The Revenant: El camino del hombre justo

revenant-gallery-20

Por: Rodrigo Garay Ysita

 

“The path of the righteous man is beset on all sides by the inequities of the selfish and the tyranny of evil men”

Jules Winnfield en Pulp Fiction, citando un pasaje inexistente de la Biblia

 

Unos años antes de lanzar su primer largometraje como director, Alejandro González Iñárritu perdió a su hijo recién nacido. El dolor lo ha ido purgando cinematográficamente desde entonces, explorando reiteradamente las relaciones filiales y la ruptura familiar en la vida de sus personajes; ése es el miedo que llevó a Susan y a Richard a Marruecos en Babel (2006) y que atormentaba a Uxbal en Biutiful (2010). En su más reciente trabajo, la destrucción de la familia es el primer golpe para desintegrar a un hombre y otorgarle la muerte del fénix.

Como muchos otros en la historia, el protagonista de The Revenant ha caído en desgracia. Ya todos vimos el ataque de la osa en el trailer. Sus compañeros cazadores lo han abandonado en medio del bosque y a nosotros nos toca ver su viaje de venganza y salvación. Sin embargo, el infortunio de Hugh Glass ya existía desde antes y se nos presenta casi poéticamente a través de flashbacks, como las medusas en Birdman (2014), y entonces esto va más lejos que una simple revancha.

revenant-gallery-14

La espina dorsal de la historia es, fundamentalmente, la de la transformación espiritual de una persona como consecuencia del dolor, presentada a través de una alegoría religiosa y de un conjunto de contradicciones: el colonizador contra los nativos, la raza blanca contra el indio americano, el falso profeta contra el buen samaritano, el hombre contra la naturaleza.

 Leonardo DiCaprio interpreta a alguien que vive en ese espacio que no está ni aquí ni allá, con un pie en la puerta, como observando desde la banca a los que sí están jugando el partido. Aunque Glass es un cazador, su tarea en la compañía del Capitán Henry es la de guía y scout. A pesar de ser caucásico, su esposa y su hijo son pawnees, lo que le provoca el rechazo de algunos de sus compañeros y lo mantiene siempre a la defensiva. Su desgracia y su decisión de seguir viviendo son el punto de partida de una búsqueda de pertenencia.

Para afianzar por completo nuestra empatía de espectadores, Iñárritu coordinó (y puso a prueba en las más inclementes condiciones climáticas del planeta) a una producción que entregó resultados impecables (o casi impecables en el caso de la animación digital) en todos sus departamentos: desde los vestuarios de Jacqueline West, que refuerzan el look monástico de Glass, hasta el sonido del equipo de Randy Thom, que junto al ojo de Emmanuel Lubezki nutren a The Revenant con horrores, belleza e intimidad.

revenant-gallery-15

Por otra parte, hay quizás tantos motivos para detestar al personaje de Tom Hardy como niveles textuales para interpretar y disfrutar The Revenant. John Fitzgerald no sólo es un hombre cuyo egoísmo llevó a la muerte simbólica del protagonista, también es un capataz explotador vehículo del colonialismo que arrasa con todo a su paso; es mentiroso, oportunista, racista e, interesantemente, un fanático religioso que sermonea pero no practica. Hardy está a un paso de convertirse en villano de monóculo y risa macabra, pero la interacción que tiene con el resto del elenco (específicamente con Will Poulter) le hace conservar el grado de complejidad humana suficiente para tomar en serio su papel.

 revenant-gallery-12

La escena de la fogata, en donde comparte su comida con el joven Bridger, es una manera elegante de poner su personalidad a la luz. Atento, uno escucha la anécdota de revelación espiritual que Fitzgerald le cuenta a su compañero y puede observar la naturaleza de su carácter: aquel que con el pretexto de la religión (o del trabajo, o del dinero), aprovechará el ambiente para su propio y único beneficio.

The-Revenant_poster_goldposter_com_4Por muy evidente que sea la crítica de Iñárritu, que se permite un par de muestras de simbolismo exageradamente obvio (pero con más sutileza que su compatriota en Gravity [Alfonso Cuarón, 2012]), Fitzgerald, con todas sus características, es esencial para potencializar el mensaje religioso de la película y para contrastar el ascenso de Glass. Que este hombre pronuncie la frase “Yo debería ser como un Dios para ti” es un acto de blasfemia, el colmo del colmo, y castigarlo será la prueba final para que el renacido encuentre la gracia divina.

Afortunadamente, lo que en otras manos se hubiera contentado con ser una película entretenida, o gratuitamente violenta o de superación personal, bajo la dirección de González Iñárritu terminó por ser una obra esencialmente espiritual, construida tan meticulosamente que es deleitable para los ojos, dolorosa para el estómago e interesante para el intelecto. Dígase por último, sin lujo de detalles, que el enfrentamiento culminante entre los enemigos es rematado con una moraleja católica y un acto de violencia brutal. Con un bautizo alegórico en el río helado, Hugh Glass se ha puesto del lado de Dios y se ha distanciado del hombre blanco, que a fin de cuentas parecen no estar en el mismo bando.

 

Trailer

 

Ficha técnica

Dirección: Alejandro González Iñárritu.

Producción: Steve Golin, Alejandro González Iñárritu, David Kanter, Arnon Milchan, Mary Parent, Keith Redmon, James W. Skotchdopole.

Guion: Mark L. Smith, Alejandro González Iñárritu; basado en la novela de Michael Punke

Reparto: Leonardo DiCaprio, Tom Hardy, Domhnall Gleeson, Will Poulter, Forrest Goodluck, Paul Anderson.

Música: Alva Noto, Ryûichi Sakamoto.

Dirección de fotografía: Emmanuel Lubezki.

Edición: Stephen Mirrione.

País: Estados Unidos.

Año: 2015.

Iñárritu y Lubezki, un dúo excepcional

En su momento, nombres como Orson Welles y Gregg Toland con Citizen Kane (1941); Francis Ford Copolla y Gordon Willis con The Godfather; Steven Spielberg y Janusz Kaminski con Schindler’s List (1993) y Saving Private Ryan (1998), representaron una excelente dupla en cuanto a la dirección y fotografía. La historia del cine continúa y desde 2014, Alejandro G. Iñarritu y Emmanuel Lubezki se incluyen a esta lista de parejas que han realizado un trabajo impecable.

lubezki_inarritu

Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance) es el cuarto largometraje dirigido por Iñárritu. En sus trabajos anteriores (Amores perros, 21 gramos, Babel y Biutiful) la fotografía estuvo a cargo del mexicano Rodrigo Prieto. Sin embargo, con la película que hoy nos atañe, se marca una notable evolución en la propuesta visual del director, y a partir de la colaboración con Emmanuel, se caracteriza por una estética bien definida y un especial ritmo en la narrativa.

La historia se centra en Riggan Thomson, un actor en decadencia que busca ser nuevamente reconocido y respetado. Para ello invierte todo lo que tiene en una obra adaptada, dirigida, producida y protagonizada por él mismo. El fantasma del que fue su personaje más importante, el superhéroe Birdman lo persigue y le recuerda la miseria en la que se ha convertido. Parece que todo a su alrededor es caos y pierde con facilidad el control cuando llega Mike, quien arrebatadamente arruina el primer preestreno de la obra.

Con este filme, Iñárritu demostró la versatilidad en su obra y la impecable ejecución en la manera de contar historias. El manejo de la cámara es impredecible. Los planos sitúan al espectador íntimamente en la acción en tiempo real de la historia y al lado de los personajes, dentro de un azulado New York. La mancuerna Iñárritu-Lubezki logra un escenario conectado dentro y fuera del teatro.

Para lograr la maravillosa puesta en escena fue necesario un arduo trabajo de dirección y minuciosa sincronización de los involucrados, además de una destacada actuación de todo el reparto encabezado por Michael Keaton, quien interpreta a Rigg, personaje que está claramente construido tridimensionalmente y logra involucrar al espectador en su crisis. Mike (Edward Norton) se convierte en el fastidioso actor narcisista al que desearás estrangular más de una vez; contrariamente, Sam (Emma Stone) cautiva con su presencia rebelde. Así, el cast se lleva las palmas al contribuir de una manera exitosa. Asimismo, los personajes secundarios no dejan caer la trama y logran atraer la atención en todo momento.

wykn4teocviobd9ylgbc

La película se empapa de humor negro y utiliza los giros de tuerca con agradable sentido, dotándola de naturalidad. En el tercer acto el personaje cumple con su misión a cuenta gotas y el desenlace se transforma en algo inesperado. El guion logra una espectacular fusión de todos los elementos y los explota eficazmente.

Respecto a la música, “el negro” acertó una vez más al permitir la libre creación de Antonio Sánchez, otro talentoso mexicano, quien sube y baja al son de los planos, aterrizando cuando es necesario. Así, la banda sonora dota de gran virtuosismo a la película, convirtiéndola en una parte imprescindible de la experiencia cinematográfica.

Iñárritu hizo que el mundo pusiera la mira en Birdman. Se atrevió con nuevas técnicas, totalmente distintas a sus realizaciones previas, y generó una total admiración hacia su trabajo. La película fue galardonada con cuatro premios de la Academia: mejor director, mejor guion original, mejor fotografía y mejor película. A casi un año de su premiación, el cineasta pretende arrasar en esta nueva entrega con The revenant (2015). Asimismo, Lubezki podría lograr su tercer Óscar consecutivo; dos de ellos gracias a la colaboración con Alejandro González Iñárritu.

Fan Valdés

Pedagoga de formación pero cineasta por convicción, artista plástica en el tiempo libre.