Visitamos el Museo Nacional de Cine de Turín | Fotogalería

El Museo Nacional del Cine de Turín es un espacio joven que desde el año 2000 alberga piezas y exposiciones de películas emblemáticas del cine italiano e internacional. Visitarlo resulta un muy nutrida experiencia que va desde conocer aparatos precursores del cinematógrafo, los cuales nos permiten conocer la tecnología que dio vida al séptimo arte (como la linterna mágica), hasta una amplia colección de fotografías, carteles y libros.

El recinto está ubicado en La Mole Antonelliana, el edificio más emblemático de la ciudad ubicada en el norte de Italia. Aquí te comparto algunas de las fotografías de mi recorrido por este gran lugar (dale click a la imagen para apreciarla mejor).



Así se vive en mi colonia | La Perla, Nezahualcóyotl

Fotografías: Amairani Vergés Piña (@amairaniverges) 

La religión, las ferias, los espacios inhóspitos y la inseguridad son parte del día a día de los habitantes de La Perla, una colonia del Municipio de Nezahualcóyotl en el Estado de México. Ahí nació Amairani Vergés Piña, autora de las fotografías y amante de la fotografía análoga. Ella ha sido testigo de la transformación del lugar, como la desaparición de la pandilla grafitera CCS  (cacos 13) y el Salón Cuauhtémoc, de gran fama por sus bailes de salón. Aun con lo desolador que podría definirse este lugar, los habitantes siguen dándole vida a La Perla.

Presencias que cimbran territorios | Sonia Madrigal 

Más que muros | Fotogalería

Fotografías: Abad Loaria @abadloaria

¿Te has detenido a observar los muros entre los que caminas? Muchos de ellos se caracterizan por detalles que nos revelan una época, una inquietud urbana, una historia. No siempre es posible entrar en diálogo con la arquitectura de nuestra ciudad, pero Abad lo ha logrado y el testigo de ese diálogo ha sido la cámara.

“La belleza puede estar en todos lados y en todo momento para los ojos de quien sabe observarla” Abad Loaria

Así se vive en mi colonia | CONVOCATORIA

Horizontes a la espera de una luz | Fotogalería

Fotografías: Esteban Marenco (@esteban_marenco

Los grandes espacios de tierra aguardan con tranquilidad la luz que los vestirá de otro color. Pero la luz llega y sólo permanece un instante. Afortunado el ojo que es testigo de esos pequeños momentos que transforman el horizonte. Afortunadas las presencias que forman parte de un nuevo paisaje que en minutos se desvanecerá, porque la lluvia vendrá, o porque la lluvia acaba de pasar y el cielo empieza a despejarse.

Esteban Marenco gusta de los espacios abiertos y la naturaleza. Se vale de la profundidad de campo con el fin de que cada elemento dentro del cuadro tenga su importancia. Rodea al “sujeto” dentro de su contexto y hace una relación entre ambos.

Así se vive en mi colonia | CONVOCATORIA

Fotografías de una selva de concreto

¿Qué es la calle? ¿Un espacio de libertad? ¿Un lugar de casualidades? Al ser sin duda de naturaleza desaforada, la calle puede serlo todo. Es un lugar de luz, de oscuridad. La calle es testigo de lo que las paredes de los interiores no nos han permitido ser.

La estrit es un colectivo de fotógrafos que van capturando las expresiones que ahí suceden, imágenes que son el resultado de la vorágine que ahí se vive. Pequeños universos que se generan dentro del caos, los objetos que son testigos del paso de la humanidad y los rostros que muestran las marcas de una existencia difícil en la selva de concreto, como ellos mismos lo han definido.

Fotogalería: Presencias que cimbran territorios | Sonia Madrigal

A continuación te comparto su manifiesto, una serie de puntos desenfadados en comparación de todo lo que te han dicho que debe ser la fotografía. Bruce Gilden, fotógrafo neoyorquino, ha mencionado que “Si se puede oler la calle al mirar una foto, es fotografía callejera.” Y sin duda las fotografías de Fermín Guzmán, Arturo Guzmán, Cecilia Guerrero, Omar Méndez y Balam-ha’ Carrillo nos desplazan a esas calles de las que todos somos parte. Aquí su página de Facebook.

  1. Fotografía es fotografía, no hay géneros fotográficos mayores ni menores.
  2. Vamos a mandar a la chingada a quienes digan que la fotografía callejera es un hobby.
  3. No somos artistas ni algo que se le parezca: sólo somos fotógrafos callejeros.
  4. No necesitamos el reconocimiento de la elite fotográfica.
  5. ¿Becas o premios? Si llegan, bien: y si no, también. Eso no nos quita el sueño.
  6. No fotografiamos la vida cotidiana, capturamos la magia en las calles.
  7. Pensamos que para ver afuera hay que mirar primero adentro de uno mismo.
  8. La fotografía es para tod@as: no se necesita haber estudiado o conocer a los clásicos para hacer buenas imágenes.
  9. No necesitamos de seminarios, centros o escuelas “prestigiosas” para ser reconocidos.
  10. No hace falta tomar fotos en Tepito para hacer foto de calle. Retrato mi realidad.
  11. El ego y los likes van a chingar a su madre.
  12. Compartimos lo que hemos aprendido con los demás.
  13. Seguimos tomando foto aunque haya días en que no tomemos una buena foto.
  14. Exploramos los temas que mueven nuestras almas y no porque estén de moda.
  15. No explotamos a la “banda” en una situación difícil de su vida sólo por tener una foto.
  16. Intentamos alterar la escena lo menos posible.
  17. No violentamos a la gente con las cámaras.
  18. No necesitamos una Leica para hacer foto de calle. La cámara no hace la calle.
  19. La palabra “cliché” y su significado no aplica en nosotros: fotografiamos lo que queremos.
  20. Somos street photographers y tenemos un nivel chingón.

Las mujeres estadounidenses en la propaganda bélica

Alfred T. Palmer fue un fotógrafo de la Oficina de Información de Guerra (OWI por sus siglas en inglés) desde 1941 a 1943. Tal oficina creada por el gobierno de Franklin D. Roosevelt después del ataque de Pearl Harbor, era una agencia del gobierno de Estados Unidos encargada de los servicios de información; ahí se coordinó la publicación de noticias de la guerra para promover el patriotismo y diversas campañas a nivel internacional.

Las fotografías de Palmer fueron parte integral de una campaña que pretendía mostrar la movilización del país durante la Segunda Guerra Mundial. Uno de los temas que más se resaltó fue el de la aeronáutica, enfocado en la fuerza de trabajo a cargo de las mujeres, especialmente en la fabricación de aviones de combate, así como en líneas de montaje. La intención fue mostrar a las mujeres como patrióticas, entregadas a un esfuerzo nacional en una época en la que su labor continuaba encasillada en las tareas domésticas y el comercio.

En1943 el trabajo de las mujeres representaba el 65%, sin embargo raramente obtenían más de la mitad del sueldo que se les pagaba a los hombres. Y aunque su trabajo fue crucial, al finalizar la guerra la mayoría de las trabajadoras fueron despedidas para que los soldados que regresaban pudieran ocupar de nuevo sus puestos de trabajo.

Después de la guerra, Palmer trabajó como fotógrafo del personal de National Geographic y posteriormente se dedicó a producir películas para la Comisión Marítima, el Departamento de Estado de los Estados Unidos, compañías navieras, corporaciones multinacionales, gobiernos asiáticos y organizaciones humanitarias. En 1987, la colección marítima de la costa oeste de Palmer fue adquirida por el Departamento del Interior y el Servicio de Parques Nacionales para ser alojada en el Parque Histórico Nacional de San Francisco.

Las imágenes originales son diapositivas kodachrome en color que varían entre 35 mm y 4×5 pulgadas.

Presencias que cimbran territorios | Sonia Madrigal

 

En las fotografías de Sonia la naturalidad insólita acecha, y al mismo tiempo existe la posibilidad de que sea inevitable empatarlas con la genialidad de un fotograma de una ficción cinematográfica. Aquí, aunque son exiguos elementos, cada uno es punzante. Es mediante la mirada que se palpa el arraigo de una costumbre, la dicha de un instante, la misma parsimonia. A su vez, los escenarios son la inevitable coincidencia que representa la vida misma. Vemos presencias que se convierten en personajes. Nos encaramos con los pasos que hacen cimbrar los territorios. Son fotografías que nos remiten a las mejores tomas de René Maltête. Sutilmente, nos sitúan en el desencanto de los tiempos que vivimos. Sin ser explícita, nos recuerda, por ejemplo, la muerte imparable de las mujeres en la periferia. En cada pieza hallamos los rasgos distintivos de una parte de la ciudad. Ahí donde sólo la valentía permite sacar la cámara.

Leticia Arredondo 

 

Sonia Madrigal, fotógrafa originaria de Cd. Nezahualcóyotl, Estado de México. En 2009, comienza su formación como fotógrafa en el FARO de Oriente —con el fotógrafo Mark Powell— y en el FARO Tláhuac. Su trabajo gira en torno a temáticas socioculturales que tienen lugar en la zona metropolitana de la Ciudad de México (principalmente en el oriente). Fue becaria del Programa Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), generación 2013-2014 y del Seminario de Producción Fotográfica (SPF) 2016 del Centro de la Imagen. Es cofundadora de la plataforma digital Mal d3 ojo.

Instagram 

 

Web

Leticia Arredondo

Cofundadora y editora de ZOOM F7. Escribo sobre cine y fotografía.