Ari Aster: sus cortometrajes previos a Hereditary y Midsommar

Por: Brenda Hernández (@lalelilolupita)

El director estadounidense regresa este verano con Midsommar, su segundo largometraje. En él deja de lado las tinieblas para explorar el horror desde una perspectiva diferente. Si bien Ari Aster saltó a la fama con Hereditary (2018), su ópera prima, previamente destaca una serie de cortometrajes en los que explora los temores más profundos del ser humano y el fracaso de las relaciones personales, propio de la sociedad posmoderna.

Familias fragmentadas, transtornos mentales, miedo y falsa normalidad, son algunos de los temas recurrentes del autor. A continuación te comparto los seis títulos:

The Strange Thing About the Johnsons (2011)

En este primer ejercicio, Aster sumerge al espectador en una situación desconcertante: presenta a una familia en la que el hijo adolescente fantasea sexualmente con su padre. Desde el primer momento la relación entre ambos es perturbadora, y con el tiempo se transforma en una dinámica de abuso y control. El padre, entre la espada y la pared, no encuentra otra salida más que confesar a su esposa la culpa que siente.

En casi 30 minutos se retrata un estilo de familia al que el director vuelve constantemente; un hogar que a simple vista parece común, pero al interior esconde secretos oscuros que determinan sus acciones y no los dejan escapar. Quizá una reflexión acerca de las víctimas y perpetradores de abusos sexuales en una sociedad que observa y calla en aras de no quebrar la supuesta normalidad.

Beau (2011)

A punto de emprender un viaje, el protagonista es despojado de la llaves de su apartamento y equipaje. El temor de que alguien entre a su hogar mientras él no está, lo lleva a adquirir conductas paranoicas que poco a poco escalan en un actitud casi esquizofrénica.

Una vez más, el vínculo madre e hijo es desconcertante y explica la actitud de los personajes desde un punto de vista psicoanalítico. La hostilidad del mundo exterior y la angustia de no poder acudir a nadie construyen un relato que salta de la comedia al suspenso.

Munchausen (2013)

El Síndrome de Münchhausen por poder (MSBP por sus siglas en inglés), es un trastorno en el que una persona (generalmente la madre) causa enfermedades a otra sin que exista algún beneficio personal o un factor externo que lo justifique, y es con este nombre que se titula el tercer corto del cineasta.

A través de una técnica superior a la utilizada en sus trabajos anteriores , explora el vínculo madre e hijo en una aparentemente típica familia de los suburbios…hasta que el joven está a punto de marcharse a la universidad. Los delirios de la madre por el temor de perder el control de la vida de su hijo, y la posibilidad de que se separe de ella, la orillan a lastimarlo y sanarlo múltiples veces. Un ciclo de sufrimiento y recompensas perversas que paradójicamente escapa de sus manos. Una reflexión sobre la delgada linea entre el amor y el egoísmo que prescinde de diálogos y demuestra que las acciones son más profundas que cualquier cosa que puedan decir.

Basically (2014)

Muestra la vida de una joven actriz de Los Angeles, quien en un paseo por su mansión, expresa la visión que tiene del mundo y cuenta anécdotas de su vida desde la frivolidad y la falsa empatía que dice tener hacia los menos privilegiados.

El monólogo revela sus creencias espirituales, preocupaciones, dudas y miedos. Con planos estáticos y composiciones perfectas, pinta el crudo retrato de una mujer rodeada de hombres y lujos, pero profundamente vacía. La estética de la casa y los recorridos por la misma son similares a los que más tarde veremos en los trabajos del director, mezclados con momentos de comedia ácida.

The Turtle’s Head (2014)

Bing Shooster, un detective pervertido cuyo principal interés es el sexo y la pornografía, se enfrenta a su más profundo temor cuando al iniciar una investigación para una hermosa clienta, ocurre una tragedia en su vida: su pene comienza a encogerse. La desesperación por detener la disminución lo lleva a obsesionarse con su miembro y a tomar medidas extremas, sin que ninguna tenga éxito.

Esta vez Ari Aster aborda el temor partir de un híbrido entre novela policiaca y comedia, que va del deseo banal a una condena carnal.

C`est la Vie (2016)

Un cortometraje abrumador, en el que a diferencia de Munchausen, el principal recurso es un monólogo que minuto a minuto se torna más intenso, en el que el protagonista relata los momentos desgarradores que marcaron su vida, mientras hace una feroz crítica a la sociedad.

Fuego, asesinatos, desequilibro emocional y familias desintegradas conforman una narración profunda e inquietante a la que el espectador no puede ser indiferente, pues apela a su propio estilo de vida. Temas que el autor retoma, desde una perspectiva distinta en Hereditary. Con una puesta en cámara sencilla y planos abiertos, Ari Aster entrega un manifiesto contra la cultura del consumo, en la que el horror proviene de la vida cotidiana en un sistema fallido.

Al revisar su filmografía es inevitable notar los temas a los que siempre vuelve, además de la sutileza con la que entrelaza sus historias. Es notable evolución de su estilo que pule película tras película y que dan como resultado una fresca visión del suspenso y horror.