Christopher Doyle habló sobre las películas restauradas de Wong Kar Wai

Imagen destacada: Torino Film Festival

A propósito de la restauración digital que Wong Kar Wai realizó a las películas In the Mood for Love, Ashes of Time Redux, Chungking Express, entre otras — exhibidas en México a través de MUBI y la Cineteca Nacional bajo el título de In love, The cinema of Wong Kar Wai—, el medio español Página 12 entrevistó a Christopher Doyle para charlar sobre su método como cinefotógrafo durante la filmación de las siete películas y saber qué piensa respecto a la renovación de los largometrajes.

Recordó que durante sus primeras películas con Wong iba a las locaciones con William Chang, el diseñador de producción, para observar la función del espacio con la luz, los colores y las texturas; las sensaciones que les brindó cada lugar fue importante para decidir cada proceso de trabajo. “No hablábamos mucho, realmente; creo que era algo mucho más intuitivo. De pronto, arrancábamos con una idea y nos dábamos cuenta de que no funcionaba. Por ejemplo, con In the Mood for Love (2000) comenzó con una historia muy diferente a la que terminó finalmente en la película. The Hand (2004), segmento de la antología Eros, llegó a tener tres inicios diferentes” mencionó el cineasta australiano.

La improvisación no sólo era por parte del área técnica, pues durante los rodajes no existía un guion establecido y en su lugar había una escaleta que trazaba algunas líneas generales de las historias, “(…) creo que eso es algo muy difícil de hacer hoy en la industria del cine. Fuimos muy afortunados de poder filmar en una épica en la cual el apoyo artístico de los productores, de la gente con el dinero, era mucho mayor. Ahora todo es más difícil, el mercado es otro y el ambiente de trabajo es muy distinto. Las expectativas respecto de qué es el cine también son otras” expresó Doyle.

Te puede interesar: Fallen Angels; la película sui géneris de Wong Kar Wai

Cuando opinó acerca del proceso que hubo detrás de la restauración en 4K de las obras, declaró: “no debemos ser tan delicados con nuestras obras. Hay que soltar, dejarlas ir. No es necesario masturbarse sobre las creaciones”. Aunque estuvo involucrado un poco en el proyecto, dando su opinión y observando el desarrollo, el cinefotógrafo no comparte el entusiasmo del cineasta sobre la creación de nuevas y mejoradas versiones.

“Hay que ver siempre con nuevos ojos, los cambios sociales y conceptuales han sido muchos. Una cosa que pasó en casi todas esas películas, algo ligado a lo que la gente suele llamar nuestro ‘estilo’, es que usualmente surgió de un error”.

El artista pone de ejemplo a Fallen Angels (1995) con las escenas realizadas en blanco y negro; mientras filmaban, alguien del equipo abrió la lata que contenía varias escenas; la película quedó maltratada por la exposición a la luz, probaron varios métodos para mejorarla hasta que decidieron dejarla sin color. “El estilo surgió por una coincidencia inesperada y creo que esa es la actitud que debería tener cualquier artista. Usualmente, los errores te están diciendo algo en lo cual nunca habrías pensado” concluyó el cineasta.

Ya en 2019 durante una entrevista con The Film Stage se le cuestionó sobre el proyecto que apenas estaba en marcha, fue entonces cuando habló sobre la necesidad de seguir adelante con otros proyectos por el bien de la creatividad, sin estancarse en el pasado aunque el próximo proyecto no fuese igual de bueno que el anterior, “si no hubiera trabajado de esa manera, con esa intención, integridad, motivación y si no hubiera confiado en las personas que trabaja conmigo entonces ¿qué demonios? me hubiera retirado. Hubiera dejado de trabajar después de In the Mood for Love” declaró en aquella entrevista.

A finales del mes de abril, MUBI ha integrado a su catálogo Happy Together (1997), último largometraje perteneciente a In love, The Cinema of Wong War Kai, selección que aún puedes encontrar completa en la plataforma digital.

Deja un comentario