Dunkirk, el espectáculo de un evento sobrevalorado

Por: Luis Zenil Castro

“Pelearemos en las playas, pelearemos en los pueblos, pelearemos en los campos y las calles y no nos rendiremos nunca… y Gran Bretaña peleó hasta el último francés, hasta el último africano y hasta el último norteamericano”.

Eventos aislados, la inmensidad de una operación, 335 mil soldados evacuados y los recursos narrativos atemporales de Nolan. Acciones y personajes que parecen separadas pero al final son parte de un esfuerzo común.

Después de Interstellar, el director inglés ya estaba tanteando los terrenos bélicos de la Segunda Guerra, la ocasión era perfecta para contar la historia de Dunkerque. Un cerco efectuado por los alemanes en la primavera de 1940. Ochocientos mil germanos flanquearían y encerrarían en un movimiento de Hoz a casi 422 mil británicos y 338 mil franceses, su único escape, el canal de la mancha.

Se oye algo aproximarse, un estruendo que desciende desde los aires como si fuera un tren, cada vez más fuerte: es el bramido de las trompetas de Jerico, los soldados miran despavoridos y comienzan a corren por todas partes para escapar de aquella maquina mortal. Se detona una explosión. La psicosis invade al ejército expedicionario, todos están a la merced del ave oscura de alas invertidas, el grito de la maquina se endurece en cuanto se aproxima a su objetivo, era el sonido más horripilante que alguien se pudiera imaginar.

El manejo de esta herramienta por parte de Nolan para empatizar al espectador con la psicosis de los soldados ingleses que oían aproximarse al Stuka Ju 87, símbolo de la Wehrmacht y de la Blitzkrieg (guerra relámpago), es muy bien logrado y preciso, ya que el avión fue desarrollado precisamente con el objetivo simbólico y militar de ser una arma distintiva de aire-tierra, y que sobresaliera de cualquier otra aeronave por su estilo de embestida en picada. Pareciera que uno de los objetivos del productor de Dawn of Justice es traspasar este detalle lo más apegado posible a la realidad, y subrayar un terrorífico reconocimiento al orgullo de la Luftwaffe.

La película rodada en IMAX es una de las cintas más breves del británico, de la cual él mismo ha mencionado que es una película que debe verse en la salas de cine, pero no por eso deja de ser un trabajo de calidad dentro de su filmografía; el guion escrito por el inglés está muy bien apegado a la historia de estos eventos en las playas de Francia, y el filme tiene escenas bastante bien logradas (sobre todo al inicio), un poco extensas pero dando con las emociones y los estados de incapacidad de los perseguidos.

No obstante la historia tiene algunos tiempos muertos, donde el soldado y el espectador entran en un estado de parsimonia, de ahí a conservar varios personajes con introducciones y desenlaces diferentes, ya que de no ser así, la historia sería muy plana.

Hablando de los personajes, la actuación de Harry Styles nada tiene de especial, se limita a una actuación discreta en la que su personaje es desolado, aunque el punto ha sido absorber a un importante público joven a esta historia con fines comerciales. Los actores no tienen hilo conductor ni introducción, solamente situaciones adversas que ayudan con el concepto de espacios temporales distintos y la atmósfera de inmersión.

Se oyen zumbidos y bits a intervalos, la tensión aumenta, el escape se vuelve cada vez más imposible, el constante peligro desde los aires, y la vergüenza de haber huido. La música de Hans Zimmer mezclada con el sonido, son muy importantes a nivel dramático y siempre contribuyen para endurecer el entorno frente al espectador y la ya mencionada inmersión de la atmosfera.

Por otra parte, la crítica ya aclama a la película de guerra al nivel de The Red Thin Line (1998), Apocalypse Now (1979) o inclusive Saving Private Ryan (1998). Está totalmente fuera de proporción. Por supuesto que es mejor que otras producciones de guerra recientes, pero ni siquiera es la mejor película de la filmografía de Nolan y tampoco lo será de este año probablemente. Pensar que esta es una de las mejores cintas de Nolan desde Memento es una gran falacia, debido a que el cineasta siempre termina rompiendo sus propias convenciones salvo en el Gran Truco, y en todo caso sería desde ésta cinta que ha logrado su mejor trabajo.

Por otra parte el arte y logística de la película es impresionante, movilizando a más de seis mil extras y gran cantidad de barcos y aviones de la época. Como no se podía esperar de otra forma por Nolan. Nada se le puede refutar en cuanto a su condición atmosférica y su realización efectiva, tomando en cuenta la inmensa producción como se le suele caracterizar al director de The Dark Knight. Una película aclamada por su precisión histórica, reavivando el orgullo de una nación por haber resistido ahí y posteriormente, enalteciendo un hecho que ocurrió, al nivel de milagro, y no es lo que se dice ser cinematográficamente ni históricamente.

En éste punto para concluir, vale la pena hacer una aclaración. Churchill había ido a Paris el 22 de mayo de 1940 para gestionar que la lucha prosiguiera, pese a la evacuación inglesa, y para asegurar la escapatoria de su derrotado ejército utilizó a las tropas belgas y francesas en las líneas de retaguardia. El 23 de mayo las tropas alemanas llegaron el Canal Aa, en Gravelines a 16 kilometros de Dunkerque estableciendo cabezas de puentes sobre la zona, y cuando iba cerrarse ahí mediante un factible golpe de los panzer sucedió un extraño freno que dejó a todos perplejos.

Así como lo mencionan, el capitán inglés Liddell Hart concluye: “La escapada del ejército británico en Francia ha sido frecuentemente llamada el milagro de Dunkerque… Aquellos que lograron escapar, muy a menudo se preguntan cómo es que pudieron arreglárselas para haberlo conseguido. La respuesta es que la intervención de arriba fue lo que los salvo, una orden repentina fue lo que detuvo a las fuerzas blindadas de Guderian y Von Kleist cuando Dunkerque estaba a la vista”.

Churchill proclamó como un triunfo que el ejército inglés, aunque perdiendo el equipo, hubiera salvado la vida. Lo que no se supo entonces fue que Hitler había hecho posible la salvación en un nuevo intento para llegar a un acuerdo con Inglaterra.

Ficha técnica

Dirección: Christopher Nolan.

Guion: Christopher Nolan.

Reparto: Fionn Whitehead, Damien Bonnard, Aneurin Barnard, Lee Armstrong. 

Fotografía: Hoyte Van Hoytema.

Edición: Lee Smith.

Música: Hans Zimmer.

Año: 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s