A 30 años de ‘Goodfellas’, “la mejor película sobre el crimen organizado”

Por: Rubí Sánchez (@rubynyu)

La fantasía del materialismo no puede ocultar la violencia y la decadencia que esconde el mundo del crimen organizado. Goodfellas (1990) conectó estos temas con la profundidad de las relaciones personales y los juegos del poder.

La cinta dirigida por Martin Scorsese cumplió 30 años de su estreno el pasado 12 de septiembre. Con el subtítulo ‘Tres década de mi vida en la mafia’, cuenta la vida de Henry Hill, un mafioso de origen irlandés que trabajó para la mafia italiana en Nueva York, hasta que se convirtió en informante del FBI.

Conocida en Latinoamérica como Buenos muchachos, se basa en el libro Wiseguy del periodista Nicholas Pileggi, quien también coescribió el guion para la película. Pileggi estaba empapado de la cultura de la mafia y había tenido contacto con el verdadero Henry Hill. Fue protagonizada por Ray Liotta, con el soporte de actores como Robert De Niro en el papel de Jimmy Conway y Joe Pesci como Tommy DeVito, además de Paul Sorvino y Frank Sivero. Un excelente reparto que se completó con la partición de Lorraine Bracco, dando vida a Karen Hill, esposa del protagonista. Lorraine temía que su participación fuera eliminada del corte final por tanta presencia masculina.

La cinta es icónica por diversas razones, desde el hecho de sentar la relación de Scorsese con sus retratos de la mafia hasta su edición y ritmo gracias a Thelma Schoonmaker, quien consiguió que la efervescencia del conflicto se sintiera constante. Su permanencia en la mente del público también se debe al guion y a la música. Gran parte de los diálogos fueron improvisados, pues en los ensayos los actores tenían total libertad; entonces, Scorsese y Pileggi retomaron sus ideas y reescribieron el guion.

Te puede interesar: Martin Scorsese, las claves para entender su estilo

En la parte musical, Goodfellas logra con maestría la elección de las canciones indicadas para cada escena. El soundtrack, lleno de éxitos de los años 50 y 60, logra que cada una de las canciones conecte con la puesta en cámara o con los personajes. Sobresalen las escenas en las que aparecen Rags to Riches de Tony Bennett, Then he kissed me de The crystals, Layla de Derek and the Dominos’s o la versión de My Way de The Sex Pistols.

La historia de la producción está llena detalles curiosos, como que ambos padres de Martin Scorsese tienen cameos. El más conocido es de su madre, Catherine, quien interpreta a la madre de Tommy en la cena después del asesinato de Billy Batts. Su padre, Charles, aparece en la prisión junto a Henry, el reo que pone demasiadas cebollas en la salsa.

Los logros de la película no sólo son a nivel cinematográfico; su éxito también fue rotundo en taquilla: obtuvo 46.8 millones de dólares, cuando su presupuesto fue de 25 millones dólares. Sin embargo, en donde sí no logró arrasar fue en los premios Oscar, donde el trabajo de Scorsese continuó siendo ignorando. Fue nominada en seis categorías, incluidas Mejor Película y Mejor Dirección, las cuales perdió frente a Kevin Costner con Dance with a wolves. Sólo fue galardonado Joe Pesci como Mejor Actor de Reparto; cuando recibió el premio mencionó el discurso más corto hasta ese momento en la historia de los Oscar: “Es un privilegio mío. Gracias”.

En cuanto a la crítica, fue recibida favorablemente. Roger Ebert consideró que nunca se había hecho una mejor película sobre el crimen organizado; todo gracias a quien él consideraba el mejor cineasta de Estados Unidos en la cima de su forma. Pocas críticas fueron negativas, como la de Pauline Kael de The New Yorker, quien no creyó que fuera una gran película y sólo alabó su grandeza en ensalzar el periodismo. “Cada cuadro es activo y vívido, y puedes sentir el apasionado deleite del director al hacer que estas imágenes se muevan”, escribió.

Para Scorsese, Goodfellas significó no sólo el éxito, si no la consolidación de un estilo, así como su temática. La película se convirtió en el inicio de una trilogía simbólica, en la cual el ascenso y la caída en el mundo criminal son el punto de unión. La saga se completó con Casino (1995) y The Wolf of  Wall Street (2013).

Con este trabajo, Martin Scorsese no sólo configuró el estilo de algunos de sus siguientes trabajos, sino que abrió un panorama que ampliaron series y películas, siendo la gran deudora The sopranos, interesada en estudiar la psique de su protagonista, Tony Soprano.

En el 2000, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos seleccionó a la película para el Registro Nacional de Cine por ser “cultural, histórica y estéticamente significativa”. Goodfellas capturó la estética de una época junto a las idas y vueltas de un poder deseado por muchos, pero que la misma cinta se encarga de desdibujar y romper.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s