Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, la merecedora del Oscar

Por: Rafael Ramírez III

Desde su primer largometraje, Martin McDonagh, nacido en Londres, Inglaterra, dejó claro ser, además de un gran director, un excelente guionista. En In Burges (2008), confirmó su capacidad, fusionando el drama y la comedia con el hilo conductor de una película de crimen; filmada en su país natal y protagonizada por Colin Farrel y  Brendan Gleeson, ya en In Burges, McDonagh nos mostró su gran interés por denotar los sentimientos de culpa, miedo, nostalgia y desasosiego en su protagonista.

En, Seven Psychopaths (2012), Martin McDonagh viaja a Estados Unidos, a la ciudad de Los Ángeles, elige un amplio reparto a base de actores tanto británicos como norteamericanos, y crea un guion maravilloso. Destáquese el uso de la metaficción, manifestada a través de los protagonistas durante el tercer acto del filme: el desenvolvimiento y desenlace del filme siendo analizado a través de los mismos personajes.

Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, es el tercer largometraje de McDonagh, en la cual deposita todos sus conocimientos y su experiencia adquirida a través de los años, y donde se le puede ver con una gran madurez en términos de escritura de guion y de dirección.

En esta película, Mildred (Frances McDormand) es una madre quien recientemente sufrió la pérdida de su hija adolescente, misma que fue violada y asesinada. Tras una fallida investigación, la policía de la zona cesó la búsqueda del culpable, dejando el caso de lado.
Es entonces cuando Mildred renta tres anuncios espectaculares en la carretera que sirve como entrada y salida al pueblo, en dichos anuncios, expone en breves palabras lo acontecido a su hija, pregunta el por qué de no haber un arresto aun y exige respuesta al jefe de policías Willoughby (Woody Harrelson).

Three Billboards Outside Ebbing, Missouri es lo que podríamos considerar una contra-crítica. En una época donde el buscar la justicia y arremeter en contra del gobierno, de las fuerzas policiales, de los elementos de investigación y exigir por la resolución de los crímenes que se cometen día con día… hay que entender que en ocasiones los problemas son más grandes que nosotros. Podríamos resumir el significado discursivo de la película con una frase mencionada por el jefe de la policía hacia Mildred: “no todos somos sus enemigos”.

En estas épocas de manifestaciones, de protestas, de marchas, Three Billboards Outside Ebbing, Missouri expone que por lo menos los elementos policiales, son seres humanos, con problemas familiares, personales, existenciales, emocionales y psicológicos. Quienes muchas veces hacen todo lo que está en sus manos, y aun así fallan en concluir satisfactoriamente sus deberes.

Todas y cada una de las actuaciones en esta película son dignas de aplaudir, empezando por una formidable Frances McDormand, que encuentra el personaje que quizá más le ha hecho justicia a sus capacidades actorales; un papel protagonista de una mujer que sufre gritando y callando, de gran carácter, valiente y aguerrida, buena madre y buena amiga, mujer que tiene que cargar con el reciente fallecimiento de su hija, con la incomprensión de su hijo y con el abandono y nueva relación de su ex-esposo con una jovencita de 19 años; en fin, Mildred tiene que ver cómo todo el pueblo, en defensa de Willoughby, se pone en su contra y debe luchar su propia crisis de la edad. McDormand encarna su personaje impecablemente. Woody Harrelson y  Sam Rockwell, de igual manera hacen un trabajo impresionante, en papeles mucho más complejos y más serios que en Seven Psychopaths.

Además de las actuaciones brillantes y el soundtrack preciso de  Carter Burwell, lo más admirable de Three Billboards Outside Ebbing, Missouri radica en su guion. McDonagh construye una variedad de personajes con una profundidad psicológica y emocional, un relato con giros nada predecibles.

Es importante mencionar a la favorita del Oscar a Mejor Película de este año: The Shape of Water, la historia de amor y fantasía que, de manera exagerada, forzada y falsa, busca ser políticamente correcta. Comparar estas dos películas puede servir para corroborar cómo hacer uso correctamente de un discurso “incluyente” y al mismo tiempo “cáustico”.

En ambos filmes se defiende a las minorías, ya sea afroamericanos, homosexuales o incluso con discapacidades o diferencias físicas; sin embargo, mientras que Del Toro lo hace romantizando a sus personajes y defendiéndolos de manera casi infantil, McDonagh, oculta sus protestas en personajes y situaciones reales; en una América Trumpista, que al mismo tiempo es la América de los jefes policiales afroamericanos, de los trabajadores latinos, del respeto a los homosexuales, del empoderamiento de las mujeres…

Three Billboards Outside Ebbing, Missouri es una obra completa, sumamente entretenida y con suficiente humor, reflexiva, y con un final intachable. En una etapa del cine norteamericano de explotación a los superhéroes y a la fantasía, ha llegado un director inglés a la zona geográfica que fuera cuna de tantos westerns, a producir el mejor cine norteamericano del momento. Calificación 4.5/5

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s