Kuleshov y el efecto del montaje

En la segunda década del siglo XX el camarada Lenin instruyó al comisario enfocarse en la naciente industria de la cinematografía, ya que consideraba que de todas las artes, era la que más interesaba a la revolución.

Fueron los soviéticos quienes pusieron un importante énfasis en el montaje, en la unión de planos filmados para que tuvieran una coherencia narrativa y así poder disfrutar de una película, tal y como la conocemos ahora.

La formación de Lev Kuleshov dentro del mundo del cine es previa a la Revolución Rusa; participó en varias de las pocas películas privadas, además de filmar algunos documentales durante las acciones bélicas del conflicto. Hasta el mismo año de 1917 es cuando realiza su primer trabajo titulado El proyecto del ingeniero Prait, el cual cuenta con elementos que ahora son comunes tales como: flashbacks, acciones paralelas y alternadas, además, recibió una fuerte inspiración de Intolerancia (D.W. Griffith, 1916). Aquí es cuando como realizador descubre y articula la geografía creativa; esto al querer realizar un plano el que dos personajes observan un poste de luz y no poder generar el plano donde aparece el poste, decide filmar en otro momento solo el poste y unirlos en el montaje.

Ejemplo de geografía creativa

Después, en su libro El arte del cine lo describiría: «A través del montaje es posible crear un nuevo lugar terrestre que no existía de otra manera». Sin la necesidad de estar en un mismo espacio físico, también lo dio a conocer como “la invención del mundo“.

Pero Kuleshov no solo es distinguido por tales trucos que se usan hasta la fecha, sino principalmente por un efecto que lleva su nombre: El efecto Kuleshov, en el que refuerza la importancia del montaje cinematográfico. Dicho efecto “define el plano como signo que construye el cine, como las letras a las palabras y estos a los textos”.

Te puede interesar: Cine Formal y el Montaje Ruso

El experimento consistía en un primer plano del actor Ivan Mozzhujin, que se alternaba con planos de un plato con sopa, una niña en un ataúd y una mujer recostada en un diván. La expresión del actor es siempre la misma, esto para que el espectador reconociera las sensaciones de hambre, dolor y lujuria respectivamente.

 Efecto Kuleshov original

Tiempo después el mismo Alfred Hitchcock volvería a explicar el efecto Kuleshov, pero en esencia tiene las mismas bases que mostró el pionero del cine soviético.

Efecto Kuleshov explicado por Hitchcock

El resto de su vida estuvo dedicado al cine, a su investigación en un lugar llamado Laboratorio, que era una sección dentro del Instituto Cinematográfico, donde siguió experimentando con la cámara y el montaje, desde una revisión a la geografía creativa haya la “creación de una mujer” donde tomaba planos de partes de diferentes mujeres y con montaje creaba una persona.

Es Kuleshov, junto con otros grandes como el mismo Eisenstein, Griffith, Porter y Méliès los que fueron enriqueciendo al cine desde sus primeros años y con experimentos, efectos y postulados que hoy se usan aun con el gran avance tecnológico que vemos cada año. Aunque la Unión Soviética se disolvió, agradecemos al camarada Lenin su interés a la investigación y desarrollo de la cinematografía.

Sebastián Ortiz 

Comunicólogo que habla mucho y escribe (mal) sobre cine, música y ciencia ficción.

Cinco obras de Edgar Allan Poe llevadas a la pantalla grande

Por: Leslie Valle (@sirenamacarena)

Todos hemos leído o, por lo menos, escuchado nombrar a Edgar Allan Poe: el literato gótico que tanto escribió sobre misterio, sobrenaturalidad y terror; por lo que no es de sorprender que muchos de sus textos hayan sido retomados por el cine. Y aunque se han hecho decenas de adaptaciones, de las cuales la mayoría han pasado con más pena que gloria por las salas, hay algunas interesantes dignas de reconocimiento:

Historias de terror  (Roger Corman, 1962)

Realizada por Roger Corman —quien destaca por ser uno de los directores que más adaptaciones ha hecho de Poe—, Historias de terror se divide en tres capítulos: Morella, El gato negro y El caso del señor Valdemar. En ellos se junta el terror y el misticismo con tintes cómicos, resaltando la maestría del director para crear atmósferas que aunadas a los golpes de efecto adecuados lograron algo un tanto diferente pero interesante.

historias-de-terror-pelicula-roger-corman

Te puede interesar: Manuela, de la literatura al cine 

La máscara de la muerte roja (Roger Corman, 1964)

De nuevo Corman, ¿y cómo no? Si llevó a la pantalla una historia misteriosa, erótica y cruel alejada por mucho del tan descriptivo, lírico y falto de acción cuento homónimo; pero sin despegarse de la premisa original del escritor: una especie de peste ataca un reino acabando con todas las vidas a su paso, mientras que el Príncipe Próspero y sus amigos llevan una vida completamente despreocupada dentro del castillo, lo que llega hasta las últimas consecuencias. Además, este filme destaca porque es la única adaptación cinematográfica que se ha hecho del relato literario.

la-mascara-de-la-muerte-roja-roger-corman-pelicula

Sileni (Jan Svankmajer, 2005)

Un trabajo un poco diferente a lo que este director checo nos tiene acostumbrados, porque deja de lado la animación sin olvidarse de su característico humor negro. Aquí se mezclan dos relatos de Poe: El entierro prematuro y El sistema del Dr. Tarr y el profesor Fether; todo ambientado en un hospital psiquiátrico en donde se trata de corregir cualquier aberración mental o mala conducta mediante el castigo físico, pero que, al mismo tiempo, condena la razón y los juicios moralistas.

Aunque el final es un tanto predecible, se trata de una adaptación que se sale de lo estándar y que a muchos les costará terminar de ver.

sileni-pelicula-jan-svankmajer

La conciencia vengadora (D. W. Griffith, 1914)

Una gran obra del cine mudo que mezcla elementos de Annabel Lee, El pozo y el péndulo y El corazón delator; en la cual Griffith logra crear una atmósfera tan enrarecida y acertada que muchas versiones sonoras no han podido alcanzar.

A ésta historia se agregan conflictos y traumas infantiles, vicios y demás detalles que sirven para redondear a los personajes y a la película en sí misma. Además de un giro de tuerca al final, distinto a lo que se acostumbraba en esos tiempos.

Te puede interesar: Cine y literatura: el eterno debate 

La caída de la casa Usher (Jean Epstein, 1928)

Otra adaptación silente pero con tintes surrealistas del relato con el mismo nombre (destacando la participación de Luis Buñuel en la realización), que se apega mucho al original pero remarca aun más el misterio y lo siniestro.

Una adaptación que podría ser un digno representante del cine contemplativo pero que no sólo muestra por mostrar, sino que cada toma se planea para generar alegorías y sentimientos; estamos frente a una visión que busca traspasar los límites de la imaginación: crea y recrea al mismo tiempo.

la-caida-de-la-casa-usher-jean-epstein

Esas son sólo algunas recomendaciones, pero para que sigas disfrutando y conociendo aún más sobre Edgar Allan Poe aquí hay un bonus que si bien no es una película, se apega bastante a la versión literaria (incluso algunos diálogos se incluyen en el relato original) de forma muy creativa: la adaptación hecha por Los simpson del clásico de clásicos El cuervo.

Te puede interesar: Las mejores películas basadas en libros