cabe recordar el desenlace de la segunda película, el cual reveló que el padre sigue vivo. Esto funciona eficientemente como un gancho para querer descubrir el reencuentro, sin embargo, no se logra explotar emocionalmente la ocasión y se queda en lo superficial. También hay giros de tuerca que parecen sacados bajo la manga.

Respecto al protagonista, su falta de confianza; el deber de proteger a los habitantes de la aldea, y el sacrificio del héroe por el bien de los demás, son elementos ya resaltados en las cintas previas: en Kung Fu Panda 1 se descubre al guerrero dragón y su imposibilidad de aceptarse, posteriormente en Kung Fu Panda 2, Lord Shen, con el descubrimiento de la pólvora a su favor, quiere destruir a Po y a todo a su alrededor para evitar que se cumpla la profecía en la que perecerá.

Se combina una vez más la magnífica animación 3D y 2D, en esta ocasión evidentemente superada. Las pantallas divididas funcionan en la narrativa al conjugar varias acciones. Atrae, fija la atención en una acción general conjugando el fondo y la forma, en flashbacks utilizan el recuso del 2D para darle matiz, con pinturas como acuarelas y tintas chinas Po vuelve con nuevas aventuras.

Plagada de batallas épicas, gags involuntarios, aprendizajes que involucran a la familia, el valor, el amor, la fortaleza y la confianza, son elementos que se disfrutan desde el primer minuto. Los nuevos personajes mantienen la historia en un camino ascendente, por lo que tendrás una hora y media de acción y risa.

new_kfp

En Kung Fu Panda 3, la película más taquillera en su primer fin de semana en la cartelera nacional, se han olvidado un poco a los cinco furiosos y la trama se centra en fortalecer la confianza de Po, además de las riñas entre los dos padres: el biológico y el que lo crió. Ahora el elenco contó con la participación del respetado actor Bryan Cranston como Li Shan, papá biológico de Po, y con J.K. Simmons como el malvado Kai.

Con la maravillosa música de Hans Zimmer, que nos transporta hasta China con las alegres melodías en las que se conjuga acción y ternura, Kung fu panda 3 es un cálido filme para disfrutar con amigos, familia o tu pareja; pero la expectativa era que superar las cintas anteriores, sin embargo se queda en el mismo nivel. Sólo esperamos que las realizaciones que están por venir no desgasten al personaje.

Fan Valdés

Pedagoga de formación pero cineasta por convicción, artista plástica en el tiempo libre.

Creed, el paso de Rocky Balboa de aprendiz a mentor

Tiempo: lo que los hombres tratan de matar,

Pero acaba por matarlos.

-Herbert Spencer

Hace 40 años, durante la gala de los premios de la Academia, Sylvester Stallone levantó el codiciado Óscar a mejor guión por Rocky. El resultado conmocionó a los expertos, quienes vaticinaron el triunfo de Taxi Driver escrita por Paul Schrader; si bien el texto es casi perfecto en narrativa y personajes, le faltó algo que al infame púgil le sobró: corazón. Ese elemento -el emocional- catapultó a su protagonista y a la postre garantizó el éxito de la que quizá es la franquicia más importante en la historia del cine.

Creed retoma los elementos de aquella aventura por primera vez desde el punto de vista de un nuevo héroe: el hijo bastardo de Apollo Creed. Se rememora al primer filme casi en una calca inevitable que conduce a un final conocido. Los personajes se repiten y renuevan, Rocky Balboa pasa de ser aprendiz a mentor. A nivel de trama la estructura original permanece intacta, sin sorpresas.
posters pelicula creed 1

Las principales virtudes y defectos de la película giran alrededor de una persona, el joven director y guionista Ryan Coogler aplaudido por la realización. El cineasta mejora la saga considerablemente en materia de dirección, los movimientos de cámara acompañan la acción con tal audacia que el espectador podrá disfrutar de un combate vertiginoso sin cortes; quien creía que en materia de pugilismo se había logrado todo a nivel fílmico, encuentra una propuesta fresca e innovadora. Empero, el realizador se empeña tanto en mostrar su bagaje cinematográfico que más de uno detectará referencias en la batalla final a producciones del mismo tipo (Ragging Bull, 1980).

El guión, escrito por el propio Coogler pretende homenajear e innovar. Logra lo primero y en lo segundo queda a deber. Aun con el carisma de Adonis Creed -interpretado por Michael B. Jordan- la cinta recae en los clichés que la propia franquicia se encargó de crear, los mejores momentos se encuentran en las intervenciones del garañón italiano y lamentablemente los puntos de inflexión no lucen debido a secuencias inverosímiles (en especial aquella que contiene a los motociclistas).

El reparto cumple. Stallone domina el papel a la perfección, logra entregar nuevos matices gracias al conflicto que representa el paso del tiempo y sus consecuencias, quizá las nominaciones encuentren su justificación en la trascendencia del personaje y no en la interpretación per se. Michael B. Jordan soporta el rol principal, es notable la preparación física pero flaquea en lo emocional, su contraparte es un antagonista tibio, olvidado durante el metraje; Tony Bellew no logra llenar los zapatos del genial Carl Weathers (Apollo Creed) o del imperturbable Dolph Lundgren (Iván Drago).

creed-trailer

El montaje se relaciona con dos elementos: la música y la referencia televisiva. En el primer caso se detecta con facilidad en las secuencias de entrenamiento o durante la faceta romántica del joven Creed. Hace falta el score característico, el cual se sustituye por melodías contemporáneas que difícilmente se insertan en la memoria. El segundo aspecto es una gran decisión, el director introduce entrevistas de expertos en cadenas como ESPN, además de reportajes que narran la vida de los pugilistas, éste elemento -ya explorado en la entrega anterior- otorga algo de lo que carecieron los primeros filmes: un estilo visual realista.

Creed representa una ruptura respecto a sus predecesoras, a diferencia de aquél italiano del barrio que ganaba por Knock-out, la cinta de Coogler se abre paso golpe a golpe, cae a la lona en algunas ocasiones pero logra levantarse para obtener una victoria que se va a los cartones y culmina con una decisión dividida.

Gerardo Herrera

Guionista, cofundador y editor de Zoom F7