Saltar al contenido

‘Bardo’ logra una nominación en los Oscar 2023

Bardo película

Tras formar parte de la lista de preselección de los Oscar 2023 en el apartado de Mejor Película Internacional, Bardo, falsa crónica de un puñado de verdades no ha logrado la nominación en esta categoría. Sin novedad en el frente (Alemania), Argentina, 1985 (Argentina), Close (Bélgica), Eo (Polonia) y The quiet girl (Polonia) son las películas que han dejado fuera a lo nuevo de Alejandro G. Iñárritu que representaba a México en los premios de la Academia de Hollywood.

Sin embargo, lo anterior no quiere decir que el filme protagonizado por Daniel Giménez Cacho está fuera de los Oscar 2023. Su director de fotografía, el iraní Darius Khondji, figura en la lista de nominados a Mejor Fotografía gracias a esta entrega que muestra las memorias y los miedos de un periodista y documentalista que regresa a su ciudad natal, la Ciudad de México.

Te puede interesar: «Si te equivocas en el casting no hay forma de salvar una película»: Iñárritu 

En caso de ganar, el reconocimiento se sumaría a otros premios de la academia estadounidense que los colaboradores del mexicano han recibido. Ahí están el Oscar a Mejor Banda Sonora para Gustavo Santaolalla por su trabajo en Babel (2011), el premio a Mejor Guion Original para Nicolás Giacobone, Armando Bo Jr y Alexander Dinelaris por Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) (2014), así como el premio a Mejor Actor que ganó Leonardo DiCaprio por su actuación en El renacido (2016).

Además, recordemos que Iñárritu ha acumulado varias estatuillas del Oscar en su trayectoria; Mejor Dirección por El renacido, Mejor Película con Birdman y el premio al logro especial por Carne y Arena (2017).

Todo lo que debes saber de Bardo

En su séptimo largometraje como director, Iñárritu contó con colaboradores como el diseñador de producción Eugenio Caballero, ganador del Oscar por El laberinto del fauno (Guillermo del Toro, 2006); el iraní Darius Khondji, cinefotógrafo destacado que ha colaborado con David Fincher y Roman Polanski, y Anna Terrazas (007: Spectre) como diseñadora de vestuario. Además del cineasta de 58 años, en los créditos del guion está Nicolás Giacobone, escritor argentino y coautor del guion de Birdman, película reconocida con el Oscar a Mejor Guion Original.

En el Festival Internacional de Cine de Venecia 2022, lugar de su premier mundial, la nueva entrega del director de 21 gramos (2003) compitió con esperados títulos, entre ellos The Whale (Darren Aronofsky), protagonizada por Brendan Fraser; White Noise (Noah Baumbach), cuyo elenco incluye a Adam Driver y Greta Gerwig; Bones and all (Luca Guadagnino), protagonizada por Timothée Chalamet, y Saint Omer, de la francesa Alice Diop. Este último título fue el ganador de el Gran Premio del Jurado.

En el marco de su presentación en dicho festival, Iñárritu dijo en conferencia de prensa sentirse agradecido con Netflix no solamente por apoyarlo, sino por haberle dado «una libertad absoluta». El director de Biutiful (2010) aprovechó para compartir que el 1 de septiembre es una fecha especial, ya que en 2001 dejó México junto con su familia para irse a vivir a Los Ángeles, donde radica desde entonces.

«Ese evento es fundamental para el origen de esta película, porque lo que más se hace presente cuando uno deja su país es la ausencia de ese país, se hace presente todos los días de una forma distinta, y por eso digo que México no es un país, sino es un estado mental para mí».

​​Iñárritu, quien define a su más reciente trabajo como una “biografía emocional”, describió a Bardo como un sueño: «esta película es un sueño, decía Buñuel que el cine es un sueño dirigido, y esta película para mí fue eso». Asimismo, compartió que es un filme que, a diferencia de las otras, no la hizo con la cabeza, sino con el corazón. 

Por otra parte, el director global de cine de Netflix, Scott Stuber, compartió en un comunicado que considera a Iñárritu «uno de los más grandes cineastas modernos y uno de los principales visionarios de nuestra industria». El ejecutivo se refirió a Bardo como una experiencia cinematográfica que ha inspirado al equipo a «crear una estrategia de lanzamiento diseñada para que la película penetre en la cultura de la manera más grande y amplia posible».

¿Qué ha dicho la crítica internacional sobre Bardo

Bilge Ebiri de Vulture dice que Bardo tiene algunos de los mismos problemas que El renacido, «en el sentido de que Iñárritu parece no poder dejar pasar ninguna idea, y cualquier visión interesante o emocionante que nos presente debe extenderse y repetirse».

El autor del texto halla como uno de los principales «peros» que, si bien Iñárritu muestra su don para para la cinematografía, para las imágenes audaces, no hay una idea central o algo a nivel temático o narrativo que haga a la película moverse, «aunque está llena de gente, casi no tiene personajes», escribe Ebiri, al mismo tiempo que dice que todas las personas que aparecen con Silverio (el protagonista) están sólo para reflejarlo.

El comentario de David Ehrlich de IndieWire también destaca la habilidad con la que la película se fotografió, sin embargo, la ve como algo que más que ser parte de un todo sirve para cubrir insuficiencias. «Bardo también se filmó en 65 mm con la misma grandeza mítica que enmascaró las deficiencias de Birdman y The Revenant: el gran Darius Khondji es más que capaz de imitar el efecto espiritual del trabajo de cámara flotante de Emmanuel Lubezki».

A diferencia de Ehrlich, Carlos Aguilar destaca en su crítica para The Wrap que, si una línea temática es evidente en lo más reciente de Iñárritu, es su creencia de que nos construimos a nosotros mismos a partir de historias que son parcial o totalmente falsas. Aguilar también define a Bardo como «una experiencia cinematográfica tan imponente que la mera búsqueda de tratar de capturarla en palabras se siente inútil», y agrega que es el logro más contemplativo y conmovedor de Iñárritu hasta la fecha.

Por otro lado, Owen Gleiberman de Variety llama a la película «confusa» y «monótona», además, señala a la actuación de Gímenez Cacho como tímida y como un elemento que no termina de conectar, aunque reconoce que el mexicano es un buen actor.

Manu Yáñez, de Fotogramas, dice que Bardo termina lastrada por los anhelos creativos de su director, quien «necesita demostrar su genio en cada plano, en cada movimiento ampuloso de cámara, en cada diálogo ocurrente o lapidario, en cada destello emocional».

Te puede interesar: 10 imperdibles películas mexicanas en Amazon Prime Video

Bardo pelicula 2022 2 1

Polémica por el rodaje de Bardo

En el marco del fin del rodaje, surgieron algunos comentarios en redes sociales sobre supuestos malos tratos que sufrieron los convocados la filmación. Según el periódico El Informador, todo empezó a partir del un hilo de Twitter que publicó la usuaria @_adrianavarela_ (cuenta que dejó de estar disponible), a través del cual señaló que Iñárritu grababa escenas durante horas sin permitirle a los actores ningún tipo de pausa, ni siquiera para ir al baño.

De igual manera, las palabras de esta mujer —quien afirmó haber participado como como extra— indicaban que tampoco se empatizó con las personas de la tercera edad y niños que acudieron al set; se dice que los llamados a filmar duraban muchas horas en las que los intérpretes debían permanecer en una misma posición.

A dichos señalamientos de explotación se unió el comentario del periodista Arturo Magaña Arce, quien mencionó: “He oído tantas historias, tan horribles, de esa producción que todo me decepciona muchísimo”. Sin embargo, a la declaración no se incorporaron más testimonios, pero sí se levantó un debate en redes acerca de si es válido o no ser tan “perfeccionista” y repetir tomas de forma incansable. Cabe destacar que, hasta el momento, ni Iñárritu ni la productora de Bardo han emitido alguna defensa contra estas acusaciones.

Sinopsis de Bardo

BARDO, Falsa crónica de unas cuantas verdades es una experiencia épica, visualmente deslumbrante e inmersiva que se contrapone al viaje íntimo y conmovedor de Silverio, un reconocido periodista y documentalista mexicano residente en Los Ángeles, quien, después de recibir un prestigioso premio internacional, se ve obligado a regresar a su país natal, sin saber que este viaje lo llevará a un límite existencial.

La locura de sus recuerdos y miedos han decidido atravesar el presente, llenando su vida cotidiana de una sensación de desconcierto y asombro. Con emoción y abundante risa, Silverio lidia con preguntas universales pero íntimas sobre la identidad, el éxito, la mortalidad, la historia de México y los lazos familiares profundamente emocionales que comparte con su esposa e hijos. De hecho, lo que significa ser humano en estos tiempos tan peculiares.

Tráiler 

Deja un comentario