El cine de Maryse Sistach: desenlaces de una sociedad violenta

Por: Angélica Mejía (@lilithchance)

Maryse Sistach nació en la Ciudad de México, pero estudió antropología social en Francia. Contrario a lo que se podría creer, formarse lejos de su país reforzó el vínculo con éste. Al volver, además de continuar con sus estudios como antropóloga, se interesó en el séptimo arte; con la idea de que el cine representa la moral de una sociedad, ingresó al Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC). Sus primeras intenciones estaban en el documental, y al paso del tiempo se inclinó a la ficción, una que, como su antecedente educativo revela, se caracteriza por hacer una sólida y fuerte crítica social. 

De entre toda su filmografía destaca “la trilogía de la maldad”, la cual aborda la delincuencia, la violencia familiar y la violencia machista, además de sutiles señalamientos a las autoridades que las respaldan. Estos trabajos fueron realizados de la mano de José Buil, quien participó ya sea como guionista, director o productor. 

Maryse Sistach- Fotografía: Milenio

Te puede interesar: Una mirada a las cinefotógrafas mexicanas

En Manos libres (nadie te habla) (2003) cinta que no fue dirigida por Sistach pero sí producida, se muestra la normalidad con la que se aprecia la delincuencia. Vemos, por ejemplo, cómo Betty (una de las adolescentes protagonistas) va con su padre en el coche oyendo noticias sobre eventos delictivos en la ciudad sin hacer caso alguno de lo que se dice. El argumento de la película protagonizada por unos jóvenes Luis Gerardo Méndez, Alejandro Calva y Carlos José Fermat, gira sobre un par de amigos ricos, estudiantes de derecho en alguna universidad de Santa Fe, quienes (inmiscuidos en las drogas) buscan una forma de obtener dinero fácil; su estrategia recuerda a aquellas cadenas de Hotmail muy populares por ahí de inicios de los 2000. De un secuestro exprés virtual resultan víctimas un par de estudiantes de secundaria, una rica y la otra no; por una serie de eventos, le piden dinero al padre de la que no es rica (Betty). Desesperado, el hombre debe buscar la forma de resolver el problema. 

Manos libres muestra diversas caras de la moneda de la delincuencia: el porqué los extorsionadores piden el dinero, dónde estaban los padres de estos jóvenes y cómo puede ser tan sencillo engañar a unas jóvenes para obtener un beneficio. Además, expone la ausencia de las autoridades; es Marcelo (interpretado por Méndez), el líder extorsionador quien dice: “en este país, las personas se salvan como pueden, y quien vaya a la policía es un pendejo”. Frase que retumba en la mente del espectador hasta los últimos minutos de la película, cuando conocemos la forma del papá de Betty de “salvar” a su hija. 

Esta fue la segunda entrega de la trilogía, también, la menos destacada entre la crítica y el público. Puede que su intención no haya sido la de representar a la sociedad machista mexicana, por lo que la violencia a la mujer no está tan remarcada como en las otras dos: Perfume de violeta (2001) y La niña en la piedra (2006).

Perfume de violetas (nadie te oye) (2001) es la producción más reconocida de Maryse Sistach, en la cual, además de ser bastante clara la crítica a la sociedad machista, vemos una representación de la clase social mexicana. Nos presenta a Yessica, una joven de 15 años que vive en situación de pobreza y debe cuidar a sus hermanastros para que su mamá pueda trabajar; y a Miriam, su compañera de escuela que no es rica, pero al menos tiene fruta en su casa y puede usar perfume. Miriam vive con su mamá, quien es soltera y se lleva “unas chingas” por no estudiar. 

Yessica es en quien más se recargan las problemáticas de comentarios sexistas, como cuando la humillan en la escuela por no “prevenir su regla” o cuando la mamá de Miriam asegura que andaba de ofrecida, así como los abusos sexuales, de los que sufre porque su hermanastro la “vendió” a uno de sus amigos para que la violara en su camión.

La maternidad es otro punto fuerte en esta producción. La mamá de Miriam, por un lado, es amorosa, no vive con ningún hombre y trabaja para ella y su hija únicamente; sus comentarios desatinados exhiben la educación sexista que todos recibimos en México, y también los prejuicios ante una adolescente que fue expulsada de su antigua escuela y robó algo en el mercado. Por otro lado, la mamá de Yessica claramente sufre de violencia doméstica; el temor que tiene a su esposo revienta sobre su hija mayor, y sus ideas patriarcales sobre la maternidad poco a poco son enseñadas a Yessica, quien antes de hacer su tarea debe plancharle la camisa a su hermanastro. 

Maryse Sistach se inspiró en una noticia de la nota roja para construir esta historia. El final de la película es el encabezado, lo “más importante” según el criterio de los periódicos y los lectores. La hora con 20 minutos que dura la cinta desvela el trasfondo del delito y ofrece una amplia lectura más allá de los juicios inmediatos y fáciles. 

La última parte de esta trilogía es La niña en la piedra (nadie te ve) (2007), cuya historia ya no se desarrolla en la ciudad, sino en una dura zona rural. Ahí vive Mati (Sofía Espinosa) otra joven de secundaria quien en reiteradas ocasiones rechaza los intentos de Gabino, su compañero de clase, de convertirla en su novia o invitarla al baile. Ante esto, él y sus amigos comienzan una serie de acosos y abusos hacia la adolescente, los cuales tiene un desenlace ya conocido en los titulares de este país. 

Si bien Sistach en todas sus películas muestra su conocimiento e interés en la antropología social de México, en La niña en la piedra aprovecha la locación para introducir un elemento simbólico de la cultura prehispánica, con el descubrimiento de una escultura de la diosa del maíz, la cual no es entregada a las autoridades por miedo a un despojo de tierras. 

La intención de Maryse Sistach al realizar esta trilogía es clara: exponer la realidad violenta del país y cómo afecta, desde temprana edad, a los adolescentes que luego serán adultos. La masculinidad tóxica y la sumisión femenina son actitudes recurrentes en los personajes construidos para estas películas, y lejos de ser historias donde los protagonistas reflexionen y muestren cambios, son precisamente las consecuencias de actitudes arraigadas las que nos muestran desenlaces crueles. Son sin duda una oportunidad para cuestionar, desde los estratos económicos y los elementos sistémicos, una realidad que continúa prácticamente intacta. 

La literatura según Jaime Humberto Hermosillo

Por: Alex Díaz 

El cine cuenta con la facultad de nutrirse de otras disciplinas artística; sus referentes más obvios son la fotografía y el teatro, sin embargo, es la literatura la que más ha estado presente en la creación del séptimo arte desde su nacimiento.

Ya George Mélies, antes del siglo XX, recreaba escenas sacadas de libros en sus filmes, siendo la más celebre Viaje a la luna (1902), inspirada en De la tierra a la luna de Julio Verne. Hasta el día de hoy, la literatura sigue siendo objeto de múltiples adaptaciones a la gran pantalla; un ejemplo contemporáneo de alcance y fama mundial es Harry Potter.

En México se cuenta con una larga tradición de adaptaciones literarias, en las que los propios autores han participado en su realización fílmica: Laura Esquivel escribió el guion de su novela Como agua para chocolate para la cinta dirigida por Alfonso Arau en 1992, Emilio Fernández y John Steinbeck adaptaron La perla (1947), novela de este último. De más recientes años está la adaptación de la novela de Ángeles Mastretta, Arráncame la vida, dirigida por Roberto Sneider en 2008.

Estos son algunos de los ejemplos más conocidos de adaptaciones mexicanas, no obstante no son los únicos. Entre uno de los directores no tan conocidos, pero que más abordaron el cine desde los libros, está Jaime Humberto Hermosillo.

Inicios del director

Jaime Humberto Hermosillo fue un director en constante contacto con los libros y sus autores, con los que trabajó frecuentemente, tanto para adaptar obras como para generar nuevas historias.  El hidrocálido mostraba su interés en la literatura desde sus primeros cortometrajes, por ejemplo, en 1966 tomó inspiración de El Malentendido de Albert Camus para rodar Homesick.

Acabada su formación en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) obtuvo reconocimiento gracias a su cinta de 1975, La pasión según Berenice, la cual fue merecedora de tres premios Ariel, entre ellos Mejor Película.

Aunque su nombre no aparece en los créditos, José Emilio Pacheco, autor de Las batallas en el desierto y quien también trabajó con Arturo Ripstein en El castillo de la pureza (1973), colaboró en el guion de esta obra. Posiblemente su aporte no fue tan relevante, o el mismo escritor no exigió su acreditación; de cualquier forma se le reconoció su participación en la película posteriormente.

José de la Colina: el colaborador cómplice

Después de tal éxito siguió recurriendo a varios escritores para la realización de sus argumentos, siendo José de la Colina un frecuente colaborador con quien ya había escrito en 1972 el guion de El señor de Osanto, basada en la novela Master of Ballantrae de Robert Louis Stevenson, la cual José de la Colina obsequió a Hermosillo.

La cinta no contó con mucho éxito, pero las mejores colaboraciones estaban por llegar. En 1977 dieron vida a una de las películas más aplaudidas del director: Naufragio, inspirada en una obra ya concebida, Mañana, un relato corto de Joseph Conrad sobre un hombre conocido como el capitán Hagberd, quien forma una amistad con su joven vecina Bessie mientras busca a su hijo por años en un pueblo costero llamado Colebrook. José y Jaime tomaron la esencia del relato y realizaron algunos cambios.

El capitán Hagberd pasa a ser Amparo, interpretada por Ana Ofelia Munguía, manifestando la relación entre dos mujeres, una de las constantes en el cine de Hermosillo. Esta característica la podemos observar en: La pasión según Berenice, Amor Libre, Confidencias, Encuentro Inesperado, etc.

La trama se desarrolla en la Ciudad de México, y una alteración a menor escala es que Bessie (quien pasa a ser Lety) interpretada por María Rojo -que participó en alrededor de nueve películas suyas- comparte departamento con Amparo.

Por supuesto hay más cambios en el desarrollo de la historia, pero ambas evocan sentimientos de desolación y añoranza, lo cual dotó a la cinta de uno de los finales más poderosos de la cinematografía mexicana.

Volvieron a colaborar seis años después en El corazón de la noche, primera película del director filmada en Guadalajara, pero que Hermosillo no consideraba propiamente jalisciense al contar con equipo y producción chilanga.

El corazón de la noche es un filme con tintes oníricos que relata la intrusión de un joven en la vida de una secta de minusválidos. Aunque no está basaba en un relato previo, las referencias a la literatura están presentes, como el final de la película y su alusión a Edipo Rey.

Hermosillo y García Márquez adaptan una historia real

Antes de El corazón de la noche (1980), Jaime Humberto se filmaba una cinta cuyo guion había realizado junto al escritor latinoamericano más importante de las últimas décadas: Gabriel García Márquez; autor de Cien años de soledad, quien realizó guiones para Arturo Ripstein y Felipe Cazals en las décadas de los 60 y 70.

Alrededor de 1978, Gabriel García Márquez le contó al director una historia que había escuchado en Barcelona, en la cual una joven veinteañera sufrió el infortunio de ser llevada a un hospital psiquiátrico por error cuando se le descompuso su auto en medio de una tormenta en la carretera.

En un escrito que el colombiano realizó para El País, confesó no observar mucho entusiasmo en el director. Estaba equivocado, ya que Hermosillo se acercó a García Márquez un par de meses después con un primer borrador de guion.

Según el relato, lo primero en que pensaron fue en los actores que encarnarían a los protagonistas, lo cual es parte habitual en la forma de trabajo de Jaime Humberto: escribir personajes considerando a los interpretes, ya que se confesaba como un mal director de actores; por ello le era de suma importancia contar con histriones capaces y con quienes tuviera buena relación. Los elegidos fueron María Rojo y Héctor Bonilla.

María de mi corazón tuvo un relativo éxito, ya que fue prohibida por un tiempo en el México como otras tantas en su carrera. El motivo, al no tocar temas tabúes ni contener escenas explicitas como sí lo hacían otras de sus películas prohibidas, fue probablemente su manera de producción por medio de la cooperativa fílmica; cine hecho con escasos recursos (contó con un presupuesto de aproximadamente 80 mil dólares de ese entonces) y que aun así superaba con creces a las producciones mexicanas que en ese momento tendían al cine de ficheras.

A pesar de los inconvenientes, el filme encontró su público en los cineclubes y se llevó varios reconocimientos de festivales en Colombia, Francia y Cuba, además, los protagonistas fueron galardonados con Diosas de Plata, premio otorgado por los periodistas cinematográficos. García Márquez quedó muy contento con el resultado y también llevó el relato de manera escrita a un cuento titulado Solo vine a hablar por teléfono.

Lamentablemente, los siguientes trabajos en conjunto entre García Márquez y Hermosillo no cosecharon los mismos resultados. En 1988 adaptaron el cuento El verano feliz de la señora Forbes pero el resultado fílmico no fue del agrado del propio director. Volvieron a escribir un guion juntos titulado La gloria secreta, el cual nunca pudo llevarse a la pantalla, probablemente por motivos financieros.

Colaboración con otras plumas

Jaime Humberto Hermosillo siguió retomando textos y colaborando constantemente con otros escritores. A finales de 1981 filmó Confidencias, película en una locación para la cual no necesito guion, ya que simplemente tomó la obra De pétalos perennes de Luis Zapata y la uso como guía.

En 1985 rodó Doña Herlinda y su hijo, basada en el cuento homónimo de Jorge López Paéz. Realizó la película junto a alumnos y maestros del Centro de Cine y Crítica de Occidente, escuela fundada por Hermosillo y Anne-Marie Meier con apoyo de Arturo Villaseñor.

En la película participó como extra y gerente de producción el hoy afamado Guillermo del Toro, y no sólo eso, su madre Guadalupe del Toro interpretó a Doña Herlinda. La película se estrenó en 1986 en la primera Muestra de Cine Mexicano en Guadalajara (iniciativa también de Jaime Humberto) que años después se convertiría en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara.

Jaime Humberto Hermosillo en la Primera Muestra de Cine Mexicano de Guadalajara

Podemos notar que el cineasta siempre escribía mano a mano con su colaborador en turno. Sin embargo, su siguiente película fue la excepción: Encuentro Inesperado, una obra escrita por Arturo Villaseñor. “Sentía que esos guiones los pude haber escrito yo” era lo que respondía al por qué había dirigido historias de otras personas.

Las colaboraciones siguieron con la adaptación de De noches vienes, Esmeralda (1997), cuento de Elena Poniatowska; o Escrito en el cuerpo de la noche (2001), en la que conjuntó una obra y un cuento de Emilio Carballido.

El diálogo entre cine y literatura ha llegado a ser tan fructífero, que no sólo va en una sola dirección: también las historias concebidas en la pantalla pasan a ser libros. En el caso de Jaime Humberto Hermosillo, su visión ha sido trasladada al papel en las obras de su amigo Arturo Villaseñor, en las que en relatos de ficción explora en la personalidad y obra del extraordinario director mexicano.

La relación de Hermosillo con la literatura no frenó su voz autoral ni su creatividad, por el contrario, la alentó; pues al igual que con George Mélies, los libros fueron un medio de inspiración para dar pie a nuevas historias. Desafortunadamente, el cineasta tuvo que marcharse con las ganas de adaptar Madame Bovary, obra a la que le tenía un profundo cariño e interés y para la cual ya había escrito un guion.

Alex Díaz es creador del canal de YouTube Butaca 14

Antonia Bonifant: el alma de la crítica cinematográfica

Por: Karla León (@klls_luu)

En marzo de 1921, bajo la firma de Cube Bonifant, una joven de 17 años comenzó a escribir para la revista semanal El Universal Ilustrado. Entre metáforas, una estructura poética y frases icónicas que pasarían a la posteridad, lo que pudo ser un encuentro efímero entre curiosidad literaria, marcó el principio de una larga colaboración que impulsó una carrera de poco más de tres décadas y tres mil artículos. 

Así, en plena época posrevolucionaria, Luz Alba, pseudónimo alterno de Cube, se convirtió en la periodista más prolífica de principios del siglo XX. Su estilo, lleno de curiosidad, sencillez, ingenio y un toque de sarcasmo, definió a quien hoy es considerada la primera crítica de cine y cronista del periodismo mexicano. Con el tiempo, su legado se transformó en una serie de obras en las que imprimió su rebelde feminidad moderna y su crítica constante al nacionalismo y la cotidianidad. 

Originaria de El Rosario, Sinaloa, y procedente de una familia dedicada al medio artístico, Antonia comenzó su trayectoria escribiendo poesía para la revista literaria Castillos y Leones, no obstante, se encaminó hacia la prosa al conocer al fundador de El Universal Ilustrado, Carlos Noriega Hope, quien le brindó una plataforma para cultivar una imagen polifacética, contradictoria y didáctica. 

En poco tiempo, las crónicas sociales de Cube la identificaron como una chica flapper moderna, transgresora de las normas culturales y con una personalidad única, irónica, e incluso, cruel; lo que contrastó significativamente con las demás escritoras de la época, cuyo estilo, parcialmente exclusivista, se apegó a las estructuras de la literatura clásica. 

Durante su primer año, Bonifant escribió sobre fútbol, corridas de toros, moda, cine y de ella misma. Con el tiempo, su columna fue el escenario perfecto para construir su propio personaje, incluso, en 1921, probó suerte al protagonizar la película La gran noticia (1923), dirigida por Noriega Hope, experiencia que fue totalmente decepcionante tanto para ella, como para algunos miembros del gremio, entre ellos, Hipólito Seixas y Marco Aurelio Galindo.

En 1923, Carlos Noriega escribió “Indiscreciones de un pésimo director”, en donde plasmó las numerosas complicaciones de este filme, a su vez, Bonifant relató que la actuación, definitivamente, no era para ella y que no valía la pena desvelarse para fingir algunos diálogos estudiados. Sin embargo, años más tarde, y como favor a Noriega Hope, Cube participó en algunas escenas de Santa (1932), dirigida por Antonio Moreno. Así, a finales de los años veinte, volcó sus textos, exclusivamente, a la crítica cinematográfica, registrando los avances titubeantes del cine nacional. 

El cine visto a través de una mujer

Luz Alba fue el pseudónimo que vio nacer la columna “El cine visto a través de una mujer”, espacio que pronto advirtió sobre el talento y éxito de nuevos directores, por ejemplo, Fernando Fuentes por su cinta debut El anónimo (1933); y el estreno de cintas como La mujer del puerto (1934), El Compadre Mendoza (1934) y Río Escondido (1948), en donde desmenuzó tanto la participación de su director, Emilio Fernández, como la de su protagonista María Félix. 

Con el paso de los años, Antonia reformó su responsabilidad crítica al hablar de cine y se convirtió en una vocera constructiva, pero nunca apartó su jocosidad o su tono informal tan característico. En cambio, su nueva faceta en la crónica cinematográfica la distanció de los estereotipos que la enmarcaban como mujer periodista y su público nunca más volvió a ser, únicamente, femenino. 

La columna “Entre las sombras que hablan”, respecto al fenómeno del cine sonoro, la catapultaron en la vida cultural del país y la hicieron parte de los primeros tomos de la Historia Documental del Cine Mexicano de Emilio García Riera, en donde se le reconoció como una pluma ágil y certera que entendía las limitaciones, folclorismos y vicios del reciente cine nacional. De esta forma, compartió páginas editoriales con José Juan Tablada, José Vasconcelos, Federico Gamboa y Martín Luis Guzmán. 

Antonia Bonifant se esfumó del periodismo en poco tiempo. A finales de los años cuarenta, poco se supo de la enigmática y rigurosa escritora que encontró su lugar en un campo dominado por la perspectiva masculina de la época. Sus textos y esencia disruptiva fueron olvidados durante un largo periodo, en comparación con algunas escritoras como Nellie Campobello o Antonieta Rivas Mercado.

Desde entonces y, a partir de su muerte en 1993, su legado no ha cobrado el reconocimiento que merece y muy pocos evocan los recuerdos de la sinaloense. Sin duda, Cube Bonifant marcó un legado no solo feminista, sino que dotó e impregnó la crítica cinematográfica, a la que se dedicó fervientemente, de las bases por las cuales subsiste, hasta nuestros días, como un encuentro íntimo y perspicaz entre la pantalla y el espectador. 

Aquí una de sus críticas:

LA MUJER DEL PUERTO.

Es la primera película nacional que verdaderamente merece el calificativo de excelente, o por lo menos puede aplicársele a una parte de ella… La labor de Boytler (o será la del co-director, Raphael Sevilla) es nula, en la parte agregada del cuento… Pero en cuanto comienza la narración del puerto Boytler es otro. Tres, cuatro escenas bastan para darse cuenta de que se trata de un director, y no de un ensayista… Sus dotes de director están por encima de toda duda… Su reproducción del ambiente que pinta Maupassant está llena de vigor. Puede decirse que toda esa parte constituye los primeros síntomas de vida que da el cine nacional….

Por primera vez no se recita en un film mexicano y el diálogo se habla de corrido. Y por primera vez, también, surge una verdadera actriz, Andrea Palma. Tiene figura y talento para el cine. No se comprende por qué se empeña en imitar a Marlene Dietrich. Andrea Palma no necesita hacerlo…

La mujer pantera: el dúo Lewton-Torneur y el cine de serie B

Por: Miguel Sandoval 

1942. Al escritor y productor Val Lewton lo nombran jefe de la unidad de horror de los estudios RKO (Radio-Keith-Orpheum), una de las majors de la Edad de Oro de Hollywood. Otra promesa se une a Lewton para formar una de las duplas más exitosas y creativas del cine de serie B: Jacques Tourneur.

Fue así que juntos trabajaron en tres filmes consecutivos bajo una serie de condiciones específicas: presupuesto no mayor a 150 mil dólares, películas de duración máxima de 75 minutos. Para colocar en perspectiva tales limitaciones, recordemos que la cinta El cuarto mandamiento (Orson Welles, 1942), también de los estudios RKO, costó más de 1 millón de dólares y tuvo una duración de 88 minutos. No obstante de las restrictivas cláusulas de trabajo, el dúo sorteó las complicaciones y consolidó una fase de triunfos, la cual inició con La mujer pantera (1942), cinta que hoy nos ocupa.

La historia original corrió a cargo de Lewton, quien en 1930 publicó el cuento corto The Bagheeta, del cual germinó la película. En él narra la travesía de un grupo de viajeros medievales en busca de un leopardo, del cual se cree es capaz de tomar la forma de una bella y sensual mujer asesina. 

DeWitt Bodeen modernizó el texto gracias a la adaptación que sigue a Irena -una joven diseñadora de modas de Nueva York- agobiada por las leyendas del pueblo de Serbia que la vio nacer. Según ella, un antiguo mal frena la consumación de su amor; embrujo que podría traer como consecuencia su transformación en pantera y luego la muerte de su esposo. 

El filme arranca con un tono melodramático que se diluye en cuanto las dudas y el miedo de la protagonista crecen; se trata de un relato de amor que adquiere un aire ominoso conforme el juego de luces y sombras del blanco y negro aumenta. Visualmente, la cinta tiene matices del cine noir y el expresionismo alemán. La influencia de este último fue una respuesta al bajo presupuesto del que disponía el estudio.

Las apariciones de la mujer pantera se resumen en sonidos provenientes del motor de un autobús o a las sombras deformes que proyectadas en las paredes agigantan el terror de las víctimas. Existen solamente un par de tomas en que una pantera real es utilizada.

Sin embargo, la brillantez de La mujer pantera corresponde a la labor de montaje. Sobre esta tarea, Jacques Tourneur eligió una serie de fundidos encadenados para conectar la obsesión de la protagonista con los felinos, también los planos superpuestos para afianzar los instantes en que el sueño y la alucinación ganan por encima de la vigilia. Otra gran muestra de ingenio del cineasta es el uso del sonido: al magnificarlo, produce un desbordamiento de gritos y ecos.

Aquí se ejemplifica este último punto:


Tras estrenarse en Estados Unidos, el filme obtuvo reconocimiento internacional y recaudó la gran cantidad de 8 millones de dólares, cifra que atrajo la atención a los estudios RKO y a la unidad de Lewton, exitosa en parte por el talento de Tourneur detrás de la cámara. La dupla trabajó en las películas Yo caminé con un zombie y El hombre leopardo, ambas de 1943, en las cuales se mantuvo el mismo estilo de producción y filmación hoy alabado por el uso de recursos limitados.

La colaboración productor-cineasta derivó en un legado vital sobre otros directores, entre los que Paul Schrader y Martin Scorsese encabezan la lista, con el remake de La mujer pantera (1982) y el documental para televisión Val Lewton: el hombre en las sombras (2007), respectivamente.

Finalmente recordamos a este dúo creativo con un fragmento de la entrevista que Jacques Tourneur ofreció a la televisión francesa a propósito de su relación profesional:

“Lewton era un idealista con la cabeza en las nubes; tenía algunas ideas osadas (…) En lo opuesto yo era muy pragmático, así que hicimos un gran equipo y trabajamos muy bien juntos (…) Fue una época feliz en mi vida, él me enseñó el sentido de poesía que me faltaba. Las tres películas que hicimos son muy poéticas, lo cual se quedó conmigo hasta después”.

México: pionero en el doblaje en español que conquistó al mundo

Por: Erik León (@erictronikRKO)

Así como un joven Gohan creció con las enseñanzas de su papá Goku en Dragon Ball, el actor Luis Alfonso Mendoza tendió la mano a toda una generación para que crecieran con él. El mundo del doblaje está de luto con el recién fallecimiento de quien no sólo fue la voz de adolescente Sayayin, sino de otros personajes como Bugs Bunny de los Looney Tunes y más recientemente, Sheldon en La teoría del Big Bang,

Un histrión dedicado al doblaje como lo hizo el señor Mendoza por más de 30 años, es la mayoría de las veces un artista silencioso, alejado de la exposición mediática. Gracias a estos intérpretes, aquellos que no dominan algún idioma han logrado acercarse a historias grandiosas y divertirse con su programa predilecto. Sus voces retumban en cualquier tipo de medio: comerciales, videojuegos, películas, etc., sin recibir muchas veces el reconocimiento que merecen. 

El doblaje mexicano es considerado uno de los mejores del mundo y es líder en América Latina. México fue de los primeros países en los que se doblaron películas y series estadounidenses al español. Sus inicios se remontan a principios de los años 40, cuando la compañía estadounidense Goldwyn Mayer contrató al primer elenco de actores para doblar sus películas y caricaturas en toda América Latina (previamente, ya se habían doblado películas al español con voces argentinas y españolas, pero sin gran éxito); los interpretes provenían de la Ciudad de México y varios laboraban en la radio. Así, el doblaje mexicano se comenzó a replicar en todos los países hispanohablantes. 

“Hay 450 millones de consumidores del doblaje que se realiza en Latinoamérica, eso nos habla de la gran importancia que tiene el doblaje que realiza México para el mundo, el cual ocupa un 65 por ciento del mercado”.

Mario Castañeda, actor y director de doblaje, durante una conferencia en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí en el año 2016 

La gran época dorada se alzó desde 1943 hasta 1977, cuando grandes empresas de entretenimiento como Disney, Warner Bros y 20th Century Fox, buscaron explorar con con las voces mexicanas en sus producciones. Edmundo Santos es una figura clave en la historia del doblaje de habla hispana, ya que el actor de doblaje se desempeñó como el representante de Walt Disney en México; por más de 30 años fue el responsable de dirigir la gran mayoría de los trabajos de doblaje al español de la empresa estadounidense.  

Dos aspectos que permitieron la consolidación de México como el mayor proveedor de doblaje, fue tanto el aprovechamiento de la infraestructura heredada de la Época de Oro del cine mexicano como un español funcional para todos los países de habla hispana; en palabras de Mario Castañeda “aquel que no se nota, el que ve la gente en pantalla y daría por hecho que es su idioma original”.

Después, con la oleada de anime proveniente de Japón en las décadas de 1980 y 1990, el doblaje en México creció en abundancia. Durante esa época gran número de gente talentosa recreó infinidad de voces conocidas en el cine y la televisión, no sólo del anime, sino de una variedad producciones. Algunas de esas voces populares que marcaron la infancia y adolescencia del público latinoamericano, son: 

Patricia Acevedo

Cuenta con una de las más extensas carreras en el doblaje mexicano. Comenzó en 1979 en la serie Gasparín y los ángeles. Fue la voz de Sailor Moon y de Lisa Simpson (durante 15 temporadas), pero en su versión infantil también ha interpretado a Angélica Pickles de Aventuras en Pañales y Patti Mayonnaise en Doug. Asimismo, le ha prestado su voz adulta a Jennifer Aniston en Friends y a películas como Mi novia Polly (John Hamburg, 2004) y A él no le gustas tanto (Ken Kwapis, 2006).

Actualmente, Patricia se dedica también a la dirección de actores:

“Ahora yo tengo que guiar a los actores, corregirlos, dilo más rápido, dilo más lento, aquí te faltó una reacción…es mi responsabilidad lo que sale al aire”, comentó en entrevista con el medio argentino Banda 3.0.

Mario Castañeda

El actor originario de Guanajuato es uno de los actores de doblaje más populares gracias a su papel como Goku en todas las sagas de la serie Dragon Ball, así como el de Kevin Arnold en la serie estadounidense Los años maravillosos y MacGyver en la serie homónima. Cuenta con una larga lista de créditos desde que inició con el doblaje en 1983 en Los poderes de Matthew Star.

En mi experiencia personal es que descubrí mi vocación, tienes que preguntarte ¿qué quieres hacer en la vida?, ¿qué te motiva?, ¿qué es lo que harías sin que te pagaran? En mi caso mi vocación (y preparación) es ser actor, es entretener.

Mario Castañeda en entrevista con Anime.mx 

Arturo Mercado

Tiene una amplia calidad vocal, por lo que sus interpretaciones van desde George Clooney hasta Simba de El rey león (Rob Minkoff, Roger Allers, 1994) pasando por personajes como Fortachón, Bromista y Tontín de Los Pitufos, así como Pedro Picapiedra en todos los spin-offs de Los PicapiedraSe le conoce como “el actor de las 1000 voces”. También ha participado en la saga de Star Wars como el maestro Yoda.

Francisco Colmenero

Cuenta con una carrera de seis décadas, en las cuales se ha desempeñado como actor, director de doblaje, locutor y narrador de los cuentos de Disney. Su acercamiento a esta actividad fue cuando en su adolescencia, en los años 50, conoció a Edmundo Santos y lo acompañó a la grabación del doblaje de La cenicienta

Le ha dado vida a Pumba de El rey león, Earl Sinclair de Dinosaurios y al abuelo de Heidi en la versión animada. Todos los protagonistas de Looney Tunes han tenido su voz al menos una vez y ha participado en decenas de películas animadas de Disney desde los años 70.

En una entrevista que dio en 2015 a Eje Central, compartió su preocupación ante el doblaje mexicano reciente:

“Argentina y otros países están tratando de dominar este idioma neutro, este español nuestro que nosotros fuimos fabricando a lo largo del tiempo y que nos llevó a que nos aceptarán nuestro doblaje en toda Latinoamérica. Pero nosotros estamos trabajando lo mejor que podemos y seguiremos por bastante tiempo”.  

Humberto Vélez

Se caracterizó por dar vida a Homero Simpson durante 15 años, pero también por su voz multifacética que ha servido para los doblajes de Al Pacino, Robin Williams y Danny DeVito. Es la voz oficial de Winnie the Pooh y también lo recordamos por Lord Farquaad de Shrek. 

Recientemente participó en (Des) encanto, serie de la que expresó:

“Otra vez estoy frente a un trabajo genial de Matt Groening, el genio de la televisión del siglo XX-XXI”

Cristina Hernández

Se distingue por una amplia carrera en el cine de animación; le dio vida a Bombón de Las chicas súper poderosas y a Alegría en Intensamente (Pete Docter, 2015), entre muchos otros personajes. En el mundo del anime, algunos de los títulos en los que ha participado son: Sakura Card Captors, Dragon Ball Z, Naruto, Yu-Gi-Oh! y Pokémon

Sus interpretaciones incluyen también a Merlina Adams de Los locos Addams y a Amidala en las precuelas de La Guerra de las Galaxias

Estos son sólo algunos de los actores de doblaje que han puesto en alto la labor mexicana que es reconocida en todo el mundo. La lista de nombres se extiende a Diana Santos, José Antonio Macías, Carlos Segundo, José Luis Orozco, Gabriel Chavez, Laura Torres, Alfonso Obregón y el gran Jorge Arvizu “el Tata”, entre muchos más.

Yojimbo: Kurosawa, el western de Ford…y Sergio Leone

Por: Miguel Sandoval 

Yojimbo, filme estrenado en 1961, cuenta la historia de un mercenario en busca de encargos que llega a un pueblo corrupto. Para comprender la cinta y su repercusión, es necesario acudir a una de las influencias del propio Kurosawa, quien tuvo muy cerca al cine occidental. Entre los altos nombres que el cineasta admiró se encuentra John Ford. Conocido por su maestría en el western, Ford cautivó a Kurosawa, quien en sus años de estudiante analizó ampliamente la filmografía del estadounidense. Tiempo después, el reto consistiría en adaptar la influencia fordiana al Japón feudal predilecto del director.  

Como gran aprendiz, Kurosawa imprimió en sus películas el legado visual de su maestro: desde los planos que muestran al personaje en un ángulo contrapicado sumado a otros rostros, hasta los casi infinitos y áridos paisajes atravesados por sus actores. No obstante, el trabajo del nipón incorporaría también los duelos de pistoleros como marco idóneo para el ajuste de cuentas. La transformación de la puesta en escena se efectuaría en Yojimbo mediante un duelo de samuráis al mediodía.

Pero, ¿qué tienen en común los samuráis de Kurosawa y los forajidos del western? Son el arquetipo del individuo solitario que huye de su pasado, negándose a tener un nombre y una historia. Son hombres que, tras perder el honor, deambulan errantemente buscando cómo ganarse la vida.

Te puede interesar: Así fueron los inicios de Kurosawa 

Durante el Japón feudal, los samuráis que caían en desgracia con sus amos debían cumplir un ritual de suicidio. Sin embargo, aquellos que abandonaban su promesa eran deshonrados y ganaban el mote de rōnin. Los rōnin eran hombres entrenados y de gran habilidad con la espada, a quienes contrataban como mercenarios en pueblos pequeños.

Los forajidos, por su parte, constituyen el mito del hombre del viejo oeste perseguido por la ley, cuyo andar en la frontera de Estados Unidos con México significaba sospechas de saqueo y robo. Grandes ejemplos en la filmografía de Sergio Leone (de quien hablaremos más adelante), abundan en la construcción de este imaginario.

Ahora bien, el rōnin de Kurosawa es un guerrero de mediana edad que llega a un pueblo disputado por dos líderes bandidos. La suerte está de su lado, pues lo contratan rápidamente. Sin embargo, un giro de tuerca lo pone en aprietos cuando intenta hacer justicia. Aquí figura uno de los elementos esenciales que el director japonés pone de moda y que retoma el spaguetti western: la lucha del bien contra el mal que culmina en violencia. Grandes efectos especiales y coreografías en Yojimbo crearon un efecto de verdadera batalla moral como no se había filmado hasta el momento en Japón.

Durante el clímax de la película se gesta el duelo entre los dos combatientes más poderosos. Es el momento en el cual el protagonista se enfrenta a un joven samurái armado con una pistola como en el viejo oeste. El homenaje de Kurosawa a las cintas de John Ford se convierte entonces en una marca indiscutible del género gracias a la tierra levantándose con el viento y al aproximarse cauteloso a quienes están por ajustar cuentas.

Tres años más tarde, el italiano Sergio Leone estrena un remake de la cinta, titulado A Fistful Of Dollar y ambientado en la frontera sur de Estados Unidos. Como consecuencia, los productores de Yojimbo inician una pelea legal por los derechos del filme, alegando un más que evidente plagio; este hecho se consumaría con una carta que el propio Kurosawa envió a Leone, cuya sentencia final fue la siguiente: “He visto tu película, es muy buena. Desafortunadamente es mi película”.

Aun con ello, así arrancaba Leone su Trilogía del Dólar, una de las más aclamadas en la historia del cine, con un joven Clint Eastwood protagonista y alter ego del personaje interpretado originalmente por Toshiro Mifune. La obra del italiano es una de las tantas en donde vive la influencia de Kurosawa, considerando otras producciones como la saga de Star Wars y el trabajo de su compatriota Takashi Miike en 13 asesinos (2010).

Max von Sydow: adiós al ilustre actor sueco

Por: Sebastián López (@sebs_lopez)

El recuento de la vida de una obrera agrícola, una vida llena de penas, un ambiente naturalista en el que el misterio crece. Entra un personaje a cámara, Nils, desconocido por la audiencia; el efecto que logra es similar al de las pinturas de Alfred Kubin: un misterio que asusta y conmueve. El espectador presta atención a aquello que desconoce, Nils se distingue entre los personajes de la historia, ¿por qué? Hay una palabra que lo engloba: ilustre. Como su misma definición lo indica, destaca por hacer algo importante o sobresalir en algún trabajo, en este caso el de la actuación. Así Max von Sydow comenzaba a demostrar el potencial actoral de los suecos con su debut en Solo una madre (Alf Sjöberg, 1949).

Aquella interpretación hizo pensar a la audiencia y con el paso de los años los periodistas cinematográficos se encargaron de poner su nombre en alto. Pero ¿qué lo hace tan merecedor de dicha altura? Es cuestión de dar un repaso por las palabras de uno de los directores y críticos de cine más emblemáticos de Francia, Jean-Claude Biette, quien decía que lo sencillo y simplista atrae y se vuelve inigualable. 

Max von Sydow en Solo una madre

El manantial de la doncella, El séptimo sello, Hora del Lobo, El Mago, La pasión de Anna, La vergüenza, Hasta el fin del mundo, Tres almas desnudas… ¿Se recuerdan, verdad? Grandes películas de las últimas siete décadas; más allá de la notable narrativa de los directores encargados de dichos proyectos, Max les daba un toque fresco, en parte, por cómo trasladaba al cine su pasión por los elementos teatrales. 

Trabajó muchos años con Ingmar Bergman (guionista, director de cine y teatro sueco), lo cual fue punto clave para su reconocimiento en la cinematografía contemporánea. Bergman tenía otras inquietudes cuando estaba digiriendo obras de teatro, pensaba: “Quiero algo más… quiero transmitir este placer de visualizar mi contexto con otro tipo de audiencia, una audiencia que tenga miedo de ver su realidad, su simpleza, su superioridad artificial”, por lo que dio un salto al séptimo arte; consecuente a eso, Bergman se llevó a Max y comenzaron a figurar como un dúo novedoso e inteligente para la filmografía de la época. 

Se llevaban diez años de diferencia y estaban en diferentes proyectos de vida; Max estudiaba en la Real Escuela de Arte Dramático sueca y Bergman estaba dirigiendo. En ese tiempo, la idea de dedicarse al cine a Max le venía de vez en cuando, lo veía como algo lejano, pero no imposible. Los suecos tenían una costumbre peculiar con los Ayuntamientos: contrataban directores para programar toda una temporada en verano, por lo que todos los equipos teatrales se pasaron al mundo del cine. Durante seis años Max fue parte de esos equipos y en una ocasión llegó Bergman y para Max se había convertido en un milagro o bendición. Posteriormente Bergman se mudó a Estocolmo, Suecia, y Max lo siguió como su gran colega.

Después de su colaboración en teatro, vendrían las películas que dieron a conocer a ambos hombres como alter egos del cine y con ello la controversia sobre su supuesta enemistad laboral en el set; se decía que no tenían las mismas ideas, pero al final sólo terminaron siendo rumores.

Max von Sydow en El séptimo sello

Max von Sydow nació el 10 de abril de 1929 en Lund, Suecia. Su madre era profesora y su padre etnólogo, disciplina de la que, desde la actuación, el sueco no estuvo del todo alejado. Como ciencia social, la etnología estudia los diferentes pueblos y culturas de un mundo (actuales y antiguos). Recordemos Minority Report (Steven Spielberg, 2002), obra de ciencia ficción ubicada en 2054, donde un policía (Tom Cruise) cuenta con 36 horas para probar su inocencia en un crimen que altos mandos han predicho que cometerá en un futuro. En medio de la trama aparece Max como Lamar Burgess, el director de PreCrimen; en un papel de “líder” cambia realidades y compara situaciones en un ejercicio que bien se podría mirar desde tal disciplina respecto a la conformación de lo social. 

De principios de la década pasada rememoramos “La cosa no quiere que le atoren las manos”, frase recordada por los amantes del género del terror y el cine en general. El Exorcista le dio a Max quizá el papel más representativo debido a los gustos de la audiencia de las dos pasadas generaciones. Cuando William Friedkin le propuso ser sacerdote a Max, lo recibió como un triunfo, para él no era fácil escuchar anécdotas de fieles católicos a estos temas. Un sacerdote de 24 años había llevado a cabo un exorcismo que inspiró al actor a hacer gestos e improvisar diálogos que abonaron a que la película sea considerada como una de las más espeluznantes e incómodas en la historia del séptimo arte, aun con el conservadurismo que se opuso a desde publicidad del filme.

Una madre sube por la escalera acompañada de el padre Merrin (Max Von Sydow) a atender a una adolescente que ha sido poseída y consumida por el poder un demonio de lo más profundo del infierno. La adolescente gruñía como un animal en medio de una poderosa rabia, el padre le dice a la madre que ya no es humana, dejó de serla.

Te puede interesar: El exorcista, el demonio entre nosotros

Max von Sydow también fue un artista atormentado en Hannah y sus hermanas (Woody Allen, 1986), narrador de Europa (Lars von Trier, 1991) y un mudo en Tan fuerte, tan cerca (Stephen Daldry, 2012). No se podría decir qué personaje fue el mejor; esta competencia no trasciende y la carrera del sueco se distingue por un cúmulo de interpretaciones que lograron un efecto, llamase nostálgico, melancólico o impresionante. 

Dirigió sólo una vez, en 1988, pero en entrevistas decía que no era director, sólo actor, punto. Katinka se hizo porque le impresionó la novela danesa en la que se basa su guion. La dirigió porque no encontró quién más lo hiciera, se lo pidió a Bergman, quien lo empujó al productor Sven Nykvist; un director de fotografía cuyo talento expresaba realidades fronterizas por su complejidad. 

Más que un veterano actor de Juego de tronos y Star Wars, construyó una carrera de numerosas producciones, una filmografía que fue reconocida con varios premios. Trabajó con otros grandes como Martin Scorsese, John Huston y Sydney Pollack, demostrando el talento sueco en la cinematografía; sin duda un intérprete que fue más allá de lo ilustre.  

“Con el corazón roto y con una tristeza infinita, anunciamos con dolor la partida de Max von Sydow el 8 de marzo de 2020”, informó a la revista Paris Match la productora de cine y esposa del cineasta, Cathrine Brelet.