Top 10: grandes actrices y actores mexicanos en activo

El star system nacional es bastante peculiar. Si bien, hay una dupla de intérpretes que acaparan los reflectores por la cantidad de producciones que salen con ellos -ustedes saben quiénes son-, mucha gente no los consideraría como los mejores actores. Aunque hay un mérito en consolidarse como estrellas en una (no) industria tan inestable como la que tenemos, esto no se podría afirmar como producto de su calidad histriónica. Una cosa es una cosa…

Hay mucho talento actoral repartido en la vastedad del cine mexicano. Algunos nombres son figuras ya reconocidas incluso en otras latitudes; otros, tienen un actual proceso de crecimiento interesante.  

  • Joaquín Cosío

El listado inicia fuerte con uno de los actores mexicanos más reconocidos a nivel mundial actualmente. Joaquín Cosío inició su carrera teatral en la década de los 80 en Ciudad Juárez y de ahí no ha parado. Su composición corporal podría encasillarlo en papeles de sujetos corpulentos, pero a lo largo de los años ha extendido su rango actoral por los proyectos y las respectivas necesidades dramáticas de estos.

Es intérprete de papeles icónicos en la memoria mexicana como “Mascarita” en Matando Cabos (Alejandro Lozano, 2004), Chucho en Pastorela (Emilio Portes, 2011) y el emblemático “Cochiloco” de El infierno (Luis Estrada, 2010), quien será recordado como uno de los grandes personajes en la historia del cine mexicano.

Actualmente no sólo trabaja en producciones nacionales, también aparece en películas internacionales tanto en cámara como en doblaje, siendo parte del elenco confirmado del reboot The Suicide Squad (2021), así como dio voz a Scorpion en la celebrada Spider-Man: Un nuevo universo (2018).

  • Ilse Salas

Mucha gente de mi generación la recuerda como parte del dúo conductor de Once Niños, pero ahora es una actriz de enormes méritos. 

Ilse Salas ha tenido un ya extenso -más de lo que podría parecer- paso por las pantallas nacionales. Ha protagonizado películas con cierto reconocimiento como Sabrás qué hacer conmigo (Katina Medina Mora, 2015), pero su marca en la memoria fílmica nacional vino un año antes con Güeros (Alonso Ruizpalacios, 2014), donde encarnó a Ana, personaje de joven combativa que quedó marcado en el recuerdo del cine mexicano contemporáneo (por lo menos) por lo entrañable de su interpretación.

Posteriormente, llegó su consagración en la historia con su estelar en Las niñas bien (Alejandra Márquez Abella, 2018), donde Salas deja ver todos sus recursos al hacer de una señora adinerada en un viaje de desquicio por su familia quebrantada y sus privilegios desvaneciéndose ante una crisis económica. Los momentos más potentes de la película se basan en la sola expresión de su papel. Ganó el Ariel por eso, ahí nomás.

  • Tenoch Huerta

Ahora vamos con el coestelar de Güeros. Tenoch Huerta dio el gran paso en el cine mexicano en la película de Alonso Ruizpalacios, así como lo hizo su coestelar femenina. Un año después, protagonizaría otro título muy competente: Mexican Gangster: La leyenda del Charro Misterioso (José Manuel Craviotto, 2015), en el cual Huerta hace de Alfredo Ríos Galeana, un famoso criminal de la década de los 80. Tenoch aprovechó todas las posibilidades del personaje para entregar un gran papel, en conjunto con una afortunada dirección de Craviotto.

Quedan todavía varios pasos en su carrera y ya ha estado involucrado en grandes producciones como la serie de Blue Demon -que no resultó como querían- y Narcos de Netflix. Próximamente lo veremos en la quinta parte de La Purga; bien por la exposición de un más que competente actor mexicano, pero el resultado… puede variar.

  • Cassandra Ciangherotti

Descendiente de una familia de actores, Cassandra Ciangherotti posee ya un camino con ciertas facilidades y tendencias para seguir con la tradición. Desde muy joven ha tenido participaciones menores en varias producciones como Hasta el viento tiene miedo (Carlos Enrique Taboada, 2006), Paradas continuas (Gustavo Loza, 2009), hasta Tlatelolco, verano del 68 (Carlos Bolado, 2013), su primer coprotagónico.

Su despegue vendría en la interesante -más de lo que se le reconoce- El club de los insomnes (Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Jr., 2018), donde interpreta a una malhumorada cajera que toma fotos de los clientes en desconcierto. Desde ahí llegaron más roles importantes como aquél en las Las niñas bien (Alejandra Márquez Abella, 2018) y el estelar en la comedia semiromántica Solteras (Luis Javier M. Henaine, 2019), donde sostiene el protagonismo con gran virtud, particularmente graciosa. Vienen cosas grandes para ella.

  • Damián Alcázar

Uno de los actores mexicanos en activo más queridos, no sólo por sus enormes papeles, sino también por su carácter personal.

Alcázar es el actor protagónico de la tetralogía más famosa en la historia del cine nacional, dirigida por Luis Estrada: La Ley de Herodes (1999), Un mundo maravilloso (2006), El infierno (2010) y La dictadura perfecta (2014). Su rango actoral, que le permite oscilar entre la irreverencia y la contención como se aprecia en estas películas, igualmente le da posibilidades de abordar personajes explosivos como se pudo ver en De la infancia (Carlos Carrera, 2009), una de sus mejores interpretaciones lamentablemente opacada por la censura que recibió la película. 

En adición, su carrera ha trascendido fronteras, teniendo oportunidades de protagonizar películas extranjeras, tal como hizo en la peruana Magallanes (Salvador del Solar, 2015), rol por el que recibió reconocimiento continental.

  • Cecilia Suárez

Estos últimos dos años han sido totalmente de Cecilia Suárez, una de las actrices principales y uno de los pocos puntos altos de la deslucida La casa de las flores, serie de Netflix que ha gozado -por equis o ye- de gran éxito. La producción dirigida por Manolo Caro, quien ya desde antes la había elegido como su histrión alter ego, le dio el largamente debido reconocimiento a esta actriz de muchas virtudes.

En 2014 entregó dos roles que le darían cierta notoriedad por la entereza de su ejecución. El primero como Elvira en Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando de su cómplice Caro y el segundo como Flora, la esposa desesperada y desconcertada en Las oscuras primaveras (Ernesto Contreras), excelente película sobre pasiones contenidas y mundanidad. Papeles un tanto distintos que muestran las dimensiones actorales de Suárez y justifican su notable crecimiento dentro del entretenimiento nacional e incluso mundial.

  • José María Yazpik

José María Yazpik protagoniza la antes mencionada Las oscuras primaveras, donde hace del obrero casado quien, sin más, se involucra en un tórrido amorío con una compañera del trabajo. Este papel de hombre claroscuro, confundido y distante, Yazpik lo realiza con gran soltura, entregando una interpretación por demás destacada en un argumento de ciertas dificultades.

Posterior a eso, viene una participación como interés romántico de Karla Souza en Todos queremos a alguien (Catalina Aguilar Mastretta, 2017), una de las mejores comedias románticas mexicanas desde su explosión como género predilecto del cine nacional, en parte por el desempeño actoral de la triada estelarista.

De ahí, este actor también ha incursionado en la dirección y ya cuenta con un largometraje a su cargo: Polvo (2019). Siempre es interesante cuando un intérprete explora otros caminos, especialmente porque no hay muchos casos mexicanos recientes.

  • Regina Blandón

De todos los actores aparecen en este conteo, Regina Blandón es fácilmente quien ha tenido más exposición mediática por ser parte de un programa icónico de la televisión mexicana: La familia P. Luche.

Sería eventual que esta actriz girara al cine, pero la transición se percibía difícil para ella, especialmente por desempeños como el de La niña de la mina (2016), bodrio indiscutible. Desde ahí, Blandón ha tenido un crecimiento paulatino hasta entregar un papel interesante y sostenido como fue el de Angie en Cindy La Regia (Catalina Aguilar Mastretta y Santiago Limón, 2020). Ahí demostró que, con la adecuada dirección y guion de ciertas competencias, hay una actriz competente y con virtudes.

  • Hozé Meléndez

Este es un caso afortunado de “tomar lo que venga”, pues Hozé Meléndez se ha involucrado recientemente en varios proyectos que, para su fortuna, han dado buenos resultados en su mayoría.

.

Ha pasado por todo el espectro del cine nacional: desde su gran coestelar en Almacenados (Jack Zagha Kababie, 2015) a actuaciones menores en #LadyRancho (Rafael Montero, 2019). Igualmente, ha participado en proyectos como Mente revólver (Alejandro Ramírez Corona, 2017) y la excelente Ayer Maravilla Fui (Gabriel Mariño, 2017). A poco más de cumplidos los 30 años augura una carrera larga y prometedora. 

  • María Evoli

Otro caso de histrión promesa. María Evoli es una actriz de reciente debut. Coestelarizó la terrible Tenemos la carne (Emiliano Rocha Minter, 2016), por la cual ganó el Ariel a Mejor Actriz Revelación, siendo -según su discurso de aceptación- una sorpresa incluso para ella, quien fue la única luz de tal churro.

También participó en El habitante (Guillermo Amoedo, 2018), entrega de terror con algunos elementos interesantes como a nivel de manejo de la historia y la estética, desafortunadamente no gozó de atención. El camino aún es largo para ella y, con lo que ha demostrado, puede consolidarse en el escenario nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s