Jessica Jones lo hizo de nuevo

Por: Isaac Ávila (@elpinshidiablo

 

“(…) It’s a new dawn
It’s a new day
It’s a new life
For me
And I’m feeling good
I’m feeling good…”

-Feeling Good, Newley & Bricusse.

Es bien conocido el éxito que están teniendo las series de Marvel y Netflix. Aunque han tenido sus tropiezos, nos han entregado calidad en el desarrollo de personajes e historias entrañables. Wilson Fisk, The Punisher, Cottonmouth, Killgrave y por supuesto, Jessica Jones.

La primera temporada nos mostró lo perturbada que se encontraba esta investigadora por el monstruo en que podría convertirse cuando no tiene control sobre sus actos, si bien Killgrave la manipuló, la posibilidad del asesinato es lo que le preocupa en todo momento.

Para la segunda, se explora más el pasado y origen de nuestros personajes. Cómo las relaciones y decisiones de cada uno han permeado en su forma de vida y en las personas que están a su alrededor. Aborda aspectos psicológicos del porqué las cosas son así y no escatima en dar una versión pesimista de los problemas cotidianos de las personas con pasados perturbadores.

En todo momento sentí que veía BoJack Horseman, donde todos los personajes están jodidos de alguna manera y siempre se puede caer más bajo. Sin embargo, a Netflix le están doliendo los clímax y epílogos. Parece que agregaron algunos capítulos sólo para que la cohesión y emoción de la temporada no decaigan. Logra muy bien los ganchos para quedarse a ver otro capítulo más, pero en lo general, podría concentrarse más en entregar 10 capítulos sólidos que los 13 de regla de esta saga.

A pesar del tono depresivo y pesimista, la serie termina de una forma muy positiva. Las curvas de cada personaje principal se resuelven a su manera (no en una utopía optimista sobre el valor de la vida) y nos acerca a ellos. Haciéndolos entrañables y nos queda esa sensación de creer que pudieron resolverlo mejor. Humanos al final de cuentas.

Musicalmente, el mood de la temporada se apoya de todo el diseño sonoro, llegando a desesperarte (en el buen sentido) y en mantenerte muy atento de lo que pasa para conocer el desenlace de cada historia. Hace buen match y nos lleva con el ritmo del montaje.

En el trabajo visual se mantiene la línea de colores fríos y planos cerrados, seleccionados para resaltar aspectos importantes que nos hablan mucho de los conflictos que enfrentan los personajes.

En conclusión, Jessica Jones lo hizo de nuevo. Es una temporada llena de acción y de una profunda historia de autodescubrimiento y la consideración de opciones paralelas a las que siempre pensamos. Recomendable para ver de un jalón y seguir inmersos en este micro universo Marvel que esperemos se junte con el cinematográfico algún día, o que mínimo sus guionistas trabajen de la mano para evitar que nos cuenten la misma historia en todas las películas.

Electric Dreams: Las pesadillas de Philip K. Dick

Amazon Studios presentó recientemente una serie producida por Ridley Scott, basada en el libro The man in the high Castle de Philip K. Dick. Electric Dreams en su entorno cyberpunk nos recuerda los mejores momentos de Blade Runner y plantea preguntas como: ¿Cómo nos relacionamos después de sufrir un evento traumático? O ¿cómo poder sentirnos más humanos, después de estar inmersos por completo en el efímero alivio que otorga la tecnología?

 

Blade Runner 2049: Diseño, foto y dirección

Una comedia romántica inteligente: Master of none

El tono en la serie producida por Netflix, Master of none, se construye en un vaivén de géneros brillantemente utilizados. La multipremiada producción surgió de la pluma de Alan Yang y Aziz Ansari, este último es un reconocido stand-upero cuya fórmula consiste en utilizar estereotipos y alusiones a la vida del migrante en Nueva York. Dicha tesis es una de las constantes en la narrativa del programa.

 

Black Mirror: La construcción de realidades

La construcción narrativa de Black Mirror se basa tanto en viejas referencias literarias y cinematográficas como en nuevas posibilidades tecnológicas. Gracias a esta combinación se ha ganado un lugar en el culto del público. 

La serie británica creada por Charlie Brooker comenzó sus emisiones en 2011, año en el que pasó desapercibida aun con la buena crítica que recibió y los reconocimientos que obtuvo. Pero 2015 fue un año clave: Neftlix adquirió los derechos y comenzó la planeación de una tercera temporada, además de aprobar inmediatamente la cuarta.

Breaking bad: El guion perfecto

Vince Gilligan y Thomas Schnauz aseguraron que si un día se quedaban sin trabajo, cocinarían metanfetaminas. La “broma” dio vida a una de las mejores series, aunque intentar vender la idea representó un gran reto para Gilligan, pues aún no se acostumbraba abordar temáticas  tan oscuras y crueles en dicho formato. 📺

 

Jim y Andy: Un actor se prepara

¿Cómo fue el proceso actoral de Jim Carrey para interpretar al cómico estadounidense que acaparó la TV varias décadas? Un par de documentalistas acompañan el día a día de Jim Carrey en el set de filmación, donde el histrión prefiere que le llamen Andy, que es el nombre de su personaje. Se mueve, habla y camina como él, a través del metraje miramos su transformación, lentamente deja de ser Jim.

El actor cambió de técnica y optó por un método que proviene de los preceptos de Konstantin Stanislavsky y en esencia consiste en ser el personaje, pensar, sentir y hablar tal cual lo haría el personaje. Dicha escuela de actuación es una de las más populares en Estados Unidos .

Stranger things 2: ¿peor que la primera?

El final de la segunda temporada de una de las series más esperadas de este 2017 ha dejado la puerta abierta a una futura entrega. ¿Tendríamos que esperar un guión de mayor calidad?, ¿una mejor técnica cinematográfica? Gerardo Herrera, Stephanie Valdés y Sebastián Ortiz lo abordan: