Charlie Brown y el amor en tiempos de la infancia

Por: Citlalli Vargas Contreras (@rimbaudienne_)

Desde el momento en el que se anunció que Charlie Brown, su leal compañero Snoopy y toda la pandilla saltarían a la pantalla grande, se generó una gran expectativa sobre dicha cinta; no sólo entre los más pequeños, sino en todos aquellos que de una u otra manera crecimos con las historias de un pequeño niño con mala suerte, quien con su forma de ser y su filosofía nos preparó a muchos para los malos momentos que la vida traería consigo.

Charlie Brown y Snoopy. Peanuts: La película, muestra la historia de Charlie, un niño optimista aficionado a volar cometas (o al menos a intentarlo) que vive en un vecindario donde convive con sus amigos: su hermanita Sally, Linus y Lucy Van Pelt, Schroeder, Peppermint Patty, Marcie, Pigpen, entre otros. Y por supuesto, con su fiel amigo Snoopy.

snoopy-charlie-brown-hug-mSin embargo, la vida de Chuck (como lo llama Peppermint Patty) cambia repentinamente cuando una bonita niña pelirroja se muda frente a su casa y el pequeño niño, con la ayuda de su Beagle, hace todo lo posible para llamar la atención de su nueva vecina, razón por la cual vivirá una serie de aventuras divertidas, tiernas y, lo más importante, llenas de moralejas para la vida que Charlie apenas comienza.

La cinta también nos muestra atisbos de la gran imaginación de Snoopy, quien escribe una novela en la que es un piloto de la Primera Guerra Mundial decidido a vencer a su archienemigo: El Barón Rojo. Al igual que su avión al dar piruetas, la vida del piloto también dará un giro cuando se encuentre con Fifi, una bonita caniche a quien tendrá que rescatar de las malvadas intenciones del Barón Rojo.

Aceptémoslo, tengamos veintitantos o más, la historia es bastante tierna y enteramente disfrutable porque a través de ella revivimos la experiencia de nuestro primer amor. Algo muy acertado es que se tomaron en cuenta considerables elementos de las tiras cómicas originales, con lo cual se levanta y renace la nostalgia de nuestro niño interior al tiempo que cautiva a un nuevo público ávido por descubrir el mundo así como Charlie y sus amigos.

Uno de los factores que más se cuestionaba era la forma que tomarían los personajes y los ambientes en un formato digital 3D. La respuesta es que por parte de los realizadores fue algo muy bien logrado. Las texturas de la ropa y del cabello de los personajes, del pelaje de Snoopy, las plumas de Woodstock, así como las hojas de los árboles y la nieve son muy sutiles pero perceptibles, lo cual genera un agradable impacto visual.

La banda sonora que retoma la esencia de la música original de la caricatura con esos pianos (no sólo el de Schroeder cuando toca la Quinta de Beethoven), exalta la inocencia y la dulzura de esta adaptación de este clásico.

Snoopy_&_Charlie_Brown_

En fin, Peanuts: La Película, es un viaje de 93 minutos llenos de nobleza que hace recordar que en ocasiones la felicidad está en los detalles, como en el de guardar el lápiz de la niña que te gusta, o decir la verdad aunque sea algo muy complicado, y que al final del día, aunque la hayamos pasado muy mal, siempre habrá una estrella en el cielo que esté allí para nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s