Sophia Loren: la belleza de las novelas gráficas que levantaba muertos

Por: Leslie Valle (@sirenamacarena)

“El que ha mantenido un ojo cerrado largo tiempo cuánto se asombraría si abre ambos a la vez” Sophia Loren

Su vida, como el séptimo arte, pasa por varias etapas que bien podrían representar grandes momentos cinematográficos. Con una infancia marcada por la pobreza, el hambre, el sufrimiento y el abandono no sólo de un padre sino de una nación recién azotada por la guerra –como en cualquier clásico del neorrealismo italiano–; pero que, como buena producción hollywoodense, encuentra la gloria, la fama y el esplendor en una metamorfosis que la catapultaría a las pantallas del mundo.

Hermosa, italianísima y todo un ícono de la filmografía internacional, Sophia Loren –nacida como Sofia Villani Scicolone– es reconocida por su participación en grandes producciones como Matrimonio a la italiana (Vittorio de Sica, 1964) y Dos mujeres (Vittorio de Sica, 1960) –la cual le valió ser la primera mujer de habla no inglesa en ganar un Oscar por su nominación a Mejor actriz–. Pero su carrera no comenzó en la cumbre, sino que hay una historia que antecede a los escenarios compartidos con Anthony Perkins, Cary Grant o Frank Sinatra; un destino que comenzó a consolidarse mucho antes de que un tal Carlo Ponti llegara con una sortija y su renombre a la vida de la muchachita italiana.

Sophia arrancó su trayectoria en varios concursos de belleza en Italia: fue elegida “Princesa del Mar” a sus 14 y un año más tarde ganó la banda a “Miss Elegancia” en el certamen Miss Italia. Además fue parte de varias producciones pequeñas televisivas.

Pero muestra de que su talento no sólo estaba en la pantalla es el hecho de que a principios de los años 50 participó varias veces con las revistas Sogno y Cine ilustrato como la imagen de los melodramas representados a través de una serie de viñetas fotográficas que por ese entonces eran llamados “fotonovelas”.

Aunque la información sobre esos primeros trabajos no plaga los resultados de búsqueda en internet como lo hacen sus escándalos legales y eclesiásticos; los títulos en los que podrías encontrártela son Non posso amarti, Principessa in esilio, Il giardino di Allah, Prigioniera di un sogno y L’adorabile intrusa. Claro que si buscas leer “Sophia Loren” en alguna de las portadas jamás lo vas a encontrar, porque en esa época la chica no era más que “Sofia Lazzaro” (habiendo renunciado al apellido paterno), nombrada así por la potencia de su belleza que era capaz de levantar hasta a los mismísimos muertos.

Pronto se consolidó como la reina y señora del género y las novelas gráficas; después solo se necesitó un pequeño empujoncito para que la desdichada niña napolitana se convirtiera en uno de los referentes femeninos obligados del cine.

Actualmente, a sus 84 años años, no cabe duda que Sophia Loren es y seguirá siendo el ejemplo vivo de lo que algún día dijo: “sí hay una fuente de la juventud: está en tu mente, en tu talento y en la creatividad que llevas a tu vida y a las de tus seres queridos. Cuando hayas dejado correr sus aguas, habrás vencido a la edad”.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s