¿Por qué el cine es un arte?

cine-independiente-1

Por Rodrigo Márquez/ @Roderik4

El cine es considerado el séptimo arte, sin embargo muy pocos saben por qué. “¿No me digas que las películas de Adam Sandler son arte?” me reclamó alguna vez un amigo, y con razón: no todas las películas son obras de arte, así como no todos los libros son literatura.

Sin embargo, primero se debe definir qué es el arte, y aquí surge el primer problema, pues desde los griegos como Platón y Aristóteles, se ha estudiado este fenómeno y se han dado diferentes acepciones de la palabra. Platón, en su República, asegura que el arte es una apariencia respecto a la realidad, y él mismo sostenía que los buenos poetas hacían sus obras conociendo a fondo su tema a tratar, de lo contrario, eran simples imitadores.

Por su parte, Aristóteles trató el arte como una representación imitativa con varios elementos de la realidad: a través de colores, la voz, rimas y demás componentes se encarnaba el día a día de ciertos pasajes humanos.

Ante lo anterior, podemos afirmar que un buen cineasta,  o por lo menos aquel que se jacte de hacer arte, conoce las formas, métodos e instrumentos necesarios para realizar filmes, como en el caso de las diversas expresiones artísticas que cuentan con su respectivo conjunto de técnicas y reglas: en la pintura hay métodos al óleo, reglas de composición, conocimientos de geometría; en la escultura, estudios de anatomía, cinceles; etc.

El cine, al ser el arte más novedoso, tomó reglas y preceptos de otras disciplinas: elementos de composición de la pintura y arquitectura, historias de la literatura, etc. Tales elementos demuestran lo dicho por Aristóteles, pues se usan herramientas y compendios para nutrir al cine en su necesidad de expresar.

acine1

Retomando el idealismo platónico, sabemos que la ficción en el cine es representada con alegorías y símbolos a la realidad. Un ejemplo muy claro son las películas de Kubrick, en las cuales hay introspecciones y reflexiones que rozan la filosofía, transmitidas de manera muy armoniosa con imágenes.

Al recurrir a Immanuel Kant, quien refuerza la idea de que el arte debe ser una representación producto del trabajo humano, resulta necesario que las historias del séptimo arte tengan de fondo un mensaje, el cual se pueda hallar a través de la reflexión y la interpretación.

Kant también trata la belleza, cualidad de toda arte. El filósofo europeo define (a grandes rasgos) la belleza, como aquello que produce placer, proveniente de dos orígenes: de las sensaciones (arte agradable) o de la reflexión (arte bello). El cine provoca ambas. La primera es evidente cuando se analiza la dirección de arte de las películas: uno disfruta los paisajes del Señor de los Anillos o el interior del teatro en el Fantasma de la Ópera; quedamos impactados con la tenebrosidad de un campo de concentración en la Lista de Schindler o morimos de ganas por visitar un planeta como el de Avatar.

En cuanto al arte bello, está presente en la intención del equipo que realiza la película al momento de conjuntar los elementos necesarios para hacer un trabajo reflexivo y digno de apreciarse. Esta cualidad es perceptible para aquellas personas que están conscientes de las valorizaciones necesarias para determinar lo bueno o malo de un filme.

Captura de pantalla 2014-07-13 a las 21.28.46

Por otra parte, el húngaro Georg Lukacs, estudia al arte desde la literatura, como una estructura coherente de principio a fin ─con conexiones sólidas entre la historia, los personajes y los elementos que encierran a la obra, que al final revelarán el mensaje implícito de la misma─, que representa la realidad con un fin diferente al de la ciencia, es decir, contar la realidad a través de una imagen y no explicarla en relaciones de causa y efecto.

Este aspecto tratado por Lukacs es visible en los guionistas, pues utilizan metodologías que dan orden y lógica. Hablamos desde la estructura más simple (introducción, desarrollo y conclusión) hasta las necesidades dramáticas de los personajes, análisis actanciales, puntos climáticos, intermedios, entre otras herramientas.

Cuando surgió el cine en 1895, los hermanos Lumiere no hicieron un estudio minucioso de las artes ya existentes para generar un lenguaje cinematográfico que diera a los filmes el estatus de artístico. Conforme el cinematógrafo se fue expandiendo por el mundo, Méliès, los ingleses, rusos, franceses, italianos y norteamericanos hicieron del cine lo que ahora es, dándole la categoría de arte, distinguiéndose así del teatro, “su familiar más cercano”.

Según Béla Balàzs, el surgimiento del nuevo arte se da por la variación del tamaño de una escena con relación al teatro, ya que la perspectiva del espectador cambia (lo que antes presenciaba con sus ojos, ahora lo atestigua a través de una cámara) y las imágenes aisladas (cuadros) son dotadas de lógica y sentido gracias al montaje. De igual forma, existen más elementos del lenguaje cinematográfico como la profundidad de campo, los encuadres, movimientos de cámara y planos.

cropped-6a00d83452d45869e20133f4e861a5970b-800wi1

También como en la pintura o literatura, existen movimientos artísticos en el cine, por ejemplo, el Impresionismo francés son sus vanguardias, el Expresionismo alemán, el Dogma 95, etcétera.

En conclusión, el cine es un arte debido a que es una producción humana que se vale de diversos elementos para hacer representaciones de la realidad a través de símbolos que despiertan una satisfacción en el espectador, y que a través del tiempo, ha perfeccionado su lenguaje para la mejora de sus causa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s