Tamara y la catarina: una conmovedora historia sobre la amistad

Tamara y la Catarina (2016) resultaría exagerada, incluso inverosímilpara alguien alejado del caos que la gran urbe de la Ciudad de México ofrece a sus habitantes: personas enfrascadas en la rutina diaria, cegadas ante la existencia de los otros. Al respecto la directora Lucía Carreras menciona en entrevista es lo que yo trato de reflejar en la película, que a la gente no le interesa lo que pasa a su lado. No voltean a ver a nadie. Entonces escondí cámaras para grabar y no volteaban (las personas) a ver a las chicas. Cuando las veían sentadas con maquillaje se acercaban y se daban cuenta que eran actrices”.

El argumento del tercer largometraje de la cineasta mexicana se desarrolla principalmente entre las desconcertantes calles del Centro Histórico y los grisáceos barrios bajos de Naucalpan, escenarios que figuran como un personaje más dentro la aventura protagonizada por Tamara, una mujer con retraso mental, doña Mechey la pequeña catarinaMujeres física y psicológicamente opuestas, pero vulnerables ante el monstruo que la ciudad representa para ellas. A partir de que Tamara encuentra en la calle a una niña y decide llevarla a casa, la soledad tan presente en su rutina diaria será reemplazada por una enternecedora y cálida amistad entre las tres, en contraste con la frívola sociedad que insiste en ignorarlas: “Siento que la película es como una invitación al público a entrar a la intimidad de esos personajes a los que no quieren ver”, agrega Lucia.

La idea del filme surgió en un puesto de periódicos. La cineasta vio como una bebé se encontraba sin ningún tipo de vigilancia parental; a partir de esa experiencia comenzó a construir los primeros hilos conductores de la trama, sin embargo no era el único tópico que deseaba explorar. También está presente Doña Albina, una señora que ya murió y quien trabajaba en su casa, cuya hija con retraso mental acaba de tener un bebé por violación.  

Durante la proyección de la cinta en diferentes festivales a nivel mundial, como el de Toronto o el Iberoamericano en España, la realizadora se enfrentó con diferentes opiniones sobre la realidad que Tamara y la catarina refleja: “a los extranjeros no les cuadra. La historia es muy universal porque es una historia de amistad y solidaridad, pero sienten que es ficción” sin embargo, Carreras señala que si bien se trata de una historia creada por ella, los problemas sociales plasmados son reales y es un relato que podría llegar a ocurrir actualmente. 

Ángeles Cruz sobresale con la interpretación de Tamara, mujer incomprendida por sus seres queridos y responsable de los enredos que dan pie a la historia. Luego de pasar tres años estudiando a su personaje, Cruz proyecta un carisma natural en la pantalla sin caer en lo caricaturesco, creando una empatía de manera instantánea con los espectadores, mismos que descubren por medio de la lente de Iván Hernández la visión que la protagonista tiene del mundo.

Uno de los aspectos que más le interesó remarcar a la realizadora fue el desinterés que los personajes, tanto Tamara como doña Meche, mostraban ante el dinero: “la pobreza no juega nunca. Nunca las ves sufriendo por dinero, nunca ves a los personajes que sufren por dinero. Entiendes que su vida es así de limitada”. Ellas se preocupan por aspectos más allá de lo monetario, elemento necesario para poder sobrevivir, pero que nunca representa un conflicto serio dentro de la trama, llevándola a un terreno más reflexivo.

Tamara y la catarina es un filme simple y conmovedor que no llega al dramatismo extremo. Cuenta tan sólo una de entre las miles de historias que podrían llegar a suceder en la desmesurada Ciudad de México, pero también resulta ser una invitación para imitar la actitud compasiva que Tamara tiene sobre el mundo que la rodea.

Diana Mendoza 

Editora audiovisual del Museo de Antropología y admiradora del séptimo arte.

Películas y ciclos imperdibles del Cine Tonalá

Ubicado en la Colonia Roma, el Cine Tonalá se ha posicionado como una alternativa para disfrutar de las más destacadas propuestas de cine tanto a nivel nacional como internacional. A continuación te contamos de algunos estrenos y ciclos imperdibles de este mes. Recuerda que en este lugar también puedes disfrutar del servicio de restaurante.

Museo (Alonso Ruizpalacios, 2018)  

La navidad de 1985 el Museo Nacional de Antropología e Historia estremeció: 100 piezas fueron robadas por dos jóvenes estudiantes de veterinaria.  Este hecho, considerado como el robo del siglo, es retomado por Alonso Ruizpalacios en su más reciente película.

En Museo, el cineasta mexicano presenta a  Juan Núñez (Gael García Bernal) y Benjamín Willson (Leonardo Ortizgris), habitantes de Ciudad Satélite, quienes en una fatídica Nochebuena deciden robar artefactos culturales del Museo de Antropología; ¿cuáles son las razones? Este y otros cuestionamientos se desarrollan en el segundo largometraje de Ruizpalacios, (Güeros), el cual ya ha destacado en festivales internacionales como La Berlinale.

Te puede interesar: La generación que está cambiando al cine mexicano 

Virus tropical (Santiago Caicedo, 2017)

Aborda la vida de Paola entre las ciudades de Quito y Cali.  El tema de esta película chilena, inspirada por la obra de la ilustradora e historietista PowerPaola se desarrolla contando lo complicado que es crecer en la América Latina de finales de los setenta y principio de los ochenta.

Después de que su padre, un ex-sacerdote, abandona a la familia para regresar a Cali, su ciudad natal, Paola intenta encontrar su lugar en este mundo, rodeada por su madre y dos hermanas mayores.

Mexicanos de bronce (Julio Fernández Talamantes, 2016)

Muestra las condiciones de las prisiones en México. El documental se centra en Rocky, Hones y Bullet, quienes se conocen en prisión y deciden formar una agrupación musical que dé forma lírica al pasado que los persigue. Mientras la desesperanza y el agobio se adueñan por momentos de Rocky y Hones, Bullet está próximo a cruzar las rejas del penal por tercera ocasión. En el abismo de la libertad, las posibilidades que marcarán su destino no son claras, y el reto de recuperar a su familia implica superar las pruebas que el barrio le tiene por delante.

DocsMX

Desde hace 12 años, el festival Docs MX se ha encargado de manifestar, a través de una vasta selección, el valor del documental como un espacio indispensable para aprehender distintos contextos sociales, políticos e históricos. Su filosofía se basa en el hecho que el espectador aún busca vivir en los cines o los teatros una experiencia colectiva, un encuentro con lo diferente aun con la proliferación de las plataformas digitales.

Del 11 al 20 de octubre el Cine Tonalá abre sus puertas a este festival, mostrando títulos como La vida suspendida de Harley Prosper, Vatreni y Las chicas del amanecer dorado.

A estos filmes y ciclos se suman películas como Ana y Bruno (Carlos Carrera, 2017), Extraño pero verdadero (Michel Lipkes, 2017), Las buenas maneras (Juliana Rojas, Marco Dutra, 2018) y el 22 Tour de Cine Francés.

CONSULTA AQUÍ LA CARTELERA COMPLETA

Arcadia, una visión integral del 68

 

Al representar una ruptura en el debate político, en la participación social y en las formas de expresión en México, el 68 es un momento histórico que exige ser visto y analizado desde múltiples enfoques. El cine, como vehículo que nos traslada al pasado y nos muestra aspectos que quizá de otra forma sólo conoceríamos de superficialmente, es indispensable para comenzar un acercamiento profundo a tal coyuntura.

En ese sentido, programaciones como la de Arcadia: Muestra Internacional de Cine Rescatado y Restaurado resultan imperdibles. En su primera edición, la muestra organizada por la Filmoteca de la UNAM, ofrece un abanico de películas, nacionales e internacionales que abordan los acontecimientos de dicha época en distintas latitudes.

Así podremos ver desde películas como Canoa (Felipe Cazals, 1975) sobre la cerrazón de una sociedad conservadora a partir de una comunidad en Puebla, la cual deriva en la persecución y linchamiento de un grupo de jóvenes, hasta La conexión americana (Carlos Mendoza, 2008), que exhibe la injerencia del gobierno de Estados Unidos en la política nacional, ambas en el contexto del 68 en México. En la lista también se encuentra Generación del 68 (Nenad Puhovski, 2016), filme croata que explora el diálogo entre las ideas revolucionarias de los jóvenes de los sesenta, con los pensamientos y experiencias de la próxima generación.

Te puede interesar: El grito: cine en tiempos de represión

En Arcadia también conviven aquellos filmes que realizados en la época de los sesenta, como El grito (Leobardo López Arretche, 1968), Olimpiada en México (Alberto Isaac, 1969) y Únete pueblo (Óscar Menéndez, 1968), con otros producidos tiempo después desde la ficción como México: Verano del 68 (Carlos Bolado, 2013) y Borrar la memoria (Alfredo Gurrola, 2016).

La intención de mostrar tales títulos es también para repensar al cine como detonador de acción social: “Es necesario ver al cine no solamente como vehículo(s) de entretenimiento, que es lo que supone la gran industria, sino como medio de creación de comunidad”, comentó en entrevista Hugo Villa, Director de la Filmoteca de la UNAM.

De ahí deriva el interés por llevar el cine a los espacios públicos, como la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, donde se proyectará una de las producciones más recientes sobre el tema: Olimpia, del mexicano José Manuel Cravioto, así como la versión restaurada de El grito, documental que muestra las facetas del conflicto estudiantil en la Ciudad de México.

Sobre la experiencia de apreciar el filme dirigido por Leobardo López Arretche, Hugo Villa comenta; “Creo que lo que más me sorprendió fue encontrar además un movimiento alegre y jovial, que para quienes vinimos después nos marcó por la sangre que se derramó inútilmente a partir de la paranoia de Díaz Ordaz, pero antes de eso, la forma en que estaban los muchachos emprendiendo su movimiento era de una manera muy gozosa y muy alegre; y eso se escucha maravillosamente en la nueva versión restaurada”.

Te puede interesar: 2 Octubre y el cine universitario

El programa contempla tópicos como Los archivos mundiales y el 68, El 68 en México y Archivo vivo de la Filmoteca; es una iniciativa que refuerza la labor de la Filmoteca, que va más allá de la exhibición cinematográfica. Arcadia, que se realizará del 25 al 30 de septiembre, propone convertirse en un punto de encuentro, de estudio y de investigación sobre materiales fílmicos rescatados y restaurados, no sólo en México, sino en el resto del mundo.

DESCARGA AQUÍ EL PROGRAMA COMPLETO  

Leticia Arredondo

Cofundadora y editora de ZOOM F7. Escribo sobre cine y fotografía.

El grito: cine en tiempos de represión

Los estudiantes encaraban lecciones fuera de las aulas. Salir a marchar, con previa autorización, exigía consciencia de una posible represalia. Pero el miedo no detenía; el efecto de la burda represión unía a más voces,  y entonces el famoso pliego petitorio de seis puntos se escuchaba cada vez más fuerte; un pliego que jamás llegó a manos de quien tenía que llegar, pero cuya respuesta mató a quienes no tenían que morir. El ambiente febril rondaba la ciudad desde norte a sur.

Esto se filmaba. Las cámaras de 16 mm estaban ahí. Un joven llamado Leobardo López Aretche, quien representaba al CUEC en el Consejo General de Huelga, sería el encargado de conjuntar tales imágenes en un documental que marcó a una época en cuanto a la realización independiente a manos de estudiantes,  a la discusión política, y al montaje que desafiaba las convenciones temáticas de la época; El grito condensa las voces de la efervescencia social que halló sus motivos en un sistema totalmente alejado del modelo democrático, el cual se limitaba a anteponer la bandera del orden y la tranquilidad.

Pero el valor de esta pieza cinematográfica no sólo se debe a ello. Ante tal contexto y ante una legislación que regulaba los delitos de disolución social, entendidos como la difusión de ideas que perturbaban el orden público o afectaban la soberanía nacional, su realización también fue una batalla que se tuvo que librar.

“Hacer copias significaba pasar por alguno de los laboratorios, y los laboratorios estaban muy controlados en ese tiempo por la secretaria de gobernación, concretamente los grandes laboratorios industriales. En ese tiempo los Estudios Churubusco y Estudios América tenían una oficina de gobernación ahí instalada dentro de los estudios”, comenta en entrevista Hugo Villa, Director de la Filmoteca la UNAM.

Por tal, la exhibición y la manufactura de El grito, editado en las instalaciones del CUEC por Ramón Aupart Joskowicz, estuvo siempre al margen.

Te puede interesar: Cine en la Plaza | Olimpia, a 50 años de El grito

El grito se exhibe en circuitos universitarios porque sobrevive a la censura de ese modo; la única forma de que no destruyeran las copias era que no pasaran nunca por la picadora de carne que era la estructura oficial de los cines, de las salas cinematográficas”

Sobre la importancia de que las nuevas generaciones de estudiantes se acerquen a este tipo de obras, Hugo comenta: “Es importante para entender en el contexto en el que fueron realizadas y a partir de ahí contextualizarlas hacia sus propias realidades actuales y ver cómo es que se hermanan con esas juventudes, cómo sus demandas ya son distintas, el camino que deciden para lograrlas es otro”.

Esta nueva versión de El grito fue restaurada tanto en imagen como en sonido. “Mucho de lo que se recupera del sonido es una separación entre las fuentes originales y se pueden apreciar con mucha más claridad las consignas, los discursos, las canciones, las voces de quienes protagonizan el movimiento; creo que eso fue lo que más me sorprendió, encontrar además un movimiento alegre y jovial”.

El grito es una película que resulta obligada para repensar los motivos que llevaron a las calles a los universitarios, en un contexto en el que la violencia sigue siendo un tema aunado a los estudiantes.

“Una de las preguntas que le hice al jefe de la policía fue ¿la constitución mexicana permite sí o no hacer manifestaciones? Y me dijo que sí, pero existen unos reglamentos, comprende usted, para tener la debida autorización. Entonces le dije, muy bien ¿y esta autorización se concede generalmente? Y él me contesto, sí se concede siempre, pero cada permiso viene acompañado de la anulación del permiso, ¿comprende? Esto es México…” Oriana Fallaci 

Leticia Arredondo

Cofundadora y editora de ZOOM F7. Escribo sobre cine y fotografía.

HITSBOOK: la reunión de cineastas y creadores de video independientes  

Por: Leslie Valle (@sirenamacarena)

“Si puede ser escrito o pensado, puede ser filmado”
– Stanley Kubrick

Vivimos en la época en la que la tecnología, lo visual y, sobre todo, lo audiovisual se sobreponen al texto: las fotografías, infografías, los GIFs y videos son nuestro pan de cada día. Por ello han surgido tantas plataformas, redes sociales y canales en las que con un solo clic se puede acceder a todo ese contenido.

Y ni qué decir de las personas que se dedican a ello: cineastas, youtubers y demás creadores audiovisuales.

Ante ese mar de contenido surge Hitsbook que, con más de 300 mil usuarios provenientes de diversas partes del mundo, agrupa a la mayor comunidad de creadores de video en habla hispana. Se trata de una plataforma totalmente gratuita enfocada cien por ciento al contenido UGC (User Generated Content), en la que se da oportunidad a todos aquellos realizadores independientes que buscan un lugar de exhibición especializado y de fácil acceso para todo público.

Te puede interesar: Películas de Jan Švankmajer disponibles en línea

Aunque actualmente su fuerte son la series de ficción, también cuentan con series documentales, cortometrajes multitemáticos y demás proyectos en video que incluso han participado y sido premiados en diversos festivales y concursos internacionales.

Su catálogo está dividido en categorías: ficción (en donde se incluyen series y cortometrajes), lifestyle (tutoriales temáticos), wow (vlogs de cine, literatura…) y música. Así que al mismo tiempo funge como una guía temática de canales de YouTube a los que puedes suscribirte según tus intereses.

Sin duda es un espacio dedicado completamente a los amantes de los contenidos multimedia y el séptimo arte que captura la atención de los usuarios de forma sencilla y amigable. Además, dentro de sus funcionalidades, da oportunidad a los creadores más amateurs para que tomen su cámara y se atrevan a filmar eso que siempre han querido a través de los diferentes concursos que organiza. Porque, como menciona el director de esta network Rodrigo Espinel, “a la gente le apasiona el vídeo porque captura toda la atención y es sinónimo de diversión”.

Te puede interesar: Grandes películas de terror en FilminLatino

Así que si estás buscando un lugar para que tus proyectos lleguen a más personas o simplemente quieres algo que ver más allá del nuevo video del youtuber de moda o el blockbuster recién estrenado en Netflix; Hitsbook es tu mejor opción.

La gran exposición sobre Hitchcock ahora en México

La obra del cineasta británico Alfred Hitchcock (1899-1980), catalogado como el maestro del suspenso, va más allá del estereotipo, su cine sigue siendo difícil de clasificar. Mucho se ha escrito sobre quien está considerado uno de los creadores más geniales del siglo XX y todas las interpretaciones coinciden en señalar la fascinación visual que desprenden películas como La ventana indiscreta (Rear Window, 1954), De entre los muertos (Vertigo, 1958) o Psicosis (Psycho, 1960), que son un compendio de imágenes de gran potencia que con el tiempo se han convertido en verdaderos íconos modernos.

Te puede interesar: Alfred Hitchcock: las claves para entender su estilo

Hitchcock, más allá del suspenso se plantea para conocer y comprender toda su figura desde una mirada global a las claves esenciales de su cine. La exposición ya tuvo lugar en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid (2016) y en el Museo San Telmo de la ciudad de San Sebastián (2017).  Del 13 de septiembre de 2018 al 13 de enero de 2019 llegará a México con la finalidad de que el público mexicano conozca y se acerque más a la obra de este cineasta británico y nuevamente contará con el comisariado artístico de Pablo Llorca, profesor de Historia del Cine y de Historia de la fotografía en la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca (USAL).

Esta exhibición, realizada por la Cineteca Nacional y Fundación Telefónica México, es una oportunidad para ver plasmados aspectos personales y comerciales, la base fundamental de su proceso de creación y su lenguaje cinematográfico: su dominio de recursos del arte y el cine de vanguardia; su capacidad para rodearse de grandes colaboradores, sean técnicos, actores, diseñadores o guionistas, sobre los que ejercía un control férreo; el papel fundamental que tuvieron en sus obras los personajes femeninos, y, por supuesto, la capacidad de sus películas para reflejar el tiempo en que fueron creadas evocando la atmósfera de cada época.

Te puede interesar: Psicosis, la mente de Alfred

Además, los cinéfilos disfrutarán de un ciclo con 35 películas, todas pertenecientes a la etapa sonora del realizador, restauradas en 2k y 4k, y también de charlas que analizarán la obra del cineasta desde perspectivas únicas y se llevarán a cabo tanto en Cineteca Nacional como en el Centro Cultural de España en México.
Con información de la Cineteca Nacional 

Las películas mexicanas más vistas en Filmin Latino

Aunque Filmin Latino incluye cine de otras nacionalidades, las producciones mexicanas son las que cada semana destacan entre lo más visto. Se trata de películas que posiblemente ya conoces, pero que son indispensables en la historia del cine nacional, como es el caso de Los ladrones viejos (2007), uno de los primeros documentales de Everardo González en el que demuestra sus habilidades como director y su amplio criterio al momento de desarrollar una historia. Hoy, Everardo es uno de los documentalistas más reconocidos, por lo que es fundamental echarle un vistazo a cada una de sus películas.

Grandes películas de terror en Filmin Latino

Siguiendo en el tema del documental se encuentra Tempestad (2016), con el que Tatiana Huezo se convirtió en la primera mujer en recibir el Premio Ariel  a mejor dirección en la historia del cine mexicano. A través de un viaje de norte a sur en México nos presenta los testimonios de Miriam y Adela, los cuales exhiben una realidad en la que la violencia ha tomado el control de vidas, deseos y sueños.

En la ficción está Maquinaria Panamericana (Joaquin del Paso, 2016) galardonada con el Ariel a Mejor Guion Original y el Premio Mezcal a mejor película en el FICG. La película transita por la tragicomedia y al mismo tiempo presenta una radiografía del trabajador mexicano.

La generación que está cambiando al cine mexicano

A estos títulos se agrega Las oscuras primaveras (Ernesto Contreras, 2014), El maíz en tiempos de guerra (Alberto Cortés Calderón, 2016) y Ella es Ramona (Hugo Rodríguez, 2015).

Consulta la lista completa aquí