‘Más allá del Jardín’ y el miedo a lo desconocido

Por: Citlalli Juárez (@citlallijuarez)

“En un lugar perdido en los anales de la historia, hay un sitio que pocos han visto, un lugar misterioso… Lo Desconocido.”

La incertidumbre de perder nuestra vida como la conocemos, el miedo que implica el tomar las riendas de nuestros actos o el recurrente sentimiento de vacío al que nos enfrentamos durante el proceso de descubrir quiénes somos, son pensamientos que han sido explorados por decenas de películas y directores. Pocas veces podemos observar series animadas “infantiles” abordar este tipo de temas, sin embargo, Más allá del Jardín (2014) logra retratarlos de una manera que enternece a cualquiera. 

La miniserie creada por Patrick McHale para Cartoon Network, logró los elogios de la crítica con tan sólo 10 capítulos (de 11 minutos cada uno) y además consiguió un Emmy en la categoría Outstanding Animated Program. No es gratuito todo este éxito, pues McHale retomó la esencia de los cuentos de hadas que nos leían nuestros padres y creó un mundo atrapado en el tiempo, con personajes que reflejan tal vez el miedo más humano: el miedo a lo desconocido. 

Over the Garden Wall (por su título en inglés) cuenta la historia de Wirt (Elijah Wood) y Greg (Collin Dean), dos hermanos que después de perderse en un misterioso bosque, deben encontrar su camino de vuelta a casa. Los niños conocen a un leñador (Christopher Lloyd), quien les advierte sobre el peligro de La Bestia, una criatura que se oculta en la oscuridad del bosque y está en búsqueda de almas sin rumbo. Wirt y Greg emprenden su viaje acompañados de Beatrice, un ave que promete ayudarlos a llegar a casa después de ser salvada por el pequeño Greg. En este cuento de hadas moderno los niños enfrentan un bosque que alberga muchos más secretos de los que creen. 

El minucioso y delicado diseño de arte, liderado por Nick Cross, transporta al espectador a un mundo fantástico y grácil, que pareciera estar ubicado en tiempos remotos de leyendas y seres encantados. Esta estética antigua es intencional, inspirada en la ilustración de viejas postales de Nueva Inglaterra y en  pinturas paisajistas como las de Gustave Doré o Ivan Shishkin. De la misma manera, el trabajo de los ilustradores Harrison Cady y Childe Harold influenciaron de manera significativa en el proceso de creación de personajes y escenarios, logrando emular el ambiente de aquellos cuentos de hadas que ilustraban. Los innegables tributos al trabajo de animadores como los hermanos Fleischer (responsables de las animaciones Betty Boop y Popeye el Marino), así como el de Walt Disney en la cinta Alice’s Wonderland (1923), son parte de las razones por las que una serie cuyo público objetivo eran los niños, logra cautivar al público adulto de igual manera. 

Pero más allá del destacado arte y sus tributos a las animaciones de antaño, lo que hace de Más allá del Jardín una serie sobresaliente es la exploración al miedo. Resulta casi poético que Lo Desconocido (nombre del mundo en el que se desarrolla la historia) sea retratado a través del bosque; el hogar de La Bestia, criatura que se alimenta de la pérdida de la esperanza de las almas sin rumbo. Es así que tal espacio se convierte en una metáfora de lo ignoto en la vida, aquello que asociamos con el peligro y del que nos enseñaron a alejarnos; mientras que La Bestia es la encarnación del temor mismo, el cual crece cuando no tenemos certeza de lo que pasará; aquel alimentado de nuestras inseguridades y flaquezas. 

De esta forma, Patrick McHale utiliza el temor como el hilo que une las vidas de los personajes; temor a lo diferente, temor a lo que no se puede comprender. Éste no tiene rostro y se oculta en la oscuridad, paraliza a los protagonistas y les impide avanzar. Sin embargo, la serie acierta en demostrar que lo desconocido también yace dentro cada uno; es el temor de responsabilizarse de sus actos; la angustia que experimentan al preguntarse quiénes son y quiénes quieren ser; es el dolor al reconocer que su vida no puede volver a ser la misma, aunque así se desee. 

La serie también contrapone la vida y la muerte, las mentiras y la verdad, la fantasía y la realidad. De esta manera, los protagonistas deben enfrentar situaciones que los llevan a develar mentiras, son obligados a abandonar el cinismo y comenzar a creer en ellos mismos, para finalmente entender que la única manera de enfrentar sus miedos es tomando las riendas de su vida, todo a través de personajes con los que la audiencia puede empatizar e incluso identificarse.

Más allá del Jardín nos muestra que lo desconocido es el bosque en el que caminaremos por toda la vida, sin embargo, la bestia que habita en él sólo tiene poder sobre nosotros cuando perdemos el rumbo y nos dejamos vencer. Esta serie se coloca como una animación bella y sobresaliente en muchos sentidos, distinguida por un mensaje esperanzador en una época desoladora en la cual cada vez es más difícil creer en uno mismo. 

Así se marchitó ‘La Casa de las Flores’

De los cuatro pilares que sostuvieron la primera temporada, sólo uno permaneció al cien: Paulina de la Mora. Virginia murió, pero sólo en lo físico; su personaje se aferró hasta el final de una serie que si no era mediante un repaso a su juventud, no hubiera logrado respirar en sus últimos momentos. La esencia y fortaleza del resto de los personajes parece que se enterró en el ataúd rosado del funeral, y lo que vimos desde entonces fue un loop de sus conflictos, que de arriesgados pasaron a lo infantil. 

Las dos casas también sucumbieron en el final de aquella entrega del 2018, la cual conmovió y gustó por sus personajes matizados y no encapsulados en estereotipos. Que mantuvo la tensión por un guion que sembró y cosechó, que se tomó con cautela y seriedad cada línea narrativa, así como cada nuevo personaje. Un guion que aunque pecó de obviedad con algunos sus diálogos, recurrió a los necesarios para conllevar el drama y aderezar la comedia. 

El desafío era inminente ante una segunda temporada: con La Casa de las Flores perdida, un cabaret en quiebra y la matriarca muerta, ¿de dónde se sostendría la siguiente construcción? Un reto grande, mas no tanto la preocupación: Manolo Caro y el grupo de guionistas habían mostrado sus competencias para sorprender con resoluciones coherentes, que derivaban en más tensión (y por lo tanto más enganchamiento); asimismo, revelaron sus habilidades para elevar a los personajes a un peldaño más entrañable, y también para no dejarlos caer en el maniqueísmo. Pero no se logró, y la serie (después de un conmovedor final en “El funeral”), se empezó a marchitar. La responsabilidad de Paulina de la Mora en la familia se hizo realidad en el argumento: cargó con todo el peso. Sí, existen los personajes principales, pero los secundarios se volvieron más secundarios, a tal grado de no tener la mínima conexión con el conflicto principal, de vivir aislados de los dilemas nucleares de la segunda temporada (ok… ¿cuáles?) y también de aquellos que les dieron un lugar en la casa de la familia de la Mora. 

Vemos a una Micaela que bien podría vivir en cualquier casa, ser hija o no de Ernesto, tener tres hermanos o no. Incluso, el lazo que mantiene con Bruno se siente débil, lo cual muestra la poca intención de salir de la zona de confort: mantener a ciertos personajes sin evolución en los escenarios (pero no en las virtudes) de la primera entrega. Tal vez el asunto no daba para más y podríamos decir ¿qué otras capas tendría Micaela o Bruno (por mencionar algunos)? Pero entonces, quizá la opción era enterrar el pasado del éxito y en vez de dos temporadas más, entregar una digna segunda y final. 

Ahí mismo está Ernesto (el personaje secundario más insípido). Parece que se cocina un plot twist sustancial con la tentación de cederle todo el dinero a Jenny…y no pasa nada. La línea se desdibuja y entendemos que el personaje femenino se plantó para su uso en una próxima entrega. Y aquí señalo uno de los puntos más endebles de la segunda temporada: se introducen nuevos personajes y situaciones que se conectan débilmente, se abandonan o tendrán importancia hasta la siguiente temporada. Este último punto no es negativo por sí solo, pero no en todos los casos se utiliza de la mejor forma, y en la mayoría ni siquiera desencadena algo en la trama o abona a la comedia (sí, cacas, de bis te que dar te en la pri me ra tem po ra da, qué ne ce si dad). Dos ejemplos en este terreno son Jenny y Purificación; ambas se relacionan con el personaje principal, pero sólo la conexión con Purificación se muestra aducida en la tercera temporada. En el caso de Jenny, su misión pudo caer en manos de cualquier otro personaje; incluso, sin la existencia de tal “misión” el destino de Paulina hubiera sido el mismo, ¿mal?, también la iba a pasar con la presencia de “la chiva”. 

Todo lo anterior provoca que la atención se pierda. Lo que surgió como algo más que una comedia de enredos, se convierte en un drama enredado en el que da pereza detenerse a hilar ciertos temas, como el del dinero. Y no hay por que culpar al espectador: se intuye que ni siquiera los creadores lo tenían bien tejido. 

Quizá la serie hubiera florecido de nuevo al aprovechar elementos sorpresivos que alcanzaron a despertar expectativa, como el testamento de Virginia y el personaje de Alejo. Pero se disuelven en situaciones retomadas sin fuerza ni emoción: el conflicto, ya sin pies ni cabeza, de Julian y Diego, las consecutivas parejas de Elena, los romances de Ernesto, el intento por ser estrella de Micaela. A esto se suma la aparición de la típica abuela malvada, evidencia de la facilidad con la que La Casa de las Flores se inclinó hacia las convenciones de televisión antaña, de las cuales en varios momentos creímos que se salvaba.  

Otro pero es cómo los sentimientos de las relaciones deben expresarse en diálogos para ser demostrados. Del deseo y cariño que emanaba entre Elena y Claudio, pasamos a escenas en las que Elena y “el padre” tienen que recurrir a las palabras para que les creamos que algo existe entre ellos. Y el amigo repartidor, sin comentarios…o sí, un ejemplo de golpes de efecto demasiado obvios y elementales. Si en la primera temporada lo sabían hacer, ¿qué pasó? Que quisieron alargar, sólo por alargar (a.k.a dinero), los conflictos.

La tercera y final temporada introduce el elemento del flashback, mediante el cual se revelan características y naturaleza de varias condiciones y personajes (y se agradece), incluso, toma fuerza por personajes sobresalientes, especialmente el de Pato. Pero el recurso también funciona para el: ¿qué hacemos con tal personaje a estas alturas? Ahí está de nuevo Ernesto y Carmelita con su novio lisiado-nolisiado (quienes tienen la participación más sosa desde la segunda temporada). 

Lo que inició como una entrega arriesgada en su discurso, cayó en un melodrama tradicional que se sostiene hacia final por la curiosidad que despierta el pasado del fantasma de Virginia de la Mora, y en menor medida, por el personaje de Paulina y su relación con la siempre entrañable María José.

Ni con sus grandes momentos musicales, con su cuidado uso del sonido y con una dirección de arte impecable, La Casa de las Flores no se recuperó del mismo quiebre que padeció la casa chica. Ojalá que le den oportunidad al final abierto, y que las dudas ante los últimos minutos (¿quién compra la casa?, ¿quién impide el balazo a Paulina?) no se conviertan en guiños para abrir una nueva entrega. Wey, ya. 

El último baile: el deporte con cliffhangers | Capítulos 1 y 2

En 2018, ESPN anunció una serie documental que abordaría el camino de los Toros de Chicago, equipo profesional de la NBA, de la temporada 1997-1998, la última ocasión en la que su dinastía quedaría campeona. En diciembre de 2019 salió el primer tráiler de El último baile (The last dance) el cual reveló una mancuerna con Netflix, especialista en series y principal distribuidor en streaming, lo que aseguraría el éxito en consumo. Irónico, pues “el líder mundial en deportes” es hijo de Disney.

Una producción así no es algo extraño para este gigante de la cultura televisiva. Si ustedes no lo saben -no los culpo porque estos programas tienen más difusión en Estados Unidos-, para contar historias alrededor del deporte, crearon la serie 30 for 30 (tómenlo como una recomendación, hay capítulos excelentes). Originalmente sólo se haría una temporada con treinta episodios para celebrar el trigésimo aniversario de ESPN, pero ha sido renovada hasta la actualidad, incluso llegando a obtener un Oscar por la excelente OJ: Made in America. Es decir, hay experiencia y, más importante, una estructura a seguir para enganchar al público general, aun si no se es aficionado al deporte.

El capítulo uno comienza con Michael Jordan, la figura principal del meollo -aunque se dice que es sobre la escuadra completa, sabemos que se trata mayormente sobre él-, de espaldas. Ahí se introduce al espectador sobre la situación de los Bulls en esa época. Terminó la temporada 96-97 con el quinto título para este equipo, pero el offseason (término para definir el periodo entre campañas) traería mucha incertidumbre porque la gerencia estaba indecisa de seguir con ese núcleo de jugadores por su “avanzada” edad. Desde esta presentación breve se elabora la trama de la serie: la crónica de la muerte anunciada de, posiblemente, el conjunto profesional más importante de la historia.

Podría pensarse que sería complicado crear picos dramáticos alrededor de un relato muy conocido y abordado antes en múltiples formatos. O sea, ya todos sabemos que esos Toros ganaron el sexto anillo, que MJ terminó por consagrarse como el mejor de la existencia en su deporte y que de ahí se disolvió la pandilla. ¿Cómo le harían para la tensión?

La diferencia primordial cae en la utilización de grabaciones obtenidas durante todo ese año por un crew dedicado especialmente a seguir al equipo en sus últimos rebotes. El material no había sido usado antes y, de hecho, sirvió para publicitarse como valor agregado de este documental. Las grabaciones, que incluyen ciertos momentos íntimos del grupo como pláticas de vestidor, días en el autobús, llegadas al aeropuerto de París y demás, se intercalan con testimonios de los protagonistas, principal y obviamente, a Jordan; sin embargo, también hay palabras, entre otras figuras, del entrenador Phil Jackson y de periodistas especializados para contrastar las declaraciones.

Este esquema es común en el documental deportivo por la gran cantidad de archivo que hay. ¿En dónde se ve la mano narrativa de Netflix? En cómo se meten los ganchos.

En el episodio inicial se alza -con justa razón- a “su aérea majestad” como el fenómeno más impresionante en el deporte moderno y se menciona la gran conjunción que había con su reparto; al mismo tiempo, se antagoniza al gerente general Jerry Krause, encargado de las decisiones administrativas de la plantilla. El sujeto malvado de traje cuyo gran ego le impedía ver los diamantes que poseía. El remate viene con los jugadores en la motivación antes de un encuentro. El cliffhanger de la emoción de ver un reloj suizo -deportivamente hablando- por última vez.

El segundo capítulo es similar. Hay un gran segmento que habla de una lesión de Jordan al inicio de su carrera, la cual le impidió estar a toda potencia por buena parte de la campaña de 1985, así como de su gran regreso en las eliminatorias. El resto es sobre las disputas entre Krause y Scottie Pippen, el mejor compañero de Mike y el mejor jugador “secundario” de la historia.

Es en esta segunda parte en la que se observan claramente los colmillos de esta mancuerna ESPN-Netflix. De inicio, vuelven atractivas unas peleas contractuales que datan de más de 20 años atrás y las hacen relevantes para, insisto, un cuento con final cerrado. Fíjense en el desenlace: otro cliffhanger descarado, pero extrañamente efectivo.

A pesar de sus jugarretas narrativas que denotan las formas de consumo del entretenimiento actual, es imposible decir que este inicio de El último baile no fue sumamente potente. Los registros inéditos suman mucho a una historia llamativa ante cualquier óptica.

Netflix irá liberando dos capítulos cada lunes hasta completar la decena el 18 de mayo.

Las series más esperadas para cerrar el 2019

Por: Angélica Mejía (@lilithchance)

Quedan menos de tres meses antes de decirle adiós al 2019, tiempo en el que aún podremos disfrutar de grandes series. Si pensabas que Dark T2  y Stranger things T3 eran las últimas sorpresas de Netflix o que después de Chernobyl HBO se había quedado sin estrenos, sigue leyendo, pues hoy te cuento de las series más esperadas antes de concluir este año. 

La casa de las flores

Una de las series mexicanas más exitosas que ha producido Netflix fue confirmada para una segunda temporada, la cual causó polémica al informarse que no contaría con la participación de Verónica Castro, protagonista de la primera entrega en el papel de Virginia de la Mora, la matriarca de la familia. 

En el avance de la Casa de las flores T2 podemos ver algunas de las situaciones a las que la familia deberá enfrentarse para recuperar la florería que perdieron en la temporada uno, además de la presunta muerte del personaje de Verónica Castro. 

Estreno: 18 de octubre en Netflix

Watchmen 

Ocurrirá varias décadas después de los hechos presentados en el cómic; la dirección es de Damon Lindelof (creador de Lost) y se ha anunciado que será completamente fiel al canon de la novela gráfica de Alan Moore.

La secuela combinará conocidos y nuevos personajes que serán interpretados por Jeremy Irons, Regina King, Don Johnson, Jean Smart, Tim Blake Nelson, entre muchos otros actores. En la parte de la banda sonora se encuentra Reznor (Nine Inch Nails) junto a su productor Atticus Ross.

Un grupo de fans tuvo la exclusiva de ver el primero de nueve episodios en la Comic Con en Nueva York y estas son algunas de las reacciones:


Estreno: 20 de octubre en HBO

Bojack horseman

La sexta y temporada final de la serie creada por Raphael Bob-Waksberg en colaboración con la dibujante Lisa Hanawalt, muestra los conflictos personales de BoJack, un caballo antropomorfo que triunfó en los años 90 con la telecomedia Horsin’ Around, pero actualmente es incapaz de reconducir su vida profesional.

Medios internacionales como el diario británico The Guardian la han definido como “un drama a fuego lento sobre la hipocresía y estupidez que rodea a Hollywood”.

Estreno: 25 de octubre y 31 de enero de 2020 en Netflix.

The end of the f***ing world

Hace dos años se estrenó The end of the f***ing world y nos dejó uno de los finales más caóticos, pues no concluyó casi ninguna de las acciones de aquella escena final del último episodio. 

Esta comedia negra se basa en la novela gráfica homónima y presenta la historia de James y de Alyssa, quienes se embarcan en un peligroso viaje tras fugarse de sus respectivas casas; él se define como psicópata y ella como una chica que odia a todo el mundo. La nueva temporada será emitida primero por televisión en Reino Unido, y después a nivel internacional en Netflix, plataforma encargada de su distribución.  

Estreno: 5 de noviembre en Netflix

Rick and Morty 

En un video dado a conocer el pasado 15 de mayo los mismos Rick y Morty anunciaron su regreso. Respecto a las amplias esperas entre las primeras temporadas, Justin Roiland se manifestó en entrevista para la página de Polygon:

“Ya no vamos a hacer estas largas pausas, estos abismos entre temporadas. Vamos a programar nuestras vacaciones y a mantener la máquina en marcha. Esto va a ser realmente genial.”

Recordemos que aún hay Rick and Morty para rato, ya que en esta nueva temporada podremos ver tan sólo cinco de los 70 capítulos confirmados para continuar la serie.

Estreno: 10 de noviembre en TNT

Te puede interesar: Rick and Morty, análisis del guion

The crown 

La serie que narra la vida de la Reina Isabel II desde los años 20 hasta la actualidad ha sido confirmada para una tercera y cuarta temporada, las cuales ya han sido grabadas. De acuerdo con los productores de la serie, la nueva entrega comenzará a finales de los 60 para mostrar el nombramiento de Harold Wilson como Primer Ministro; además se abordarán acontecimientos históricos como la victoria de Inglaterra en el Mundial de Fútbol de 1996.

Esta vez el elenco original fue reemplazado, y el papel de la Reina, que en las temporadas 1 y 2 fue interpretado por Claire Foy, será encarnado por la ganadora del Óscar, Olivia Colman. Además, como reemplazo de Vanessa Kirby, quien interpretaba a la hermana de la Reina, Margarita, tendremos a Helena Bohman Carter. 

Estreno: 17 de noviembre en Netflix

Lo que debes saber de ‘El Camino’, la película de Breaking Bad

Por: Brenda Hernández (@lalelilolupita)

El próximo 11 de octubre llegará a Netflix El Camino: una película de Breaking Bad, una secuela de la exitosa serie protagonizada por Walter White (Bryan Cranston)  y la cual ha generado gran expectativa en gran parte porque está escrita y dirigida por Vince Gilligan.

A continuación te dejamos todos los detalles de El Camino.

Sobre el nombre

El titulo hace referencia al modelo del automóvil en el que escapa Jesse Pinkman (Aaron Paul), un Chevrolet Camino 1978. Sin embargo es posible que se trate de algo más, pues en el documental No Half Measures: Breaking Bad’s en donde se muestra el proceso de rodaje de la temporada final, se observa una lectura de guion entre Cranston y Paul en la que se menciona que Jesse se dirige a un sitio llamado El Camino.

Te puede interesar: Breaking Bad, el guion perfecto 

La trama

El pupilo de Heisenberg será el protagonista en esta ocasión. La trama se desarrolla justo después de la quinta temporada de Breaking Bad, la cual finalizó en 2013 tras la muerte de Walter White. Recordemos que a Pinkman se le observa lleno de cicatrices y marcas de tortura a la que fue sometido mientras fue obligado a cocinar metanfetaminas.

En el avance se muestra una escena que ocurre inmediatamente después de que Jesse escapa del laboratorio en donde se encontraba y se dirige a la casa de su amigo Skinny Pete. A lo largo del trailer se observa una importante transformación en su apariencia física, además de situarle en medio de la cacería que ha montado la DEA (Drug Enforcement Administration) en su contra.

Personajes conocidos

El guionista y director Vince Gilligan confirmó que en El Camino participarán al menos diez personajes de la serie, entre ellos Badger (Matt L. Jones) y Skinny Pete (Charles Baker) quienes se puede ver en el segundo trailer. Además, la aparición de la fotografía de Andrea y Brock hacen suponer que el niño, ahora huérfano, también aparecerá.

Los fanáticos aseguran que Saul Goodman también formará parte, ya que en el spin-off Better call Saul se muestran algunos guiños acerca de lo que pudo haber pasado con Jesse. Además se presume que Skyler White (Anna Gunn) y Marie Schrader (Betsy Brandt) estarán en las múltiples entrevistas que hará la DEA

La gran incognita es si Walter White tendrá un lugar en la cinta, ya sea a través de flashback o recuerdos de los demás personajes. 

Locaciones 

Esta producción también se rodó en Albuquerque, Nuevo México, por lo que incluye spots que ya hemos visto antes: la casa de los White, el deshuesado de Joe, las oficinas de la DEA, y el desierto, donde se le ve a Pinkman tratar de deshacerse de un cuerpo.

Los realizadores han declarado que el largometraje estuvo planeado desde hace seis años que concluyó la historia y que es indispensable conocer lo sucedido a lo largo de las cinco temporadas ya que el filme estará lleno easter eggs y referencias que solo los verdaderos fans identificarán.

Lee el libro que inspiró Chernobyl, la miniserie de HBO

 Craig Mazin, creador Chernobyl, la serie que a principio de mes causó gran impacto al mostrar uno de los desastres ambientales más grandes en la historia reciente, bautizó al ejercicio como un dramatic retelling of history. Destaca la palabra retelling, la cual se refiere a replantear, o contar de nuevo, ya que para la realización del guion, Mazin tomó como inspiración varios libros, anécdotas y películas.

Entre sus bases destaca Voces de Chernóbil (1997) de la escritora bielorrusa Svetlana Alexiévich, galardonada con el Premio Nobel de Literatura en 2015. El libro contiene varias entrevistas con supervivientes y refugiados, las cuales Mazin emplea sin alterar en la producción.

Hace un par de días, el diario El país publicó una entrevista con la literata, quien expresó su sorpresa ante el hecho que la serie no la menciona en los créditos:  “Firmamos un contrato con los productores que les permitía usar entre seis y ocho historias del libro. Pero, además del libro, utilizan también su filosofía, aunque mi nombre no figura. Es muy extraño”.

Mientras esperamos que Craig Mazin o los representantes de la serie den respuesta a esta posible omisión, te compartimos el link donde podrás leer Voces de Chernóbil.

También te dejamos nuestro análisis de la serie:

Chernobyl: la felicidad de toda la humanidad

La euforia por Game of Thrones terminó, sin embargo, HBO sorprendió rápidamente con Chernobyl, inspirada en uno de los mayores desastres provocados por el ser humano: la explosión de una planta nuclear en la Unión Soviética en abril de 1986. 

El temor de todo un gobierno por ser ridiculizado a nivel mundial fue más importante que salvaguardar a los ciudadanos es uno de los principales puntos que nos revela la miniserie creada por Craig Mazin. 

A continuación nuestro análisis: