Donnie Darko

Por: Sebastián Ortiz Casasola

Donnie: Why are you wearing that stupid bunny suit?
Frank: Why are you wearing that stupid man suit?

Una de las películas de culto de inicio de este siglo, cumple 15 de su estreno este 2017. Protagonizada por Jake Gyllenhaal y escrita y dirigida por Richard Kelly,  Donnie Darko sigue a un joven con problemas psicológicos y que cuenta con un amigo imaginario, quién lo hace despertar en lugares inverosímiles y lo más importante, le indica la fecha del fin del mundo.

Es en términos no clásicos, una película de ciencia ficción que se camufla bastante bien en una especie de melodrama preparatoriano. Más allá de filosofar sobre su contenido, vamos a enfocarnos a lo interesante y propositivo, en términos dramáticos, del soundtrack.

Después de despertar sobre una carretera, Donald Darko se encamina hacia su casa. Ahí, su familia suburbana vive (aparentemente) tranquila y se discute sobre las próximas elecciones de 1988. Acompañamos a Donnie con la canción Killing Moon de Echo & The Bunnymen, una de las bandas favoritas de Richard Kelly y la cual nos contextualiza en la época, finales de los ochenta.

Si bien el score no es rimbombante para una historia épica de ciencia ficción, es atinado para que el público perciba los problemas que aquejan al protagonista, y lo que sufre o disfruta al obedecer las ordenes de Frank, el amigo imaginario con disfraz de conejo.

Como en el caso de Danny Boyle, la música es usada como un conductor de la historia y como una manera de llevar el montaje. Un ejemplo de esto es con la canción del dúo Tears for Fears: Head Over Heels; la duración del track nos da tiempo para conocer el mundo donde se desenvuelve Donnie: la escuela, presentada en dos planos secuencia en los que se alterna el aceleramiento de cámara, time lapse y cámara lenta. Recursos utilizados para que conozcamos a los habitantes del mundo que está a punto de acabar.

En este maravilloso soundtrack también se halla Notorious de Duran Duran, que es parte del baile que hace Sparkles, el grupo de la hermana menor del protagonista, así como el clásico single de Joy Division, Love Will Tear Us Apart, la cual es usada en la fiesta de aceptación de Elizabeth Darko a la universidad y en la que Donnie y Gretchen tienen su primera relación sexual.

Canciones que marcaron un momento, tal vez alternativo de finales de los ochenta, pero que funcionan exquisitamente en una película a que quizá se le defina como una “teen movie” boba, pero destaca la forma en que la temática, junto con la música, nos lleva a saber más sobre lo que sucede con Donnie y Frank, y cómo todo esto se junta con teorías de física cuántica, agujeros de gusano e impensables viajes en el tiempo.

El filme acaba con la intervención de Mad World, original de Tears for Fears pero reinterpretada por Michael Andrews y Gary Jules, como acompañamiento melancólico a la tragedia de la familia Darko.

Plano secuencia

Baile Sparkles

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s