Walk the line y la devoción de un hombre a su propio sonido

Por: Ernesto Benítez

Rebelde, un forajido, el hombre de negro con voz profunda. Johnny Cash cantaba de manera que las frases quedaran en el aire, con la sensación de que cada canción era un desafío, y Walk the line (2005) ayuda a comprender esta característica.

Walk the line sigue la estructura dramática de muchas otras biopics o historias biográficas relacionadas con la música debido a las similitudes entre ellas; oscuridad, exceso, pérdidas. Algo parecido sucede también en Ray (2004), los acordes que las acompañan son siempre algo característico que marca en ellas la diferencia y nos dota de diversas experiencias.

walkthelineJames Mangold dirige en esta película a Joaquín Phoenix y Reese Whiterspoon, (ambos nominados a premios de la Academia, sólo ella ganadora). Toda la fuerza recae en las actuaciones y en las interpretaciones musicales que ellos mismo realizan y fueron filmadas con audiencia y en vivo. Whiterspoon es la energía, a pesar de no cantar profesionalmente, lo que presenta es de alto nivel y se concreta como actriz completa. Phoenix ha estado siempre ligado a la música, viene de una familia de artistas y varios de ellos son músicos, como su hermano River Phoenix que murió en 1993 por una sobredosis luego de un concierto. Una de las cosas que lo distinguen de otros actores es que lleva los personajes lejos en puntos de tensión; la escena de la entrevista con Phillip S. Hoffman en The Master, tocando I got stripes en Walk the line. Incluso años después con el falso documental I’m still here (2010) vivía en personaje durante su vida diaria. Se trata de experimentar el personaje a fondo para bien o para mal.

El soundtrack incluye además de los temas de Johnny Cash y June Carter, canciones de aquellos que lo acompañaron en los primeros tours; Jerry Lee Lewis, Roy Orbison, Carl Perkins, Elvis. Todas en versiones más dinámicas que las originales, pero manteniendo por completo el estilo del rocanrol de los 50 y 60.

Johnny Cash ya había formado parte de una banda sonora en 1970, cuando se usaron 10 canciones de su autoría para la película I walk the line con Gregory Peck como protagonista, en la cual se cuenta la historia del sheriff Henry Tawes.

walk-the-line-4

El guión muestra situaciones que en ocasiones no ayudan mucho a representar el personaje de manera convincente, algunas escenas comprimidas o trastocadas rayando en lo exagerado cuando se trata de un argumento en el que la pasión debería carecer de lógica. Sin embargo, lo que sí refleja en esencia es la premisa; la devoción de un hombre a su propio sonido, a la música y a su rayo de sol: el amor de su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s