Piratas del Caribe: La venganza de Salazar

Comodoro Norrington: Es sin duda el peor pirata del que he escuchado hablar

Jack Sparrow: pero ha escuchado de mí.

-Piratas del caribe, La maldición del Perla Negra

La temporada de blockbusters ha despegado a la par de las vacaciones de los chamacos y no tan chamacos. No es coincidencia que las taquillas ya comienzan a inflarse con los estrenos más esperados y anunciados; entre ellos está Piratas del Caribe: la venganza de Salazar, la quinta entrega de la franquicia que enaltece las historias de piratas.

En 2003 Johnny Depp consagraba su personaje más famoso y quizá el más querido de su carrera: Jack Sparrow, el pirata atractivo,  escurridizo y  borracho que siempre se sale con la suya.

La maldición del perla negra dirigida por Gore Verbinski, arrasó y superó las expectativas de audiencia y crítica. La franquicia inspirada en el juego mecánico del parque de diversiones más famoso del mundo llenó las taquillas a inicios de siglo. Fue un inesperado éxito al que los críticos abrazaron y logró una recaudación que superó los 653 millones de dólares en todo el mundo. Con estas cifras, el filme puso la primera piedra para construir una de las realizaciones más exitosas, después llegaron la segunda, tercera y una desafortunada cuarta cinta.

Y a pesar de la no tan fortuita Piratas del Caribe: navegando aguas misteriosas, los piratas no han perdido a sus fans; con esta última película han recuperado su posición, popularidad y recaudación. Sin embargo no todo es miel sobre hojuelas.

Piratas del caribe Película

Si bien la franquicia entregó algo fresco, atractivo y entretenido en su momento, en las demás vemos una y otra vez la misma historia que se planteó en la primera. Misma misión y conflicto pero diferentes personajes.

Las aventuras de Jack Sparrow no tienen final. Aquel pirata encajoso pero encantador es perseguido por alguien (llámese Barbosa, llámese Davi Jones,etc.) que busca obtener venganza por alguna situación en el pasado en el que Sparrow salió ventajoso.

Ahora el villano es un capitán  español interpretado por Javier Bardem, llamado Salazar, quien está empeñado en encontrar al pirata más odiado por los hombres para acabar con él (¿les suena familiar?) . En tierra, Jack está a salvo, pero si permanece en agua morirá (¿eso también les suena familiar?).

Con la ayuda de sus piratas amigos, Jack  enfrenta al malvado hombre muerto. La aparición de nuevos personajes ayudan a mantener la trama y a cumplir con la misión del personaje: salvarse a sí mismo. Su aventura por escapar de su destino sumerge al espectador en un fascinante mundo fantástico.

Sin embargo la historia se vuelve escueta. Y no, no es un mal guion, pero sí es sumamente repetitivo.

Los efectos visuales siguen deslumbrando con su impactante diseño y ejecución, los movimientos de los hombres sin vida son orgánicos y los detalles son minuciosos. La escala cromática inclinada hacia los azules y colores desaturados ya son un sello distintivo de su propuesta artística bastante atinada para brindarle una estética muy particular. Entre los puntos menos favorables son quizá la similitud de planos que ya habíamos visto en las cintas anteriores de la saga

Su diseño de producción siempre se coloca entre lo mejor hecho, y es que recrear los vestuarios y ambientar las locaciones para darle vida no es sencillo. El cast vuelve a ser acertado, los personajes que ya han marcado su participación como Geoffrey Rush Johnny Depp no pueden faltar.

En general,  Piratas del Caribe: la venganza de Salazar, es una película totalmente recomendada para verla en  familia.

Fan Valdés

Pedagoga de formación pero cineasta por convicción, artista plástica en el tiempo libre.

Lion: Odiseo vuelve a Ítaca

 

Una casa es el lugar donde uno es esperado.

Antonio Gala.

 Escribió Borges en El evangelio según San Marcos que el hombre se ha dedicado a narrar siempre las mismas dos historias: el periplo de Odiseo por regresar a casa y el nuevo testamento  –el sacrificio propio por el bien de los demás–. Lion, basada en A long way home de Saroo Brierley representa a la primera de las opciones y la moderniza a través de apps, laptops y dilemas de la vida moderna.

El espectador se enfrenta literalmente a un camino bifurcado, la película está claramente dividida en dos segmentos que bien podrían conformar filmes distintos, sin embargo dependen el uno del otro aunque estéticamente contrasten. En la primera sección miramos al pequeño Saroo, quien debido a su condición marginal trabaja en compañía de su hermano en el bajo mundo indio. Aquí, el ejercicio recuerda constantemente a otras obras de corte occidental, quizá la más cercana es  Slumdog millionaire (2008, Boyle), el tratamiento visual, las interpretaciones y hasta algunos acontecimientos sugieren una clara influencia, quien haya visto ambas cintas no evitará una constante comparación.

lion-pelicula-garth-davis

Por un descuido Saroo se aleja de su familia y a la postre es adoptado por unos australianos, a partir de dicho conflicto la película conforma una identidad propia amparada por su brillante reparto. Dev Patel interpreta al niño en su adultez, consciente siempre de estar en una familia que no es la suya.  La disyuntiva de la adopción se presenta en la lejanía tanto de su estirpe original como de la adoptiva, se contiene al tiempo que con sutileza demuestra incomodidad al tocar el tema. Rooney Mara funge como una novia preocupada por el problema de identidad de su pareja, ese conflicto pudo explorarse más, sin embargo –Luke Davies– el guionista prefirió centrar todo esfuerzo en la búsqueda, contrario a la emprendida por Odiseo que venció cíclopes y Dioses, éste prefiere la plataforma de Google Earth.

Garth Davis suple el estoicismo de la búsqueda digital con secuencias de ágiles transiciones en donde antepone el entretenimiento al drama, es un acierto ya que gracias a la velocidad de su montaje captura la atención del público sin caer en el tedio de mirar simplemente a un hombre frente a la computadora. La dirección del cineasta es eficaz, nos sumerge en la pobreza india y a su vez confronta a su protagonista con la opulencia australiana en donde termina.

Dev Patel stars in LION

 En el desenlace el encuentro es abrumador no sólo para los personajes, también para el espectador, visualmente la paradoja cumple con el objetivo de mostrarnos aquello que nos legó Homero en La Odisea, aquél que vuelve no es el mismo que emprendió el viaje y a pesar de que el hogar permanece en el mismo sitio, ha cambiado en la mirada del héroe y en aquellos que le aguardaron.

 Lion se nutre de grandes referencias y a partir del segundo acto construye su propia identidad, es una película conmovedora sin mayor pretensión que entregar una historia del regreso a casa en la era digital.

Gerardo Herrera

Guionista, cofundador y editor de Zoom F7