¿Qué tan “real” es el cine?

kumiko-the-treasure-hunter

Por Andrea Rodea

El concepto de realidad se sostiene gracias a la valorización que se le da al estado físico. Todo aquello que tenga volumen existe. De ser así ¿si en el proceso de recordar no puedo sentir de la misma manera aquel estado físico, significa que el recuerdo no existe?

 En el momento que nace el cine, la pregunta sobre lo real renace (si es que en algún momento murió). Si hubo algún periodo de la historia en el que la imagen en movimiento no pudo ser diferenciada entre lo ilusorio y lo real fue justo en el instante en que nació. Se relata que en la proyección de Llegada de un tren a la estación de la Ciotat (Hermanos Lumière) gente salió corriendo al mirar la llegada del tren, pues creyeron que serían aplastados por aquel gigante. Poco a poco se nos tuvo que educar para poder entender que aquel acontecimiento tan sólo era una imagen.

Llegada_del_tren_a_la_estaci_n_de_La_Ciotat_C-416912632-large
Llegada de un tren a la estación de la Ciotat (Hermanos Lumière)

“This is a true story” es la leyenda que aparece al inicio de la película Kumiko, the treasure hunter (David Zellner, 2014) remarcando ésta como si fuese de suma relevancia. ¿Qué importancia puede tener que sea real/verdadero este relato? Minutos más tarde se observa a una mujer entrando a una cueva cerca del mar y así como en una película de piratas, debajo de unas rocas encuentra el mapa de un tesoro, perdón, el VHS de Fargo, secuestro voluntario (1996).

Kumiko (Rinko Kikuchi) es una mujer japonesa alejada de todo el glamour que existe en Japón. Vive en un pequeño departamento junto con su conejo Bunzo. Odia su trabajo y su mamá la desprecia por ser soltera. En las noches ve incontables veces Fargo, pues pretende descifrar el punto exacto del dinero escondido. Un día decide abandonar todo e ir en busca del tesoro. Fin.

Kumiko, the Treasure Hunter (2014)
Kumiko, the Treasure Hunter (2014)

Esa es a grandes rasgos la película. Mi reacción cuando terminé de verla fue similar: seca, fría, sin chiste. Al momento de comprar mi boleto pensé que estaba apunto de ver algo extraordinario y lamentablemente no fue así. En cuestiones técnicas, la fotografía y el arte destacan, pero se veía muy linda para ser tan insípida. Por otro lado, no podía dejar de repasar una y otra vez en mi cabeza las palabras “This is a true story”. Sabía que algo en Kumiko, the treasure hunter se debía descifrar pero ¿qué podría ser si todo se percibía tan lineal y sencillo?

La trama está basada en la historia de una mujer llamada Takako Konishi. Por lo tanto, se podría afirmar que la película no es “real”, ya que no se construye tal cual sucedió. Entonces ¿cuál es el sentido de decir que es verdad? Ahí fue cuando entendí todo y decidí volver a ver el filme.

Kumiko, the Treasure Hunter (2014)
Kumiko, the Treasure Hunter (2014)

Todo comenzó otra vez: Kumiko encuentra el VHS, ve Fargo un millón de veces, planea el viaje, abandona a Bunzo, le roba la tarjeta a su jefe, llega a Fargo, le habla a su mamá y la regaña porque es una solterona, Kumiko llora y se siente más sola en el mundo, un policía la ayuda, lo besa, la rechaza, huye, camina toda la noche y a la mañana siguiente … Ahí, al inicio del final confirmé lo que había comprendido.

El hecho de que se remarque la veracidad de la historia no es fortuito. El sentido de esto es comprender que todo suceso plasmado en la imagen en movimiento será sinónimo de verdad/realidad, dándole así a Kumiko o Takako Konishi la posibilidad de una vida diferente. Y ¿cómo es posible que la imagen en movimiento sea sinónimo de realidad? Porque en el momento que la pienso y la siento, obtiene su validez: “Pienso, luego existo” diría Descartes.


Cuando la imagen en movimiento logra que dejemos el espacio-tiempo que habitamos , haciéndonos cómplices de la situación que vemos en pantalla grande, adquiere la capacidad de ser verdadera o real, pues hacemos de aquel momento un instante propio, en el que nuestras experiencias y vivencias se verán reflejadas en la interpretación que depositaremos en la película.

Si la meta de David Zellner era realizar una película en la cual finalmente el personaje encontrara algo distinto a la muerte, me parece una propuesta muy interesante ya que se tiene la oportunidad de abordar temas sobre lo que significa verdad/realidad. Sin embargo, también existe la posibilidad de que no se cree ninguna conexión con el espectador, justo como me sucedió la primera vez. Por lo tanto, la decisión de ver o no ver esta película podría basarse en que tan dispuestos están por adentrarse en el discurso sobre lo real o una cazadora de tesoros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s