Ren Hang: el fotógrafo chino que jugó con los límites de lo permitido

Por: Miguel Sandoval 

“El sexo es un tabú en China, no es algo de lo que se hable abiertamente. ¿Por qué no podemos hablar de sexo en público?, ¿son vergonzosos nuestros cuerpos desnudos? Deberíamos estar orgullosos de nuestros cuerpos”.

Ren Hang para VICE Japón, 2013

Nacido en 1987, el provocativo fotógrafo chino Ren Hang evadió la censura de su país. Originario de la ciudad de Changchun, se mudó a Beijing a los 17 años, donde comenzó estudios en mercadotecnia, camino que abandonaría para dedicarse completamente al arte fotográfico. Según él mismo, no estaba feliz con su educación profesional, razón por la que tomó una cámara para capturar a sus amigos mientras sorteaba las restricciones que se le imponían.

Dicho de otro modo, todo inició como consecuencia del aburrimiento: el artista no esperaba que su interés en las imágenes creciera, lo cual, finalmente, ocurrió al quedar cautivado tiro tras tiro. Sobre este asunto, jugó un papel vital la improvisación, ya que no era tan importante planear con los modelos sus cuadros, sino encontrar juntos el instante perfecto; asimismo, la complicidad fue necesaria, debido a que cualquier invitado sospechoso podía atraer la atención de la policía.

Ren Hang/Knut Koivisto-Fotografiska

No obstante, aquella intimidad forzada significó un hecho enriquecedor, otorgándole la habilidad de manipular cualquier espacio, desde una habitación en la que cabían más de diez personas, hasta un paraje en la oscuridad y lejos de la gran urbe. Con todo, a pesar de acumular varias amonestaciones y encarcelamientos durante su trayectoria, se negó a abandonar China, el territorio de la gente con la que compartió emociones y lenguaje.

En un aspecto diferente, las fotografías de Hang capturan la desnudez y a menudo zonas genitales, acto a través del cual remarcó su existencia, dentro de una sociedad que pretende ignorar todavía la anatomía humana. También, y lo que resalta el valor de lo anterior, está su preferencia por los rollos fotográficos antes que por el formato digital, elección que contribuyó a mantener siempre la veracidad en su obra.

Con respecto a este último punto, su trabajo no es análogo a la pornografía, pues en cambio se trata de un acercamiento etéreo y surreal hacia los cuerpos, como vía para explorar las extensiones y posibilidades estéticas de los mismos; sin caer en la trampa del exhibicionismo trivial, los retratos del artista juegan con colores vivos, la maleza y algunas especies animales, para erigir atmósferas que condensan una belleza superior al placer erótico.

Además, otra característica que llama la atención de su estilo, es la anulación intencional de las típicas poses masculinas y femeninas, en provecho de representaciones más libres; éstas, sin embargo, no gustaron al aparato de censura chino, que canceló más de una vez el paso de Hang por galerías de arte. Tiempo después y, afortunadamente, museos en Europa contactaron al talentoso fotógrafo, respaldado en parte por su compatriota –el artista multidisciplinario– Ai Wei Wei.

Por otro lado y, bajo el contexto de la cancelación, su sitio web ha sido derribado numerosas ocasiones, afrenta que nunca pareció molestarle, ya que no estuvo interesado en cuestiones políticas, sino en experimentar y divertirse con sus modelos mientras juntos intercambiaban ideas para lograr la mejor fotografía. Del mismo modo, su libro privado de capturas I Resent My Past and Don’t Care to Know the Future, es una declaración de intenciones acerca de vivir el presente, sin organizar planes para el futuro (tal como su método de trabajo evidenciaba).

En contraste, quizás este título esté también vinculado a la depresión de que el controvertido fotógrafo sufría, la cual quedó plasmada mediante su oficio de poeta, del que lamentablemente se sabe poco en Occidente. Lo que es peor, una gran cantidad de documentos y escritos suyos parecen haberse perdido, debido a que al día de hoy su página en internet continúa ausente. Empero, un perfil de Instagram en su memoria está disponible para todos sus admiradores, quienes pueden visualizar una cantidad considerable de su obra.

Ren Hang falleció el 24 de febrero de 2017 con 29 años de edad, luego de arrojarse del vigésimo octavo piso de una construcción en Pekín. Su trabajo consta de alrededor de veinte libros, entre colecciones fotográficas, diarios y poemarios; también, es relevante su presencia en nueve exhibiciones internacionales, dos de las cuales fueron póstumas. En total, su actividad y legado artístico abarcan desde 2009 hasta la actualidad.

REFERENCIAS

The Art of Taboo: 任航(レン・ハン)- Ren Hang

REN HANG über 野生

Revista TIME 

Photography of China 

New York Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s