Exigen apoyo a la promoción cinematográfica

A partir de que los Premios Fénix, organizados desde hace seis años por Cinema23, informaron su cancelación el pasado dos de abril, la exigencia por parte de personalidades y organizaciones para garantizar los apoyos para el sector cinematográfico ha ido en aumento.

El motivo por el cual Cinema 23 anunció la cancelación de la sexta entrega del certamen que cada año reconoce lo más destacado del cine iberoamericano, fue la falta de respuesta y apoyo de la nueva administración. Así lo indicó la asociación civil en un comunicado publicado en su página oficial.

Después de siete años de consolidar un proyecto que tiene como propósito principal la difusión y promoción de la cultura cinematográfica de México, América Latina, España y Portugal, incluyendo a todos sus profesionales: divulgadores, pensadores, promotores, realizadores, técnicos, distribuidores y exhibidores, la asociación Cinema23 tomó la difícil decisión de cancelar los Premios Fénix este año ante la falta de respuesta y apoyo de la nueva administración del país y de la Ciudad de México.

Las políticas públicas y culturales han cambiado radicalmente en nuestro país ya que no permiten que las organizaciones de la sociedad civil (OSC) tengan acceso a recursos públicos. Por otro lado, la viabilidad de los Fénix de forma únicamente comercial a través de patrocinios privados es imposible, por lo que es necesaria la participación y continuidad del Estado para realizar una iniciativa de esta envergadura.

Lee aquí el comunicado completo

Este hecho alertó a la comunidad cinematográfica, y diversos cineastas, críticos y actores mexicanos externaron su inconformidad.

Posteriormente la Red Mexicana de Festivales Cinematográficos A.C (RedMexFest), que agrupa alrededor de 39 festivales nacionales y se encarga del acercamiento entre éstos y las instituciones con el fin de enriquecer las actividades que los festivales promueven, lanzó un comunicado dirigido a Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México. En él se expresa la necesidad de un diálogo para garantizar la operación de la promoción y exhibición del cine a través de la realización de los festivales nacionales.

Quizá ante esta presión mediática, los organizadores de los Premios Fénix, quienes previamente en entrevistas con medios nacionales señalaron la falta de respuesta tanto de la parte legislativa como del gobierno local y federal, lograron reunirse la tarde del tres de abril con autoridades de la Secretaria de Cultura y del Gobierno de la Ciudad de México (Secretaría de Cultura, Secretaría de Turismo, Sistema de Teatros y el Fondo Mixto de Promoción Turística), esto con el objetivo de buscar acciones que den continuidad a los Premios Fénix 2019. Hasta ahora no se conocen los detalles de las reuniones y sólo fueron dadas a conocer vía Twitter.

El más reciente en manifestarse ante el tema fue el Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF por sus siglas en inglés), que dio a conocer la imagen de su próxima edición junto a un comunicado en el que se manifiesta por La fragilidad insurrecta (o el derecho de acceso a los bienes y servicios culturales). 

Previamente, a través de su cuenta de Twitter, Sara Hoch, Directora General del GIFF, se sumó a la discusión mediante el apoyo a las peticiones de la RedMexFest.

El documento alude a la importancia de respetar el derecho de acceso a los bienes y servicios culturales que se inscribe en el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Asimismo destaca la importancia del arte como parte indispensable del desarrollo del ser humano.

El tema de la fragilidad en el quehacer cultural no es nuevo. Las manifestaciones artísticas existen por necesidad de un individuo o un colectivo, y hoy el tema de la incertidumbre sobre los apoyos, que no deberían responder al deseo del funcionario en turno sino al derecho fundamental a la cultura, parecería coyuntural, sin embargo no lo es.

Desde la trinchera construida en la provincia, en contra del centralismo y el deseo honesto de que el cine esté presente en todos los rincones, abrimos un espacio para el diálogo, al tiempo que exigimos categóricamente el respeto al derecho de acceso a los bienes y servicios culturales que se inscribe en el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Fragilidad insurrecta

El arte nos hace fuertes. Desde la antigüedad se ha pretendido romantizar la opinión colectiva sobre la existencia y los conflictos humanos, no obstante, el arte perdura. El ser humano también pretende ser fuerte, trascendente y, de ser posible, inmortal. Pero no lo es. Es perecedero, momentáneo, frágil.

Insurrección es apelar a la fortaleza de la historia, es valorar el pasado y cimentar el futuro inmediato. Pero la historia no basta. No queremos sólo saber cómo ocurren las cosas, sino contribuir al cómo pueden ser de una mejor manera. Es parte de nuestra rebelión contra un destino predeterminado, y ahí el arte está de nuestro lado.

Hasta ahora, ante el recién cambio de administración, la comunidad cinematográfica se mantiene a la espera de respuestas que aclaren en devenir de la promoción y difusión del cine en México.

Leticia Arredondo

Cofundadora y editora de ZOOM F7. Escribo sobre cine y fotografía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s