El planeta de los simios: Confrontación

maxresdefault

Por Gerardo Herrera/@Glyndon9

Dirección: Matt Reeves

Producción: Amanda Silver, Rick Jaffa, Peter Chernin, Dylan Clark

Guion: Amanda Silver, Rick Jaffa, Scott Z. Burns, Marcos Bomback

Distribución: 20th Century Fox

Actuación: Andy Serkis, Gary Oldman, Jason Clarke

 

*La reseña contiene Spoilers.

El planeta de los simios: Confrontación va directo a extinguir una franquicia que intenta renovarse, falla en varios departamentos, y una vez más la interpretación en motion capture es lo único rescatable de la cinta.

En apariencia, su antecesora representó una innovación a la serie, se dejaron de lado los prostéticos y el maquillaje para dar origen al empleo de la captura de movimiento. La decisión de los productores al elegir a Andy Serkis para el papel de César se mantiene como la mejor al momento. El maestro de dicha técnica se consolida con cada filme realizado; domina con plenitud al simio y le otorga una profundidad emocional deslumbrante. Serkis es el personaje y su rango es digno de admiración. Apoyado por el ordenador, César es el chimpancé más icónico de la franquicia.

Ahora, pasemos a lo malo. Estructurada en tres actos, la película es predecible desde el comienzo. En una secuencia de montaje se nos muestra la caída del ser humano debido a una gripe proveniente de los simios, mientras que de manera paralela éstos se han consolidado en los bosques a las afueras de la ciudad. César y sus allegados están más unidos que nunca, salvo quien a la postre será el antagonista: Koba.

El Amanecer del Planeta de los Simios 2do Trailer2

No será difícil para el espectador adivinar los movimientos de cada personaje, bajo la premisa de la familia y las relaciones padre e hijo Matt Reeves pretende complejizar las decisiones de su protagonista: su especie o aquella que le formó. César es obligado a escoger, más como víctima que como ejecutor.

El papel del ser humano es intrascendente, otro punto en contra. Las actuaciones son flojas a excepción de las generadas por computadora. Es complicado empatizar con personajes tan grises, teniendo en cuenta que Gary Oldman forma parte del elenco, eso aquí y en China, es pecado capital.

La ciudad rememora historias como Soy leyenda y hace del diseño de producción algo ya visto y discordante respecto a la temporalidad del relato. Las batallas distan mucho de ser épicas a pesar de ser efectivas. La secuela es un puente a punto de caerse entre la refrescante primera parte y el posible caos bélico de la tercera.

El filme demuestra las posibilidades de la captura de movimiento, el avance de los efectos especiales, y la decadencia del género de ciencia ficción en el país vecino, incapaz hasta el momento de deslumbrarnos con una historia fresca y sobre todo, original. Basta ya de reboots innecesarios, efectistas, y palomeros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s