The Haunting of Hill House |Crítica

Por: Luis Zenil Castro (@AmadeusZenil

“Toqué su cuerpo sin vida y no había nada, no sentí nada, y se esparció sobre mi hasta que yo también dejé de sentir, sólo estaba este negro vacío en el que floté en un océano de nada y me pregunté, ¿acaso esto es lo que sucede al morir?”.

Theo

El trabajo de Mike Flanagan para Netflix es sin duda uno de los más destacados del género. Su impecable realización y la complejidad narrativa de la trama son los elementos que más llaman la atención. Sin caer en la típica serie de terror de apariciones y espíritus abordados desde el miedo a lo desconocido, la adaptación de la obra literaria de Shirley Jackson establece ciertos dilemas existenciales y morales que persiguen a los personajes, quienes dilucidan las visiones reales de su propia sugestión.

La propuesta de montaje es una de las más sugerentes, no solamente porque lleva la historia con una especie de insights por medio de flashback y flashforwards, sino porque le da un sentido a la forma en que los personajes construyen sus emociones en un complejo vaivén de escenarios que funcionan como sus recuerdos. Los planting y pay off afirman pendientes, obsesiones y culpas en una narrativa ideal para el terror de fantasmas.

Te puede interesar: La posesión de Verónica y el regreso de Paco Plaza

Visualmente The Haunting of Hill House también se salva en cierta medida del cliché del terror; no exagera los contrastes y las sombras, sino que lleva una imagen sin exceso de negros con una paleta de color orientada a los azules y con un cuidado muy estético de la escenografía. La fotografía los dota de claridad para aprovechar el plano en su totalidad y cargarlo con más información sobre el contexto de las emociones de sus personajes o de alguna misteriosa entidad.

Aunque la mayoría de las escenas de apariciones están hechas con CGI y efectos por computadora, estas no molestan debido a que están llevadas a cabo con inteligencia en diferentes situaciones de la serie: momentos muy específicos que crean tensión o para amarrar el conflicto existente entre los personajes; cada uno de éstos juega un rol que provocará una diferencia en el camino de los demás; ninguno queda al aire, lo cual es otro gran acierto.

La nueva propuesta de Netflix juega con las creencias y las manías de los protagonistas, se aprovecha de sus débiles relaciones y sus dilemas emocionales, haciéndolos más susceptibles a los entornos en los que se encuentran sometidos: el poder de lo sobrenatural. Esta producción no pasará desapercibida, no sólo por la fehca y por ser el producto de moda de Halloween; es sin duda lo más sobresaliente de los últimos años en Netflix en esta temporada, superando a otras series que se han estrenado en el mismo periodo, como Stranger Things 2.

Te puede interesar: Stranger things 2: ¿peor que la primera?

El ente que trasciende su propia existencia y se escabulle en los pensamientos, recuerdos y visiones de sus allegados no son más que asuntos inconclusos en muchos casos, The Haunting of Hill House nos muestra que los fantasmas son culpas, sentimientos y arrepentimientos, pero también a veces son deseos, deseos de resolver los conflictos, o de querer despertar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s