Oscar 2019: las grandes ausencias y sorpresas

Por: Mauricio Hernández (@MauHeRa)

Se acerca la entrega 91 de los Premios de la Academia y todos están vueltos locos, incluso los miembros del propio comité. El pasado agosto La Academia informó, mediante un comunicado, algunas modificaciones para las próximas ceremonias, entre ellos el establecimiento de una duración de tres horas para el showy la entrega de algunas estatuillas durante los cortes comerciales. La variación más escandalosa fue la creación de la categoría Mejor Película Popular.

El anuncio no incluía los criterios para elegir a las nominadas del flamante nuevo premio, los cuales nunca llegaron a aclararse, pues la opinión pública explotó en críticas y burlas hacia una institución notoriamente desesperada por recuperar la audiencia que ha bajado año con año: tan sólo en 2018 registró una caída del 19% frente a 2017. Porque aunque cada año la ceremonia es de los eventos más comentados en redes, esto no necesariamente se traduce en televidencia, que finalmente continua siendo de vital importancia por fines económicos. 

Te puede interesar: Premios Oscar, escándalo, glamour y no siempre el mejor cine  

El dichoso reconocimiento de película popular parecía -y obviamente era- un premio de consolación (y legitimación) para aquellos blockbusters que suelen ser éxitos rotundos en taquilla, pero no poseen virtudes cinematográficas suficientes como para ser galardonados; o sea, en la actualidad, los filmes de superhéroes. ¿Por qué de legitimación? Porque la dupla de Marvel Studios/Disney ya podría vanagloriarse de producir nominadas/ganadoras de laureles como el Oscar, algo que siempre se les ha negado, y no solamente de medallas del público y MTV. En este año, la más aplaudida -en Estados Unidos- y por ende la mejor candidata para estrenar esta categoría, era Black Panther (Ryan Coogler)

Aunque su hermana Infinity War (Anthony Russo, Joe Russo) recaudó más en total por la taquilla internacional, en Estados Unidos Black Panther la superó por cómodo margen; y finalmente es su territorio el que les importa. Allá hizo más ruido por ser la primera película del género que contó con un elenco mayormente afroamericano y un argumento que era “incluyente” y demás. Si lo es o no, es tema para otro día. Incluso hubo quien dijo que era uno de los momentos más importantes en la “historia estadounidense”. No bromeo.

Entonces, tenemos que fue lo suficientemente popular, un bombazo en ganancias y, aparte, cumplió con el discurso de la inclusión, una de las predicaciones y pretextos más fuertes del Hollywood actual; sólo faltaba la categoría… y la encontraron: Mejor Película. En este año, La Academia gringa se dio licencias para extender el rango de lo que implica una “película meritoria de nominación”; al parecer de ahora en adelante cualquier película con algo de aceptación popular puede ser nominada, a pesar de no tener mérito fílmico alguno. Y no sólo pasó con Black Panther

Bohemian Rhapsody (Bryan Singer) la “biopic” de Freddie Mercury, fue otra gran sorpresa en las nominaciones -a mi parecer, la mayor- pues no sólo fueron lo suficientemente aventurados para incluirla en Mejor Película, también está en otras cuatro categorías (Mejor Actor, Mejor Edición, Mejor Edición de Sonido y Mejor Diseño Sonoro), cuando la única virtud de ese… largometraje fue regresar brevemente a Queen a los oídos del público, pues en cuanto a cine… Tampoco hay que perder de vista el apoyo que estas producciones tuvieron de la prensa estadounidense. Además, su nominación no sólo es extraña por la falta de condiciones en pantalla, también por ser un proyecto incómodo por su director, Bryan Singer, quien tiene múltiples acusaciones por abuso sexual. Singer se convierte entonces en la primera figura en apartar de sí las imputaciones en su contra para que un proyecto suyo no sea apestado por las asociaciones que premian… o por el público.

Del otro lado del espectro, Roma (Alfonso Cuarón) y The favourite (Yorgos Lanthimos) recibieron 10 nominaciones (debieron ser 11 para Roma, sumando Mejor Edición, yo nomás digo), convirtiéndose en las mastodontes del próximo 24 de febrero. Impresiona la decena para el director de The killing of a Sacred Deer, pues no es uno de los amigos de Hollywood. Esta cantidad de posibles reconocimientos quizá signifique la próxima invitación para Lanthimos a unirse al club.

Sobre los apestados, podemos señalar a Bradley Cooper. A star is born, su ópera prima, recibió grandes elogios y varias nominaciones, así que extraña que no esté para Mejor Dirección, siendo uno de los mejores debutantes del año pasado. Siguiendo con este rubro, de nuevo no hubo mujeres consideradas, pudiendo incluir con gran merecimiento a Lynne Ramsay por You Were Never Really Here, o a Alice Rohrwacher por Happy as Lazzaro (acá también aplica a Mejor Película de Habla No Inglesa). El año pasado sucedió lo mismo con Kathryn Bigelow porque Detroit era demasiado liosa. Es notoria la contradicción entre el discurso de inclusión que ha permeado al Oscar en los últimos años con su actuar.

Te puede interesar: A star is born, entre lo público y lo privado 

Igualmente, John David Washington e Ethan Hawke brillan por su ausencia en la quinteta de Mejor Actor tras sus interpretaciones en BlacKkKlansman (Spike Lee) y First Reformed (Paul Schrader) respectivamente.

Así podemos seguir con las posibilidades, pero la pregunta final sería: ¿dónde quedó PaddingtonQué gringa eres, Academia gringa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s