Martin Scorsese adaptará Doomsday Clock de DC

Después de aburrir a una pléyade de millennials que no aguantaron The Irishman (2019) y de estar envuelto en una serie de polémicas respecto a su opinión sobre el controvertido cine de superhéroes, Martin Scorsese ha anunciado que Warner Bros. le encargó la adaptación del exitoso cómic Doomsday Clock, el cual a grandes rasgos es el puente entre el universo Watchmen y DC Comics.

En entrevista, el ahora retirado Alan Moore ve con buenos ojos el proyecto. “Sin dudas es un gran director y para una obra de tal magnitud nada como Scorsese para callarle la boca a todos los marvelitas” expresó el mítico guionista de novelas gráficas.

Se espera que la película se estrene para el verano del 2020.

*Feliz día de los inocentes

¡Shazam!: la esperanza de DC

“(…) I believe I can fly
I believe I can touch the sky
I think about it every night and day (Night and day)
Spread my wings and fly away
I believe I can soar
I see me running through that open door
I believe I can fly
I believe I can fly
I believe I can fly hoo…”
I Believe I Can Fly (Kelly, 1998)

Toda la película me hicieron creer que cantarían esa rola y nada, aunque debo decir que Warner lo hizo bien. A partir de la historia del superhéroe protagonizado por Asher Angel como Billy Batson, Shazam! (Sandberg, 2019)  plantea temas profundos respecto a las relaciones interpersonales y la percepción sobre uno mismo; tópicos oscuros como el origen de los siete pecados capitales y la eterna batalla entre el bien y el mal. También se caracteriza por mucha violencia, misma que se ejecutó con maestría, con todo y la falta de sangre en la fórmula. Supongo que esto se trató de hacer con Batman v Superman (Snyder, 2016)…y ya sabemos cómo resultó.

Como bien saben, la película presenta la historia del origen de Billy Batson y su relación con el mundo mágico y familiar. Bueno, lo interesante está en contar con un personaje todopoderoso de 14 años de edad, con sus problemas de adolescente y los cuales resuelve así, como un niño. El filme está dirigido a los públicos más jóvenes, sin dejar de lado el fan service para los más experimentados en esta materia. Emergen referencias al ya extinto, o no, universo cinematográfico de DC, con cameos y toda la cosa. Aun con ello Shazam! se percibe muy diferente al resto, tanto por su ritmo acelerado como por el hecho de que los personajes no están tristes en todo momento o con cara de palo (Ben, te estoy viendo). Este relax que se permitieron sin duda ayudó mucho a la narrativa.

Aunque hay un momento en el cual la trama da vueltas en círculos sin llegar a ningún lugar, logra resolver las curvas dramáticas de los personajes, cerrar los plantings y entregar una digna batalla final.

Te puede interesar: Las otras películas de superhéroes

Visualmente es muy agradable, aunque a veces los personajes en CGI parecen hechos de plastilina y vemos la cabeza de Zachary Levy flotando. El diseño sonoro es casi épico y nos encontramos con rolas bastante conocidas en el cine, porque les aviso que esto sucede en Philadelphia, tierra del mismísimo Semental Italiano.

Es una muestra de que DC puede hacer películas aptas para los estándares de los molestos fanboys, a quienes se les ha tratado de cumplir con títulos como Aquaman (James Wan, 2018), que si bien parece que estamos viendo Thor: Ragnarok (Taika Waititi, 2017) ya que se basa en la misma estructura narrativa y casi es una calca visual de ésta, la película se siente como una propuesta asiática, llena de clichés, deus y kaijus, lo cual hace que se aleje del estilo Snyder y sus Marthas.

Shazam! es un ejemplo de cómo si DC le apuesta a buenas historias separadas, que construyan bases sólidas para su universo, con personajes sustanciales y un drama de calidad, seguramente muy pronto nos anuncien algunos crossovers con miras hacia un universo cinematográfico que no debe ser como el de Marvel. Ahí es donde puede ganar, con las diferencias y sus grandes personajes de las viñetas. Ojalá este universo continúe con resultados interesantes, ya que todavía falta ver a Flash, Wonder Woman 2 (Patty Jenkins, 2020) y Joker (Tood Phillips, 2019). 

Wonder Woman y los dioses entre nosotros

Por: Isaac Avila

“Don’t stop believin’

Hold on to the feelin’

Streetlights, people…”

Don’t Stop Believin’, Journey.

 

¿Será que DC por fin le dio al clavo? Puede ser. Si bien Wonder Woman no es El Padrino (Coppola, 1972), tiene lo suyo… y no, no me refiero sólo a la belleza de Gal Gadot, quien debo aceptar, me distrajo de la película en más de una ocasión. Resulta que me pareció muy interesante y acá les comparto el porqué:

Comencemos con el guion. Aunque se basa en un cómic, que a su vez toma elementos de la mitología griega, se la pasa tocando temas de trascendencia (si lo hace adecuadamente o no, depende del espectador) como el sentido de la vida (de Diana Prince), lo relativo de la verdad, el problema de enfrentar los ideales a la realidad, y la fe.

Por todos lados encontramos paradojas que surgen de las contraposiciones de dichas ideas con el origen de los personajes y los dilemas a los que se enfrentan. No es un guion perfecto, pero cuenta con una curva dramática de los personajes que me parece bien manejada. Con actuaciones medio flojas pero que cumplen su cometido, presentarnos la historia de la Mujer Maravilla.

Si bien no estamos analizando un cómic, cabe resaltar que se le criticó mucho a DC el tipo de personajes que tenía, seres omnipotentes e inalcanzables, quienes no tenían conflictos humanos, a lo cual me hago unas preguntas: ¿De verdad aquellos problemas no son  a propios de la humanidad? ¿No es esa parte de su personaje la que los hace entrar en conflicto con sus ideales? Quetzalcoatl poniéndose una pedota y después la cruda moral, Zeus, que donde ponía el ojo ponía la… bala, Jesús pasando por las tentaciones  y obligándose a superar la muerte de a carne para recuperar la divinidad.

Wonder Woman se deja de tomar tan en serio a sí misma, y encontramos un humor agradable, no tan forzado y que aliviana las situaciones que se desarrollan. Esto me parece un punto fuerte, es una película que no pretende cambiar al mundo ni al arte, es entretenimiento y cumple su cometido. Si Time Warner se ancla de esto, desarrollar buenas historias  como material para distraerse, puede lograrlo. La vida ya es dura, no necesitamos tanto melodrama en pantalla.

Al diseño de sonido y arte los considero adecuados. Crean un atinado match y contraste entre las circunstancias en Temiscira y el resto del mundo durante la primera gran guerra. Aunque visualmente sí se nota que les faltaron unos 10 pesitos más de CGI porque tiene muchas, muchas peleas, las cuales son un punto a favor, pero para la próxima ojalá les den más presupuesto.

Podemos comparar Wonder Woman con Captain America: The First Avenger y efectivamente, son muy parecidas con todo y el cambio de guerra para el origen cinematográfico, pero contrario a la del MCU, esta no me aburrió y cabe la posibilidad de que la vea de nuevo. Concuerdo en que es la mejor película hasta ahora de este universo de DC, no porque cumpla con la agenda y demuestre una interesante perspectiva del empoderamiento femenino, sino que cumple con las características para un Blockbuster exitoso.

Trailer:

Marvel Vs DC. ¿Qué universo cinematográfico es mejor?

En esta ocasión analizamos el conflicto entre Marvel y DC, encargados de consolidar el subgénero del cine de superhéroes, ¿qué compañía lo ha hecho mejor?

Warner Studios v. DC Cómics: Dawn of failure

rebirth

Por: Isaac Ávila

Viene una tormenta de arena. La veo venir y no traje mi camello. Vivimos la época de los monstruos del entretenimiento multimedia y multiplataforma. Si bien el modelo de consumo está cambiando, la base del negocio sigue siendo la misma, vender historias.

Cuando ves una película o serie, lees un cómic o libro; lo mínimo que esperas es una buena historia. Construcción multidimensional de los personajes. Curvas dramáticas y giros de tuerca que te sorprendan (no buscamos el hilo negro sólo una narrativa de calidad, ritmo y drama adecuado para lo que sea que estemos apreciando).

Si bien se necesita gran background de los productores y los espectadores para que las obras sean entendidas en su totalidad, una historia contada adecuadamente debería (utópicamente) poder sostenerse por sí misma. Sin necesidad de recurrir a otros medios o capítulos de la misma. Debe funcionar como unidad y al mismo tiempo como parte de un todo (llámese universo cinematográfico, serie televisiva, serie de cómics, etc.)

Ésta vez nos apoyaremos en Time Warner, un monstruo del entretenimiento que podría pasar un tanto desapercibido por su principal competencia, Disney. Aunque la relación Warner/DC es tan profunda como Disney/Marvel, algo no está funcionando de la misma manera (en apariencia) para sus producciones.

Para analizarlo, dividiremos el multiverso de Warner/DC en series para la televisión, universo cinematográfico, películas en animación y los cómics. Haré una comparativa de cómo se relacionan estos universos y terminaré compartiendo las conclusiones del fallo en la sinergia de su interacción (nula).

Justice_League_The_Flashpoint_ParadoxSeguramente argumentarán que no se puede comparar el cine con las series de televisión por la abismal diferencia de tiempos que hay entre cada una. Pero debo decir que cada capítulo de la serie tiene que cumplir con el mínimo de los 3 actos, el cierre de las curvas dramáticas (que alimentan la curva de cada temporada y de la serie en general) y el desarrollo multidimensional de los personajes. El trabajo no es más fácil por tener más tiempo, podríamos considerarlo todavía más complejo.

Me parece risible que series como The Flash, Arrow, Gotham, Super Girl y Legends of Tomorrow hayan logrado construir un universo bien establecido con reglas y guiños a los cómics que en todo momento nos hacen sudar, reír y emocionarnos (en los últimos capítulos de la segunda temporada de Flash hay tantos homenajes a momentos de suma importancia para el mundo de los cómics que mi corazón no podía soportarlo). Debo exponer que cada producción tiene su sello de humor, brutalidad, seriedad y oscuridad (pongo estos dos al final porque se la han pasado defendiendo BvS con todo y los enormes fallos que tiene la película. Léase esta reseña para entender lo que quiero exponer) que hacen de cada serie algo único, apreciable y muy entretenido para los fans de DC.  

Con el anuncio de la inauguración del universo cinematográfico de DC se especuló sobre un posible crossover (como tiene previsto Marvel) de dichas producciones. Los involucrados se escudaron diciendo que los universos están separados y no veremos eso. Como si las series ocuparan Tierra 1, 2 y 3 pero las películas están en Tierra 69 donde se los han garchado a todos y son emos y un poco estúpidos.

Vamos, no es hora de arrancarse los cabellos y llamarme fanboy. Sé que su universo cinematográfico está tomando forma pero no es pretexto para entregar historias tan malas que hasta el mismo Bay se sonrojaría al verlas. Cuesta creer que se aprueben dichos proyectos, lo que me lleva al siguiente punto antes de pasar a las animaciones y cómics. El negocio. Todos sabemos que lo hacen porque quieren ganar dinero, sí, hacen fanservice pero como parte de su estrategia de mercado para vender más. Mentiría si les dijera que no me emocionó pensar y ver las referencias a los cómics en BvS, pero salí asqueado de la película. Me pareció pésima y probablemente como tributo a las historietas podría funcionar, pero yo fui a ver una película, no a leer cómics.

bvs

Como fan de DC recomiendo a los cinéfilos echarse un clavado a lo que Warner/DC está haciendo en sus películas animadas. En ellas, las adaptaciones a los cómics se hacen casi puras; la sangre y oscuridad que han estado buscando con grandes escritores se hace ver y disfrutar. El fanservice aquí provoca nerdgasmos múltiples y el deseo de seguir viendo más y más.

Pasando a los cómics, hace poco se tomo una decisión aventurada y en mi opinión, acertada. Unir los universos de Vertigo y DC Comics, llenándonos de mindfucks, mucha especulación y rechazo. No entiendo por qué ser tan puritanos con esto. Podría funcionar y soy optimista con Rebirth, que creo ha tenido un inicio formidable trayendo de vuelta personajes e introduciendo líneas temáticas un poco olvidadas por DC y sus New 52.

Me parece increíble que estén arriesgando en muchos planos y otros los dejen a la suerte. No quiero que el MCU y DC se parezcan, son sus diferencias lo que me ha hecho apreciar u odiar lo que han hecho desde que me introduje en ese mundo, pero sí me gustaría ver historias agradables por ambas partes. ¿Por qué no trabajar todos los proyectos en conjunto para sacar lo mejor de todos? (Cosa que en Marvel se nota mejor).

Comprendo que tratan de hacer una reconfiguración de los públicos a los que intentan llegar desde distintos frentes, pero hacerlo bien en todos, unificaría a los que estamos emocionados de ver (otra vez) a nuestros personajes en distintas pantallas e impresos.

Ojalá la batalla Warner v. DC termine pronto y en las producciones venideras podamos salir satisfechos del cine y esperando la siguiente entrega con ansias. Vivimos una buena época para ser geeks pero no una para un discurso complejo y sustancioso que mueva parte de nosotros con todo lo que podríamos apreciar.