Warner Studios v. DC Cómics: Dawn of failure

rebirth

Por: Isaac Ávila

Viene una tormenta de arena. La veo venir y no traje mi camello. Vivimos la época de los monstruos del entretenimiento multimedia y multiplataforma. Si bien el modelo de consumo está cambiando, la base del negocio sigue siendo la misma, vender historias.

Cuando ves una película o serie, lees un cómic o libro; lo mínimo que esperas es una buena historia. Construcción multidimensional de los personajes. Curvas dramáticas y giros de tuerca que te sorprendan (no buscamos el hilo negro sólo una narrativa de calidad, ritmo y drama adecuado para lo que sea que estemos apreciando).

Si bien se necesita gran background de los productores y los espectadores para que las obras sean entendidas en su totalidad, una historia contada adecuadamente debería (utópicamente) poder sostenerse por sí misma. Sin necesidad de recurrir a otros medios o capítulos de la misma. Debe funcionar como unidad y al mismo tiempo como parte de un todo (llámese universo cinematográfico, serie televisiva, serie de cómics, etc.)

Ésta vez nos apoyaremos en Time Warner, un monstruo del entretenimiento que podría pasar un tanto desapercibido por su principal competencia, Disney. Aunque la relación Warner/DC es tan profunda como Disney/Marvel, algo no está funcionando de la misma manera (en apariencia) para sus producciones.

Para analizarlo, dividiremos el multiverso de Warner/DC en series para la televisión, universo cinematográfico, películas en animación y los cómics. Haré una comparativa de cómo se relacionan estos universos y terminaré compartiendo las conclusiones del fallo en la sinergia de su interacción (nula).

Justice_League_The_Flashpoint_ParadoxSeguramente argumentarán que no se puede comparar el cine con las series de televisión por la abismal diferencia de tiempos que hay entre cada una. Pero debo decir que cada capítulo de la serie tiene que cumplir con el mínimo de los 3 actos, el cierre de las curvas dramáticas (que alimentan la curva de cada temporada y de la serie en general) y el desarrollo multidimensional de los personajes. El trabajo no es más fácil por tener más tiempo, podríamos considerarlo todavía más complejo.

Me parece risible que series como The Flash, Arrow, Gotham, Super Girl y Legends of Tomorrow hayan logrado construir un universo bien establecido con reglas y guiños a los cómics que en todo momento nos hacen sudar, reír y emocionarnos (en los últimos capítulos de la segunda temporada de Flash hay tantos homenajes a momentos de suma importancia para el mundo de los cómics que mi corazón no podía soportarlo). Debo exponer que cada producción tiene su sello de humor, brutalidad, seriedad y oscuridad (pongo estos dos al final porque se la han pasado defendiendo BvS con todo y los enormes fallos que tiene la película. Léase esta reseña para entender lo que quiero exponer) que hacen de cada serie algo único, apreciable y muy entretenido para los fans de DC.  

Con el anuncio de la inauguración del universo cinematográfico de DC se especuló sobre un posible crossover (como tiene previsto Marvel) de dichas producciones. Los involucrados se escudaron diciendo que los universos están separados y no veremos eso. Como si las series ocuparan Tierra 1, 2 y 3 pero las películas están en Tierra 69 donde se los han garchado a todos y son emos y un poco estúpidos.

Vamos, no es hora de arrancarse los cabellos y llamarme fanboy. Sé que su universo cinematográfico está tomando forma pero no es pretexto para entregar historias tan malas que hasta el mismo Bay se sonrojaría al verlas. Cuesta creer que se aprueben dichos proyectos, lo que me lleva al siguiente punto antes de pasar a las animaciones y cómics. El negocio. Todos sabemos que lo hacen porque quieren ganar dinero, sí, hacen fanservice pero como parte de su estrategia de mercado para vender más. Mentiría si les dijera que no me emocionó pensar y ver las referencias a los cómics en BvS, pero salí asqueado de la película. Me pareció pésima y probablemente como tributo a las historietas podría funcionar, pero yo fui a ver una película, no a leer cómics.

bvs

Como fan de DC recomiendo a los cinéfilos echarse un clavado a lo que Warner/DC está haciendo en sus películas animadas. En ellas, las adaptaciones a los cómics se hacen casi puras; la sangre y oscuridad que han estado buscando con grandes escritores se hace ver y disfrutar. El fanservice aquí provoca nerdgasmos múltiples y el deseo de seguir viendo más y más.

Pasando a los cómics, hace poco se tomo una decisión aventurada y en mi opinión, acertada. Unir los universos de Vertigo y DC Comics, llenándonos de mindfucks, mucha especulación y rechazo. No entiendo por qué ser tan puritanos con esto. Podría funcionar y soy optimista con Rebirth, que creo ha tenido un inicio formidable trayendo de vuelta personajes e introduciendo líneas temáticas un poco olvidadas por DC y sus New 52.

Me parece increíble que estén arriesgando en muchos planos y otros los dejen a la suerte. No quiero que el MCU y DC se parezcan, son sus diferencias lo que me ha hecho apreciar u odiar lo que han hecho desde que me introduje en ese mundo, pero sí me gustaría ver historias agradables por ambas partes. ¿Por qué no trabajar todos los proyectos en conjunto para sacar lo mejor de todos? (Cosa que en Marvel se nota mejor).

Comprendo que tratan de hacer una reconfiguración de los públicos a los que intentan llegar desde distintos frentes, pero hacerlo bien en todos, unificaría a los que estamos emocionados de ver (otra vez) a nuestros personajes en distintas pantallas e impresos.

Ojalá la batalla Warner v. DC termine pronto y en las producciones venideras podamos salir satisfechos del cine y esperando la siguiente entrega con ansias. Vivimos una buena época para ser geeks pero no una para un discurso complejo y sustancioso que mueva parte de nosotros con todo lo que podríamos apreciar.

Batman V Superman ¡DC lo hace de nuevo…mal!


Dios se apiade de nosotros.

-Frase genérica de presidente genérico de los E.U.A.

en cualquier película

Zack Snyder toma la batuta en otra adaptación del cómic al celuloide. Su incursión más afortunada fue y seguirá siendo al día de hoy Watchmen (2009), pero esta vez elabora un fallido collage a partir de un gran número de personajes y eventos del universo DC, lo que da vida a Batman V Superman.

El filme adolece en el apartado esencial: el guión. Sin esta base, el resto es paja sinsentido con el habitual discurso pro-guerra del vecino país del norte. Hay una cicatriz profunda cuyas ramificaciones invaden al cine estadounidense.

08d16d4567f303c46f16a66041eca2f620352f4b

El primer acto presenta al dúo heróico a través de dichas vertientes; en el caso de Batman el derrumbe del edificio donde se encuentra la base financiera de su emporio (clara alusión al infame 9/11); en lo que atañe a Superman, éste detiene a un grupo de terroristas en algún país similar a los que el imperio yanqui acostumbra invadir. Ambas secciones, con su respectiva apología, no lo olvidemos: bien vale la pena sacrificar viduchas con el afán de salvar ¡Al universo entero!

Debido a la presentación de ambos personajes, el ritmo de aquel primer acto es soporífero, se nutre de reminiscencias y onirismos cuyo aporte es poco o nulo. El argumento está encadenado por el misterioso azar; el conflicto se hila con base en casualidades absurdas que abren y cierran el dilema de un Batman con delirio de persecución y falto de motivaciones, mismas que se curan con el recuerdo de la figura materna.

Ben Affleck cumple en la representación del murciélago, sin embargo tampoco es difícil librar el oscuro pasado fílmico del vigilante, me refiero en concreto a las legendarias tetillas del batitraje de George Clooney en la versión del depravado Joel Schumacher. El también director entrega una representación sobria, contenida y cuyos mejores instantes provienen de la animación CGI. En general la trama de Bruce Wayne está descuidada. A Jeremy Irons se le desaprovecha en el papel de Alfred, irónico pero estéril. Gótica jamás se vio tan descuidada, es simple y sencillamente un lugar donde los edificios carecen de estética pero pueden ser destruidos con facilidad, tomando en cuenta lo fundamental del sitio, los guionistas dejaron a un lado uno de los aspectos más importantes para construir a Batman.

Turkish-Airlines-Batman-V-Superman-Gotham-City

El ansia de enfrentar el Marvel Cinematic Universe es también el talón de Aquiles de esta entrega. Alejados de la frase “menos es más” los productores buscaron incluir un buen número de personajes y enemigos. El resultado, una mediocridad escandalosa en la cual desfilan a través de archivos de computadora: Flash, Aquaman y Cyborg, presentados de pasadita y con displicencia. Los antagonistas sufren en la bidimensionalidad de un Lex Luthor-hermano-psicótico-de-Mark-Zuckerberg y de un Doomsday que de ser responsable por la muerte de Superman en el tiraje, ahora es elemento que aporta en destrucción, pero reduce la narrativa.

Henry Cavill domina su papel, Superman jamás se caracterizó por la profundidad psicológica o el existencialismo sartreriano. Gal Gadot es una maravilla de mujer que interpreta a una especie de femme-fatale-mujer-bond-personaje-sacado-de-la-manga para llenar espacios vacíos y preparar el terreno para la liga de la justicia. Sus acciones jamás se justifican, pero qué importa, es una maravilla de mujer.

Siguiendo con el mundo que plantean los realizadores, hay una ambigüedad constante entre el artífice y lo real. Es decir, Snyder se preocupa por integrar a personalidades como Neil DeGrasse Tyson para sustentar el realismo que propone la película, pero los habitantes de Metrópolis son lo suficientemente estúpidos para no reconocer en Kent a Superman. Sé que el origen del héroe es así, pero quizá debieron proponer otro tipo de universo. “Este es mi mundo” dice Clark en una de sus líneas, diálogo perfecto para plantear por qué no encajaron ni Wayne ni Wonder Woman.

Se dice que los fans del cómic se verán complacidos, pero lo dudo. Se utilizaron múltiples senderos de diferentes historias para completar el filme, y se nota en lo inconexo de la trama. Se tomaron los mejores momentos de las historietas sí, empero no hay una línea argumental eficiente que los conecte. Se trata de un ejercicio de efectismo puro con el afán de tocar al friki.

Batman v Superman logrará financiar su experimento de unir su universo, sin embargo comete el error de partir a diferencia de lo hecho por Marvel, de una base paupérrima. La prisa por alcanzar al rival devino en una serie de fallas imperdonables, la cinta invirtió mucho y consiguió poco.

Gerardo Herrera

Guionista, cofundador y editor de Zoom F7