Los ilusionistas 2: Un truco conocido

 

los ilusionistas pelicula

Por: Edgar Campos 

La magia y la ilusión regresan a la pantalla grande en la nueva entrega de Los Ilusionistas 2 con nuevos actos de magia, grandes espectáculos en masa y nuevos personajes que hacen que funcione la cinta aunque no convenza del todo.

La premisa de la secuela, ahora dirigida por Jon M. Chu, se desarrolla  aproximadamente un año después de que los Cuatro Jinetes sorprendieran y se llevaran los aplausos del público, ante la mirada atónica de miembros del FBI al desaparecer de un tejado en Nueva York.

poster los ilusionistas 2

Los Cuatro Jinetes: Daniel Atlas (Jesse Eisenberg), Jack Wilder (Dave Franco), Merrit Mckinney (Woody Harrelson) y la nueva integrante Lula (Lizzy Caplan) tendrán que enfrentarse nuevamente a la policía y a Walter Mabry (Daniel Radcliffe), un genio de la ciencia y la tecnología, que los obliga a realizar un robo de dimensiones inusitadas.

En el proceso viejos personajes aparecerán como Thaddeus Bradley (Morgan Freeman) que develará secretos y situaciones que giran en torno a Dylan Rhodes (Mark Ruffalo), agente del FBI y miembro de El Ojo.

Desde la aparición de los trailers y la incursión de nuevos personajes, principalmente Daniel Radcliffe, las expectativas sobre lo que iba a ser la película se elevaron considerablemente, algo que jugó mucho en su contra, pues ni él, ni parte del reparto logran destacar. Las actuaciones en general son buenas. Los Jinetes son fieles al perfil que tenían en la cinta pasada. Y Radcliffe en su personaje de villano, por un momento nos quita del pensamiento el papel que lo ha marcado.

Aunque el personaje Lula (Lizzy Caplan) es muy agradable, espontáneo y gracioso, se extraña a Henley Reeves, quien era interpretado por Isla Fisher, y quien no pudo aparecer en esta segunda parte por atender cuestiones personales.

los ilusionistas 2 Daniel Radcliffe

En términos de producción, al igual que la anterior, nos ofrecen un despliegue impresionante de efectos especiales y movimientos de cámara; mediante ellos apreciamos a detalle cada truco de magia e ilusión de los amantes del aplauso del público.

El problema radica principalmente en el guión. La historia trata de dar giros “inesperados” y realmente la vuelven totalmente predecible. Y en medio de grandes actos de magia y varios ases bajo la manga, Los Ilusionistas 2 se queda en una secuela repetitiva con trucos ya antes vistos. Y aunque tiene excelentes efectos especiales, el factor sorpresa que hace especial y asombrosa a la ilusión se pierde casi por completo.

Al final Los Ilusionistas 2 es una película entretenida por su ritmo, pero para muchos innecesaria.

Trailer

 

Ficha técnica

Título original: Now you see me 2.

Dirección: Jon M. Chu.

Guion: Ed Solomon.

Reparto: Jesse Eisenberg, Mark Ruffalo, Woody Harrelson, Dave Franco, Lizzy Caplan, Daniel Radcliffe, Jay Chou, Tsai Chin, Sanaa Lathan, Michael Caine, Morgan Freeman.

Fotografía: Peter Deming.

País: Estados Unidos.

Año: 2016.

Sólo amigos, la vida después de Potter

Por: Orianna Martínez

Sólo amigos no es la película que intenta revolucionar la comedia romántica. Como toda chick flick, o mejor dicho guy flick (ya que es vista desde la óptica masculina) cumple a la perfección su objetivo: entretiene al público mediante una historia amena, sin complicaciones y utilizando siempre al amor como tema central.

Entonces, ¿qué tiene de especial esta película para dedicarle una entrada en Zoom F.7? Fácil, no se deja eclipsar por la gran fama de su protagonista, Daniel Radcliffe, a quien todos identificamos como Harry Potter. Resulta obvio que (para muchos) este factor es el principal atractivo para vender la película: la vida después de Potter. Pero ¿qué tan difícil es separar a Harry de Daniel? ¿Cuántas películas necesita protagonizar un actor para quitarse la imagen del personaje que lo lanzó al estrellato? Y como ejemplo tenemos a Mark Hamill en Star Wars, Linda Blair en El exorcista ,Macauley Culkin en Mi pobre angelito o Michael J. Fox en la trilogía de Volver al futuro.

solo_amigos_de_daniel_radcliffe_5927_620x413

No intento cuestionar el talento de los actores que acabo de mencionar, vaya, por algo gozan de fama mundial y no existe un aficionado al cine que desconozca su trabajo. Mi intención sólo es marcar la versatilidad que empieza a mostrar Daniel Radcliffe en la gran pantalla, ha sabido elegir muy bien sus personajes, lo podemos comprobar en cintas como La dama de negro, Los chicos de diciembre, My boy Jack y Amores asesinos, en la que interpreta al genio de la generación beat, Allen Ginsberg.

Bajo la dirección del canadiense Michael Dowse, Solo amigos gira en torno al personaje de Wallace (Daniel Radcliffe), un chico que atraviesa una dolorosa ruptura sentimental y está a un paso de convertirse en un desadaptado social. Pero un día conoce a Chantry (Zoe Kazan) en una fiesta, de inmediato surge entre ellos una química enorme (de esas que sólo suceden una o dos veces en la vida) sin embargo, todo cambia cuando Chantry le dice a Wallace que ella tiene novio, pero que aún así le encantaría tenerlo como amigo.

Con este pase directo a la terrible friend zone (de ahí que el nombre original de la pelcula sea The F Word), Wallace intentará (fallidamente) mantener esa amistad intacta, pero con la ayuda de su mejor amigo Allan (Adam Driver) hará todo lo posible por conquistar a la chica.

Dentro de una inmensa galería de gags, efectos visuales, referencias a la cultura pop (véase la escena donde se recuerda a Elvis Presley y su famoso Fool’s Gold, un sándwich frito de proporciones bíblicas preparado con crema cacahuate, tocino, mermelada y mantequilla) y situaciones típicas de la comedia romántica, sobresale el trabajo de ambos protagonistas: por primera vez vemos a Radcliffe interpretar a un personaje ordinario en la época actual, asimismo Kazan (a quien tal vez recuerden por Ruby Sparks) brilla con una sutil parsimonia que enamorará a más de uno.

En definitiva, Sólo amigos resulta una película muy disfrutable, sin mayores pretensiones que narrar una historia sobre el romance que oscila entre lo posible y lo irrealizable de la vida cotidiana.