La utopía de la mariposa: buscar la justicia desde la antropología y la danza

Las historias sobre desapariciones y homicidios dolosos se han escuchado cada vez y con más fuerza en nuestro país. Y aunque su cotidianidad acapare los noticieros, no quiere decir que las pérdidas sean menos significativas. Tan sólo recordemos que 2018 se consideró como el año más violento del que haya registro en el territorio nacional..son cifras que no dejan indiferente a nadie.

Ante el evidente desinterés de las autoridades por brindar algún tipo de respuesta, los familiares de las víctimas han recurrido a utilizar sus propios medios para hacerse visibles. Este es el caso de Lucas Avendaño.

En cuanto a su forma, La utopía de la mariposa (Miguel J. Crespo, 2019), producido por Plumas Atómicas, se desarrolla de manera sencilla; se limita a entregar los elementos necesarios como la música incidental, ambiental, los planos generales y a detalle, y algunos archivos de stock como actas constitutivas y ordenes por parte del encargado del caso en este momento.

Sin embargo, esa simpleza condicionada por el presupuesto de filmación, debido al recién nacimiento de esta casa productora de no ficción llamada Todo lo que somos, no le desmerece el tratamiento hecho a Lucas, su protagonista y a quien seguimos principalmente en un viaje realizado desde Oaxaca hasta la Ciudad de México con el propósito de acercarnos a los motivos de la desaparición de su hermano Bruno, sucedida el 10 de mayo del 2018.

El corto documental presenta a Lucas, el artista muxe más importante de la región del istmo de Tehuantepec y cuya visión de “romper las fronteras” lo ha llevado a combinar sus dos grandes pasiones: la antropología y la danza; ambas como herramientas divulgadoras para hablar sin necesidad de palabras sobre su origen y las de sus raíces, las zapotecas.  

El documental, más allá de mostrar el lado creativo de su protagonista, revela a una persona rota, debido en gran medida a la negligencia judicial de la que está siendo víctima. Alguien que sin mayor remedio, al igual a los hombres y mujeres de Soles negros (Julien Elie, 2018) tuvo que juntar coraje, salir a la calle y luchar por respuestas para llegar a esa utopía: la de encontrar a su hermano con o sin ayuda de las autoridades, la de ser libres sin importar el género o las preferencias, y donde el gobierno escuche, no simplemente prometa.

Supongo que, considerando el año en el que nos encontramos, medio siglo después de publicado el gran texto escrito por Tomas Moro, más que una ideología filosófica esto debería ser una realidad.

El miércoles 24 de julio se presentará en la Pulquería Insurgentes a las 20 horas.

Entrada libre.

Para enterarte de más funciones, te recomendamos seguir su página de Facebook.

Diana Mendoza 

Editora audiovisual del Museo de Antropología y admiradora del séptimo arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s