Robin Williams: el actor que Hollywood no pudo encasillar

Robin-Williams-robin-williams-23618764

Por Rodrigo Márquez 

Sin duda agosto del 2014 estará marcado por el deceso de un actor entrañable. Un hombre que regaló muchas sonrisas a los espectadores, ocultando su depresión en estos últimos años, pues según su viuda Susan Schneider, el ganador del Óscar por Mente Indomable, ya padecía las primeras etapas de la enfermedad del Parkinson.

Williams fue un actor al que la industria hollywoodense quiso encasillar en comedias, pero su versatilidad y capacidad histriónica fueron más allá, permitiéndole destacar en películas dramáticas como la La sociedad de los poetas muertos; en filmes de suspenso como Retratos de una obsesión; y en muchas otras de sus obras. Incluso, se dio el lujo de cantar en varias películas, las cuales recapitularemos a continuación, haciéndole un pequeño homenaje con un zoomtrack:

I’m Popeye the Sailor Man (1980)

El primer protagónico de Robin Williams en la pantalla grande, interpretando al marinero tuerto creado por Elzie Crisier Segar, quien luchaba constantemente por el amor de la delgadísima Olivia y rivalizaba con su eterno némesis Bluto (o Blutus). Una comedia musical para el público infantil, que seguramente, hizo a más de uno comer las espinacas.

Batty Rap (1992)

FernGully, la cinta animada que se rumora fue la precursora de Avatar de James Cameron. Como sea, se trata de la primera incursión de Robin como cantante en un largometraje animado. Su personaje era un murciélago modificado por humanos con una antena en la cabeza, el cual interpreta un rap, al estilo de We didn’t start the fire de Billy Joel, pero con una lírica más oscura y hasta un poco deprimente:

Friend like me y Prince Ali (1992)

La Bella y La Bestia fue el primer filme animado en ser nominado al Óscar en la categoría de Mejor Película, por lo cual Disney apostó por Aladdin como su siguiente proyecto importante, el cual resultó en ganancias millonarias para el estudio de Mickey Mouse. Dicho éxito se debió en gran parte por Robin Williams, quien dio vida, a través de su voz, al Genio de la lámpara.

Sin ser el personaje principal, Williams se llevó la película, principalmente con dos canciones: Friend like me, melodía en la que el Genio aparece ante Aladdin, Abu y la Alfombra Mágica, y Prince Ali: cuando Aladdin es presentado ante el pueblo de Agrabah y el sultán como un importante monarca de oriente, quien desea casarse con la princesa Jasmine.

De esta manera, Robin Williams hizo de la adaptación de uno de los cuentos de Las mil y una noches, un clásico del cine infantil.

Largo al Factotum (1993)

“Abran paso al factótum”, es el aria de Gioachino Rossini, incluido en El Barbero de Sevilla, que abre la película de Papá por siempre. En esta ocasión, Robin Williams interpreta a un actor de doblaje desempleado, quien se divorcia de su mujer, perdiendo la custodia de sus hijos. Por tal, decide hacerse pasar por un ama de llaves para no perder contacto con ellos. Uno de los personajes más recordados del actor nacido en Chicago con el que demuestra su capacidad de cantar ópera a su estilo, y al mismo tiempo parodiar a Silvestre y Piolín.

Friends come in all sizes (2002)

La famosa estrella infantil Rainbow Randolph, vive en la cúspide de su carrera hasta que un acto de corrupción lo saca del negocio y es remplazado por Smoochy, una botarga de rinoceronte color rosa. Es así como Randolph busca venganza en quien ahora ocupa su lugar. Rainbow contra Smoochy, Robin Williams contra Edward Norton, un hombre contra una botarga: una rivalidad muy bizarra como el número que abre Death to Smoochy, proyecto dirigido por Danny DeVito.

My Way (2006) 

La canción adaptada al inglés por Paul Anka, la cual inmortalizó Frank Sinatra, fue adecuada para los pingüinos Happy Feet, con un arreglo de flamenco y cantada en español por Robin Williams, demostrando la versatilidad del actor:

Bonus track: Blame Canada (2000)

La sátira, el humor negro y la música se combinan en una canción de “protesta” en contra de los de la hoja de maple, en la cual hasta Celine Dion sale embarrada. La canción es parte del repertorio de South Park: Más Grande, Más Larga y al Desnudo, y Robin Williams la interpretó en la ceremonia de los Óscares del 2000, ya que estuvo nominada como mejor canción original. No ganó, pero fue la más hizo reír aquella noche:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s